ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

14/1/12

EJÉRCITO Y GOBIERNO

 

Blas Piñar, general de Infantería: “La misión del Ejército no es defender al Gobierno, sino cumplir con la defensa de España”

 “Lo que importa es el cumplimiento del deber y el cumplimiento del deber y la disciplina no es obedecer las decisiones de los que están arriba, sino ser consecuentes con lo que tú te has comprometido a defender. El Ejército tiene una misión, que no es la de obedecer al Gobierno, sino cumplir con la defensa de España y todo lo que vaya en contra de la defensa de España es incumplimiento del deber”. Son palabras pronunciadas por el general de Infantería, Blas Piñar Gutiérrez, durante la presentación en Málaga de su libro sobre la defensa y liberación del Alcázar de Toledo y que congregó a decenas de personas en un céntrico hotel.
El acto, en el que colaboró Alerta Digital, supuso un reencuentro con algunos de los momentos más legendarios de la historia militar española más reciente. Y sobre todo, sirvió para reafirmar la necesidad de dibujar un horizonte sin las divisiones ideológicas y los odios cainitas que la izquierda ha pretendido durante su llegada al poder. Desde la autoridad que le confiere sus años de servicio a España como militar de alto grado, Blas Piñar siguió reflexionando sobre la función de cualquier militar español y su sometimiento a una serie de objetivos que trascienden los meramente políticos. “Entiendo que es mucho más fácil defender a los de arriba. Estoy en contra de los que dicen: hago lo que me obligan a hacer por que me pagan. A mí no me han pagado por ser militar. Yo decidí ser militar por vocación. La vocación tiene que ser lo más importante para un militar. Que me paguen por serlo no quiere decir que les dé el derecho a decirme lo que tengo que hacer”.
El general Piñar explicó también cuáles habían sido los objetivos del libro sobre el Alcázar cuando se cumplen 75 años de su liberación. Sobre todo, dijo, la defensa de “la verdadera memoria histórica” y el reconocimiento de uno de los hechos más sobresalientes de la historia militar y que aún hoy sigue siendo referente obligado en las academias militares de todo el mundo.
Lamentó en ese sentido los intentos de la izquierda española por demoler algunos de los símbolos nacionales más reconocidos internacionalmente. Habló en este sentido del Valle de los Caídos y de la División Azul. Del primero destacó que se trata de “una obra de fe, de agradecimiento a Dios y de reconocimiento de la superioridad espiritual”, pero sobre todo, subrayó el hecho de que el Valle de los Caídos fuera construido como símbolo de reconciliación entre vencedores y vencidos de nuestra contienda civil. “No hay en el mundo un monumento dedicado a los dos bandos. Por eso, todo lo que es positivo y digno de agradecer se vuelve en contra de los que mantienen el rencor por encima de todo”, señaló.
Respecto a la División Azul, lamentó los intentos actuales por desacreditar a sus protagonistas. “Parece mentira que una obra de la generosidad de la juventud española, sobre todo falangista, que pese a tener el futuro en sus manos marcharon voluntariamente a luchar a miles de kilómetros de España para combatir el comunismo, con el sacrificio enorme en vidas humanas, se haya querido desmitificarla también”.
Por otra parte, el general Piñar denunció la escasa colaboración obtenida de sus compañeros de armas para conmemorar el 75 aniversario de la epopeya del Alcázar, en el mismo escenario de su numantina defensa, hoy reconvertida en museo del Ejército. ”Para conmemorar el 75 aniversario, decidimos celebrar un ciclo de conferencias en dos fases. La primera en Madrid y la otra en Toledo. Pensamos que no había un escenario mejor que el propio salón de actos del propio Alcázar, donde apenas se celebran actividades. Nos cobraban dos mil euros por conferencia, lo que era una forma de evitar que se llevaran a cabo”.
La escasa disposición de algunos mandos militares adquiere para el general Piñar una repercusión aún más lamentable dado que para ellos debería ser imperio la defensa y difusión de las grandes gestas de nuestros soldados. “Es lamentable que el propio Ejército mire para otro lado cuando se habla de laureados, de medallas militares individuales, de señores por los que todos los días teóricamente se interpreta el toque de oración, por los que se canta ‘La muerte no es el final’. No entiendo cómo dejamos que quiten los nombres de esos héroes de algunos acuartelamientos. Lo malo en esta vida es actuar con complejos”.
Por último, el general e historiador dedicó unas emotivas palabras a su padre, el legendario fundador de Fuerza Nueva. “Hasta el último momento va a estar haciendo lo que él cree que tiene que hacer por España. Por eso sigue colaborando en medios como Alerta Digital y seguirá haciéndolo mientras Dios le conceda fuerzas”.
En nuestra sección de videos pueden ver y escuchar la intervención completa del general Blas Piñar Gutiérrez, así como la de su sobrino Blas Piñar Pinedo, quien presentó su libro ‘La tesis prohibida’ en el mismo acto.

                                                                                                Gonzalo Rodriguez-Colubi Balmaseda

5 comentarios:

Javier de la Uz dijo...

¡Verdades como templos!, lástima no las hayan querido entender – por su memoria odiosa e histérica - los “mindundis” del reciente pasado político.

Sobre los actuales, me queda la duda si cambiaran la Ley de la Memoria Histórica, para contar y recordar la auténtica verdad.

Ramón Muoz dijo...

