ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

21/1/12

ISLAS Y PEÑONES ESPAÑOLES.

 

Un informe del Instituto Elcano pide dar un estatuto a los islotes españoles cercanos a Marruecos

El informe está redactado por el catedrático de Derecho Internacional Público de la Universidad de Cádiz Alejandro del Valle y publicado en la última edición de la revista del Instituto Elcano.

Del Valle remarca que Vélez, Alhucemas y Chafarinas tienen un "indefinido estatuto jurídico interno", ya que la Constitución no los menciona y están "completamente fuera" de la organización territorial del Estado, mientras que Ceuta y Melilla sí cuentan con sendos estatutos que las define como ciudades autónomas.
                        Alhucemas. La foto es mía y mala. Pero es tan reciente... Diciembre de 2011

Al "no figurar explícitamente como 'españoles' o 'de España' en ningún texto relevante", añade, este "vacío regulador" sobre los islotes y peñones generan "incertidumbre en muchos ámbitos".

Al contrario que Ceuta y Melilla, los otros territorios de la costa africana dependen directamente del Gobierno central y en la práctica, el Ministerio de Defensa es la única administración efectiva sobre ellos.

En su opinión, dotándolos de un marco legal específico, se les daría un "sentido político y estratégico" más allá que "el de ser barbacana política de Ceuta y Melilla" ante las quejas de Marruecos.

El autor del informe recuerda que estos territorios han sido objeto de "cíclicas reivindicaciones" por parte de Marruecos que "afectan negativamente" a las relaciones bilaterales.

Ceuta y Melilla pasaron a soberanía española en 1580 y 1497, respectivamente, mientras que las otras plazas, esparcidas en diversos puntos de la costa marroquí, se incorporaron a la Corona española entre los siglos XVI y XIX.


Mi opinión:
Después de la Constitución de 1978, se crea el Estado de las Autonomías. Un conjunto de mini-Estados que crea más separación que unión en nuestra Nación. Y de la que no éramos partidarios muchísimos españoles. Nos proclamaban nuestros políticos que había que descentralizar, cuando a la larga se ha visto que sólo ha conseguido desunión, desigualdad e injusticias. En todos y cada uno de los ámbitos o esferas: economía, sanidad, educación, incluso aplicación de la justicia…
Unos cuantos años después, Ceuta y Melilla luchan por ser Ciudades Autónomas. Lógico y normal. O todos o ninguno. Y lo consiguen en 1995.
Hoy, aunque sólo sea por la Defensa de los territorios de nuestra Patria, a las Islas y Peñones hay que darles un estatuto jurídico y, por tanto englobarlas en nuestra organización territorial. Antes de que sea tarde y nos podamos arrepentir. El “vecino” siempre acecha. Y con las armas y artilugios de siempre. Si se les deja, claro.

                                                   Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda

8 comentarios:

G. uillermo dijo...

Acertadísimas, en mi parecer, tanto la entrada como la opinón de nuestro Gonzalo.
No obstante, por añadir algo y a vuela pluma:

Las islas del Canal, Dependencias de la Corona Británica, ni forman parte del Reino Unido, ni por supuesto de la Unión Europea, pero lo importante... que al parecer, no tienen problemas con su "vecino".

Gibraltar es un territorio de ultramar del Reino Unido, con el estatus de Territorio Británico de Ultramar, pero lo importante para ellos...es que no tienen ningún problema con su "vecino".

Lo que nos lleva a pensar, que quizá el problema de nuestras Islas y Peñones (incluso el de Ceuta y Melilla) no viene del "estatus jurídico", que por supuesto han de tener, si no del "vecino".. que podría "pasar" de él, lo que también nos lleva a pensar..que lo importante sería la respuesta de España ante una hipotética situación.... porque títulos jurídicos que amparan nuestra soberanía...nos sobran.

A modo de ejemplo... el Sahara Español, que incluso fue provincia española, ¿se puede tener más estatus?.....

Pues eso.

José Antonio dijo...

Gonzalo: Excelente testimonio gráfico de tu patriótico peregrinaje reciente por la España Norteafricana. Supongo que la Reina Isabel, la Católica, denominaría así a esos territorios que entonces eran ibéricos por su naturaleza geográfica y que, por su naturaleza histórica, desde hace medio milenio una fracción de ellos son españoles de nación; si bien, el resto, lo que rodea a los nuestros, fueron territorios libres, sin nación y sin estado, hasta que hace así como medio siglo fueron integrados en el reino de Marruecos. ¿Cómo habría sido la Historia de España y de Europa, de no haber coincidido por aquel lejano entonces el descubrimiento del Nuevo Mundo? Porque la empresa civilizadora e integradora nacional planeada por la Reina Isabel, para todo el, libre, Norte africano, hasta Tunicia incluida, ya estaba en marcha. Pero el Nuevo Mundo absorbió todas las energías y todos los recursos de España (treinta millones de españoles embarcaron durante los siglos XVI y XVII, para la empresa nacional hispanoamericana).

