ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

13/11/11

MUERE UN MILITAR ESPAÑOL

MUERE UN MILITAR ESPAÑOL, AL RECIBIR UN DISPARO DEL ENEMIGO EN AFGANISTÁN.
 
El fallecido es el Sargento Primero Joaquín Moya Espejo, que formaba parte del Equipo Operativo de Asesoramiento y Enlace (OMLT) que instruye al Ejército afgano. 
Joaquín Moya Espejo, natural de Córdoba, tenía 35 años, estaba casado y era padre de un hijo. Estaba destinado en el Regimiento de Infantería Garellano nº. 45, con acuartelamiento en Vitoria. 
La luctuosa noticia nos llega en un día de este tradicionalmente fúnebre mes de noviembre. No podemos decir que sea noticia sorprendente cuando tenemos soldados y civiles en zona de guerra. España no está en guerra declarada contra nadie; pero España está, de hecho, en guerra allí en donde la orgánica internacional a la que pertenece lleva su acción guerrera. 
No soy quien para opinar sobre si esa acción guerrera es justa o injusta. Ni mucho menos para pronunciarme sobre si España pueda o deba aislarse internacionalmente. Tan sólo puedo decir que el Gobierno de España, como cualquiera de los demás Gobiernos que forman parte de las coaliciones guerreras, carece de la posibilidad de influir sobre el desencadenamiento y el mantenimiento de las acciones guerreras. La sociedad mundial está metida en una trampa mortal; desde hace poco más de dos siglos el mundo ha contabilizado más de cuatro mil grandes, medianas o pequeñas guerras. Entre otros medios de opinión informativa, desde Cajón de Sastre se ha señalado la causa determinante de ese permanente y sistemático plan de guerras; la causa es el agotamiento ideológico de los responsables de la sociedad humana. 
Sobre los soldados y los civiles de España que cumplen tan disciplinadamente las misiones que se les encomiendan, debo decir que, gracias a su ejemplar comportamiento, la juventud española, el pueblo español, tienen el necesario modelo a seguir para mantenerse fieles a su naturaleza patria y para que sus vidas individuales puedan alcanzar la debida trascendencia humana. 
Sobre nuestro recién caído, Sargento Primero JOAQUÍN MOYA ESPEJO, y sobre todos y cada uno de los caídos, militares o civiles, que han ido jalonando honrosamente el camino de la Historia de España, sólo, puedo decir ¡Que Dios se lo premie! Y ¡Que la Patria no les olvidará! 
José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción A G M

Con tu permiso, Jose Antonio, agrego esto:

Malestar militar por una foto desenfocada del féretro y centrada en Chacón

José V. Ruiz de Eguílaz y Mondría

11 comentarios:

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

Mi Coronel, tú lo has dicho: GUERRA de Afganistán. Por mucho que la ministra, y la servil cúpula de las FFAA, intenten engañar al pueblo español.
En cuanto a la foto desenfocada "Malestar en las filas del Ejército", nos tendriámos que hacer algunas preguntas:
-¿Quien? ¿Qué? ¿Para qué? ¿Como? ¿Cuando? ¿Dónde?
Si ese malestar se transmite y eleva por el conducto reglamentario y se hace llegar al JEMAD y éste lo despacha de inmediato a la Ministra, quedan contestadas las preguntas.
Pero evidentemente nada de eso ha ocurrido. Como en tantas y tantas ocasiones.

José Antonio dijo...

Presidente, Gran Jefe Chevi: Debo hacer constar aquí mi gratitud por tu gesto de respaldar y complementar debidamente mi pequeño testimonio de admiración y recuerdo para con el Sargento Primero Moya Espejo.

Cuando contemplo en esa fotografía su rostro, me digo “yo le conozco” –aun sabiendo que es imposible que le conozca, cuando él nació yo era ya capitán antiguo–. Pero le conozco; esa mirada noble, serena, responsable, esa mirada la he visto constantemente durante todos los años de mi servicio activo. De pronto, acuden a mi mente los rostros y los nombres de tantos sargentos y brigadas y tenientes y hasta de cabos primeros veteranos con los que prestaba servicio en las distintas unidades; en esos rostros y en esas miradas que enseñan la inmensa alma profesional y vocacional que hay detrás de ellas se encuentra escrita la mejor historia del Ejercito español, se encuentra explicado el por qué de la confianza ciega del soldado en sus mandos.

No es necesario que nadie me explique cómo fueron los últimos minutos del Sargento Primero Moya Espejo, los estoy leyendo en su mirada: ¡Eh, que nos están tirando! ¡Cubrirse, no quiero ver a nadie de pie! ¡A ver, aquel despistado; no ves que son tiros, protég…! ¡Aff…, qué me pasa…, no puedo…, respirar; no veo…; me he caído…! ¡Mi mujer! ¡Mi hijo! ¡Pero, qué hacéis…, queriendo…, levantar…me; no veis…, que nos están…, tirando…; protege…ros vos… Mi teniente…, que no se entere mi mujer…, no se vaya a asustar…; yo me pondré enseguida bien… ¡A Es…paña ser…vir has…ta mo…rir!

Una nueva antorcha ilumina el camino militar de la Historia de España…
¡Honor a los héroes de España! ¡Viva España!

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción A G M

José Antonio dijo...

Gran Jefe Gonzalo: Va para ti también mi agradecimiento por tu respaldo y por tu complementaria debida ampliación aportada. Me resulta muy duro el tener que tratar en el mismo día de un tema de heroísmo protagonizado por un suboficial del Ejército español, y de un tema de miserias humanas protagonizadas por personas u organismos con poder absoluto para manipular y envilecer las personas y las Instituciones de España.