Lo siento, Javier, pero creo que, sobre los actuales, no cabe la menor duda. Son los mismos perros con los mismos collares (no me equivoco al escribirlo) y van a hacer lo mismo. El sentido del deber es lo que, en el fondo de su corazón, cada uno de los individuos piensa que debe hacer. Lo demás son paños calientes. No van a cambiar la ley de la memoria histórica (porque la Memoria Histórica no puede cambiarla nadie, es la que es), no van a echar a Bildu de las instituciones porque no tienen cojones (perdón por la palabra, pero rima), no van a hacer los recortes necesarios porque les perjudican, no van a meter mano a nadie porque están pringados todos ellos. Mi mujer se enfada conmigo porque digo que esto sólo lo arregla un sartenazo encima de la mesa (valga la metáfora) y dice que soy un exaltado, pero es la triste realidad. Mientras no hagamos tabla rasa con los políticos y sus adláteres no habrá solución. Lo siento.

José Antonio dijo...

Volvemos a lo de los refranes populares, la vox populi o sabia filosofía milenaria: “A buen entendedor, con pocas palabras basta”. Lo de pocas palabras, ya lo tenemos, las del Gral. Piñar, ese breve resumen que recoge la entrada. Y lo de buen entendedor, o esperamos que aparezca alguno o me pongo yo mismo, aunque no sea buen entendedor, …pero por no estar esperando sin hacer nada.

Venga, yo mismo: Lo de que el Ejército no está para obedecer al Gobierno, sino para defender a la Patria. Naturalmente, sería dicho para el caso de que el poder gubernamental actuase de manera contraria e irreparable, en materia que afecte a los pilares fundamentales de la Nación y de la Patria. Pero es que aquella misma norma es aplicable a cualquier otra institución u organismo del Estado; lo que ocurre es que el Ejército, por ser la última razón de fuerza recurrible, es o debiera ser el más obligado a cumplirla. Porque si no, ya no queda más que el pueblo; el pueblo que, desesperado, se alce ciegamente y ocurra lo que constantemente ha venido ocurriendo por todo el mundo y desde hace más de dos siglos: que engañado y manipulado por los servidores del imperialismo se enzarce en guerra civil y después de la hecatombe quede peor de lo que estaba.

La única excepción conocida por mí, a esa tétrica conclusión que acabo de exponer, fue el pueblo español, en 1936, que, dotado de unas inagotables fuerzas morales y magistralmente dirigido por diligentes patriotas, expulsó a los traidores servidores del imperialismo y pudo dotarse del único Estado nacional habido en el mundo desde hace más de dos siglos. Para envidia de Churchill, De Gaulle, Eisenhawer, etc., etc.

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción A G M

Ramón Muoz dijo...

Cierto, mi Coronel. Pero aquel verano de 1936, cuando los diligentes patriotas pusieron en marcha al pueblo soberano para expulsar a los traidores servidores del imperialismo, esos mismos diligentes patriotas tenían en común un patriotismo ─valga la redundancia─, una unidad de doctrina, en fin, todas esas cosas que todos conocemos. Hoy, sin embargo, con muchos más medios para saber en el patatal en que estamos metidos y por culpa de quién estamos ahí, faltan ese patriotismo, esa unidad de doctrina, ese amor a España... ¡Yo qué se, mi Coronel! Insisto en que, hoy por hoy, nuestros políticos son buenos para pasarlos por la "turmix", porque lo único que buscan es su propio beneficio: Hacer dinero y tener privilegios. Y no hay más.

José Antonio dijo...

Javier: Anoto lo de “mindundis”; porque viene a enriquecer el conjunto de amistosos calificativos que venimos dedicando a los “borriquillos zombies”, “podimdemtes”, “in-bas”, además de darles “caña” e informarles de los principios de la Auténtica Teología y de la Auténtica Filosofía. Y todo ello, por su propio bien.

En cuanto a lo de cambiar algo de lo que hay; nada de nada, hasta que no consigan aprender esa teología y esa filosofía. Digamos que ellos quisieran, pero aún están en la fase de aprendizaje… Por nosotros que no quede; les ayudaremos en todo lo que podamos,
- - -
Ramón: Veo que estamos de acuerdo en todo, pero sólo en el fondo, y no en la forma. Y no es de extrañar, porque esto de la política antinacional es un potro sin desbravar, similar a aquellos que trajeron de la Pampa paraguaya para que los desbravasen los cadetes de la VII y la VIII. Muchos años después, aquellos pobres excadetes sufrían todavía el erizamiento de su ya mermada cabellera, al recordar aquellas clases ecuestres; pues lo primero que hacía cada salvaje potro era no parar de dar brincos, ponerse de manos y hacer el loco hasta que desmontaba a su jinete; seguidamente, se iba contra el cuerpo en tierra del pobre desmontado y le pisaba, le coceaba, le defecaba y hasta le mentaba a sus inmediatos ascendientes en el árbol genealógico.

Pues el equivalente a eso les pasa a estas criaturas que se meten de repente en la política antinacional, sin enterarse de que al meterse se obligan a “vender su alma al diablo” y a ser demonios contra su Patria y su Nación, o sea contra su pueblo. Por parte nuestra y aprovechando nuestras buenas relaciones con quienes personifican el Poder Imperialista Totalitario Globalizador Inane, procuraremos ayudarles (pero tienen que quererlo ellos). Tienen que querer ellos, ser la envidia de Merkel, Sarkozy, Obama, etc., etc. Además, el patriotismo del pueblo español está garantizado, y cuanto más pobre, más patriota; ha sido así a todo lo largo de la historia.