ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

13/12/11

ES POR ESO QUE YO LES ADMIRO


DIEGO MAZÓN. (LA RAZÓN)

Me he esforzado mucho en entenderlos. He buscado y rebuscado para ver por qué alguien decide meterse a la milicia. Y no lo entiendo. No comprendo que en la sociedad de hoy una persona opte por entrar en un trabajo como este, en el que el principal requisito es obedecer a un jefe detrás de otro hasta que, con suerte, llegue a general y aún así, o peor, tendrá que estar a las órdenes del político de turno.
No me cabe en la cabeza que alguien opte por ponerse este uniforme por un mísero sueldo, cuando enfundándose el de policía municipal cobraría mucho más. Es incomprensible que un joven de provecho, en el siglo XXI, asuma valores como el sacrificio, la entrega incondicional, la obediencia, el honor, la lealtad, el silencio, la disponibilidad, la constancia, cuando el resto de la sociedad rema en la dirección opuesta.
Hay que tener mucha moral para cargar sobre los hombros de uno la responsabilidad tremenda de proteger a una sociedad que mientras duerme, toma cañas o se va de excursión ignora y menosprecia a quienes vigilan su libertad, a quienes dejan la vida en la búsqueda de la tranquilidad de sus congéneres. Y hay que tener mucha humildad para entrar en una forma de vida en la que la ambición es la última de las prioridades, y en la que te pueden mandar al culo del mundo a cumplir una misión que nadie entiende, en la que te cambian de destino por razones de servicio y no puedes ni rechistar.

No, en realidad a quien no entiendo es a la sociedad, que desprecia a los militares porque no los comprende. A la sociedad en la que algunos aún los consideran un vestigio del franquismo, a la sociedad que es incapaz de decir «gracias» al colectivo que vela por su vida, a la misma que protesta porque el presupuesto de Defensa no vaya destinado a esa vaguedad de fines sociales que se queda en escalones burócratas. Y no entiendo a los políticos que quieren hacernos creer que los militares son un grupo de voluntarios de uniforme que se dedican a repartir caramelos por el mundo y a hacer de bomberos ocasionales. Porque al fin y al cabo, como decía Calderón de la Barca, «aquí, en fin, la cortesía, el buen trato, la verdad, la firmeza, la lealtad, el honor, la bizarría, el crédito, la opinión, la constancia, la paciencia, la humildad y la obediencia, fama, honor y vida son caudal de pobres soldados; que en buena o mala fortuna la milicia no es más que una religión de hombres honrados».
Es por eso que yo los admiro…

                                                                                                                                         Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda




3 comentarios:

Anónimo dijo...

Fuimos Soldados y tenemos la intima
recompensa de que lo dimos Todo en
el cumplimiento de nuestro Servicio
ese es nuestro galardón,esa nuestra
honra. Los pancistas a los que alude nunca podrian entendeerlo .

José Antonio dijo...

Gonzalo: Por favor, estas cosas conviene avisarlas con mucha suavidad. Mira, al leerlo yo por primera vez, me ha entrado un sobresalto que me ha dejado zombi. Se me han amontonado pensamientos disparatados: ¿La definitiva venida de Jesucristo? ¿Los Reyes Magos? ¿Un tío al que le ha tocado el mayor bote de la Primitiva? ¿Una tía que sabe que la van a cesar de ser ministra?...

Luego, he procurado calmarme y me lo he vuelto a leer con detenimiento, y ya he empezado a entenderlo. Me explico: Ocurre que estamos en España, una nación milenaria, en la que cientos de generaciones se han alimentado espiritualmente con el culto filial a Dios y a la Patria, y en la que tan sólo la menor parte de las dos últimas generaciones se ha intoxicado mortalmente con el desprecio a Dios y a la Patria, por haberlo sazonado con toda la filosofía-basura y todas las naderías que les mandan desde las cloacas caducas y retrógradas del extranjero.

Siendo así, no debiera extrañarnos el que haya habido un inintoxicable español de genuina raíz, y tan listo como para poder publicar esa expansión de su noble alma, sin que los pobres diablos imbéciles y dementes que nos desgobiernan “por nuestro propio bien” (como diría Anatole France) se lo hayan podido impedir.

Entonces, no pasa nada, ni más ni menos que un Español…

¿Un Español?

¡Poetas! ¡Fir… mes! ¡Presenten… Armas!

¡Música! ¡Marcha de Infantes!

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción A G M

G. uillermo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.