Pero el mundo no para de dar vueltas y hay que dejarse de sueños y ser realista. Tu fotografía, sensacional; has aprovechado el mejor momento del día, soleado, para captar plenamente la imagen de Alhucemas desde tierra firme. Es la fotografía que más me dice, de cuantas otras recuerde haber visto del peñón. Ofrece la figura maciza de centenaria fortaleza amurallada, pero coronada por los pacíficos y deslumbrantemente blancos recintos habitación de sus moradores. Ya ves, cómo en ciento cincuenta metros de largo, por setenta en su mayor anchura y veintisiete de mayor altura se haya concentrada la imagen más heroica, austera y sacrificada de las decenas de miles de soldados españoles, que a lo largo de cinco siglos defendieron, contra turcos, piratas, franceses, ingleses, y hasta contra renegados españoles, ese pedacito de España.

Me adhiero a lo dicho por ti y también a lo que ha comentado G.uillermo. Aunque considero que el vecino Marruecos no echará a rodar su buena vecindad con España, por propia iniciativa. Luego los españoles y los marroquíes habremos de demostrarle, a “quien sea”, que le valemos más vivos que muertos; le va en ello a “quien sea” su propio suicidio.

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción A G M

José Antonio dijo...

De nuevo, a pedir disculpas; esta vez por el "haya" concentrada.

Esta vez, aunque Gran Jefe Chevi sea benévolo y pase de arrestarme, me arrestaré yo, a releer tres veces cada cosa que escriba, hasta que haya levantamiento general de arrestos.

José Antonio dijo...

De nuevo, a pedir disculpas; esta vez por el "haya" concentrada.

Esta vez, aunque Gran Jefe Chevi sea benévolo y pase de arrestarme, me arrestaré yo, a releer tres veces cada cosa que escriba, hasta que haya levantamiento general de arrestos.

José Antonio dijo...

En el diario LA NACION argentino, el día 27-01-2012 ha sido publicado un artículo de opinión titulado “Gibraltar, Ceuta, Melilla y Las Malvinas” y firmado por un español, Joan Biosca. Como es tan corriente en esta época de ruina cultural generalizada, el articulista demuestra no conocer la historia de la España Africana y airea su parecer entreguista. El artículo ha merecido un buen número de comentarios de lectores; y yo he enviado el mío, procurando decir la verdad histórica, pero teniendo que atenerme a la limitación de espacio disponible.

Para llegar hasta allí, entrar en www.lanacion.com.ar pestaña de OPINION, pinchar en “Todas las notas de opinión”, ir descendiendo hasta llegar a las fechadas en 27-01-2012, allí aparece el artículo y en la parte inferior de la página están los comentarios, buscar el nº 59, enviado por JACHMA, el 03-02-2012 a las 15:15.

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

He visto, mi Coronel, el impresentable artículo del tal Biosca. Quiero pensar que inculto, como tantos otros que osan escribir sin el más mínimo conocimiento del tema a tratar.
Veo le das un breve, pero suficiente repasito. ¿Lo entenderá?
El artículo se lo he enviado a la Jefa de Prensa de la Ciudad Autónoma de Melilla (Oficial) y al paniaguado "particular".

José Antonio dijo...

Gonzalo, mi Coronel: Magnífica tu idea de enviarle el artículo a esos encargados de asuntos de prensa en Melilla. Espero que se lo reenvíen al agregado cultural de nuestra embajada en Argentina, para que manden una nota de reclamación al periódico. Concedamos un prudente plazo de cortesía.

En cuanto al articulista, se me hace raro que escriba sobre algo tan serio sin documentarse un poco…

Javier de la Uz dijo...

J. Arias Borque 2012-02-01

La Comandancia Naval de San Sebastián, encuadrada en la estructura de la Fuerza de Acción Marítima de la Armada, ha sido testigo este miércoles de la transferencia de jurisdicción de la Isla de los Faisanes, un islote fluvial del río Bidasoa situado entre Irún (Guipúzcoa) y Hendaya (Francia).

En el acto, a cuya ceremonia han asistido autoridades civiles y militares que gestionan asuntos transfronterizos de España y Francia, se ha entregado el documento de transferencia para los próximos seis meses a España, periodo durante el cual deberá asumir el mantenimiento y control de la isla.

La Isla de los Faisanes supuso durante mucho tiempo una importante fuente de conflictos entre los pescadores españoles y franceses, que desarrollaban su trabajo en las dos riberas del río Bidasoa, que sirve de frontera natural entre ambos países. Con el objetivo de evitar estos enfrentamientos e impedir que el islote se convirtiera en un territorio no legislado, los dos estados decidieron, a finales del siglo XIX, repartirse durante seis meses al año la jurisdicción de la misma.

También conocida con los nombres de la Isla de la Conferencia o Isla de los Diplomáticos, constituye el condominio más pequeño del mundo. En la actualidad tiene una extensión de 2.000 metros cuadrados (un tercio de un campo de fútbol), aunque hay fuentes que la atribuyen una extensión histórica de más de 3.000 metros cuadrados.

Se trata de la isla donde se firmó el 7 de noviembre de 1659 el Tratado de los Pirineos, por el cual se ponía fin a la guerra de los Treinta Años entre España y Francia, y los Pirineos pasaban a ser la frontera natural entre los dos países.

Allí, tras más de veinticuatro reuniones entre los ministros de Madrid y París, don Luis de Haro y el Cardenal Mazarino, se acordó además el matrimonio de Luís XIV con María Teresa de Austria, Infanta de España. Un acuerdo matrimonial que un año después, en 1660, ratificarían en la misma isla ambos monarcas: Luis XIV y Felipe IV.