Por ello y no obstante la notoriedad alcanzada por el caso que tú comentas y que nos ha presentado fotográficamente Gran Jefe Chevi, me veo obligado a posponer cualquier comentario moral mío.

¡Alabado sea Dios y que Él nos dé Salud y Paz y Ánimo! (Lo demás nos lo podremos ganar si somos consecuentes).

Chevi Sr. dijo...

Después de comer en la Hermandad de la Legión, tomando una cerveza, solo en un bar al lado de mi casa, esperando a Rubén, y a Guillermo que se lleva el último cachorro de Petra, he leído como imaginaste los últimos minutos del Sargento, y se me han saltado las lágrimas. Las he secado sin prisa, no tenía nada que ocultar.

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

(Arturo Pérez Reverte)
Calculen ustedes mismos: océano Índico, anocheciendo, mala mar, esquife con piratas, mujer cuyo marido acaba de ser asesinado, y a la que llevan a tierra para cantarle bonitas coplas africanas típicas de allí. Y en eso, lancha neumática que llega con fuerzas especiales españolas. Tatatachán. Los malos se lían a tiros. Bang, bang, bang. Por parte de los buenos, tiroteo de precisión, impecable. Más bang. Vuelca el esquife, rehén cae al agua. Chof. Dos piratas con Kalashnikovs apuntándole a la pobre señora. Fuego de los buenos que neutraliza a los malos. Señora que se hunde en el mar. Capitán de fuerzas especiales que se tira al agua con veinte kilos de equipo de combate encima, casco, pistola, radio y dos cojones, y salva a la prójima. Éxito absoluto, beso de la rehén al capitán, final de película. Y entonces, en vez de difundir el episodio, enorgulleciéndose de que en 45 segundos un grupo de infantes de marina españoles haya resuelto tan difícil situación, con algún pirata herido pero sin dar matarile a nadie, la ministra de Defensa y quienes le llevan el botijo deciden perfil bajo y poco ruido. No vayan a criticarnos, dicen, que les disparemos a negros famélicos y tal. Nosotros que los queremos tanto. Y una vez más, como de costumbre, se nos llena de cagadas de rata el arroz de la paella.

Javier de la Uz dijo...

Mis mayores condolencias a la familia del Sargento 1º D. Joaquín Moya Espejo, y ruego al Altísimo por su Alma.
La fotografía de la señora Ministra, quiero creer que su compungido rostro, es debido al sentimiento por la pérdida de un SOLDADO ESPAÑOL.

Aunque sea muy dura la duda, se debe, a que en los entierros de los miembros del Ejército, Guardia Civil y Policía Nacional asesinados por ETA, GRAPO y FRAP, durante mis años destinado en Barcelona (mediados de los 70 y primero de los 80); no vi ninguna cara compungida de los políticos del PSUC (PSOE catalán), ni tan siquiera aparecer alguno de ellos en dichos entierros.

Sin que sirva de escándalo, mi duda es: ¿por qué tienen que sentirlo ahora? Pero si este sentimiento, es de verdad, entonces: “más vale tarde, que nunca”.

José Antonio dijo...

Chevi, Gran Jefe: Como tú tienes valor acreditado, te puedes permitir el lujo de dejar que tus lagrimillas se asomen ante el dolor que presientes ha de embargar a esa viuda y a ese huérfano y a sus demás familiares. Ya somos dos dignos lacrimosos. Y dejamos la lista abierta, por si otros quieren apuntarse a rendirles ese sentido homenaje a dichas doloridas personas. Bueno, ya veo que están apuntados Gran Jefe Gonzalo y Gran Jefe Javier de la Uz. Entonces, somos cuatro.

Por el compañero caído, Sargento Primero Moya Espejo, no podemos llorar, ha vivido como un hombre honrado y ha muerto cumpliendo con su deber, procurando que sus subordinados cumplan su misión esquivando el peligro evitable. ¡Una vida y una muerte envidiables! Sus compañeros de misión y todos los demás lloramos por quedarnos sin él; lloramos por la soledad en que nos deja; lloramos por nosotros mismos…, hasta que nos damos cuenta de que tenemos que seguir su ejemplo y vivir sirviendo a España hasta morir.

Por algunos muertos, sí he llorado yo en ocasiones. Por algunos que no han sido honrados y no han cumplido con su deber. ¡Como si su nada envidiable historia no les fuese a acompañar por toda la eternidad! Y encima, los “listos” que los explotaron y les daban dinerillos y prebendas por su traición, les aplicaron lo de la muerte digna y les sacaron todos los dinerillos que no les había dado tiempo a malgastar.

Son duras enseñanzas de la vida…

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

Una vez mas,lección del Coronel Chamorro .Al menos para mí, aunque supongo que para muchos de nosotros.A los permeables, a los que sabemos, por que podemos, digerir sabias enseñanzas.
Y, todo ello, sin callar ni guardar nada.

G. uillermo dijo...

Con todo mi aprecio, descanse en paz.

José Antonio dijo...

Javier: Tengo la seguridad, como tú, de que el rostro compungido de la Ministra incluye un sincero sentimiento por la muerte del militar español respetuosamente recogido en el féretro tras el cual ella camina. Ya lo he dicho en otros lugares, todo ser humano es criatura de Dios y lleva en su alma (aunque no lo quisiera) la conciencia del bien y del mal y todos los demás sentimientos que Él inspira por igual en cada una de todas las almas. Podremos en ocasiones acallar esa conciencia y esos sentimientos, pero esa conciencia y esos sentimientos acaban por hacerse presentes.

Aunque, si comparamos el rostro de ella con el de los militares que portan a hombros el féretro, tenemos que reconocer que en el de ella se incluyen más sentimientos, añadidos al de acompañar en su último viaje a aquel fallecido militar. Mi vieja experiencia me permite adivinar cuáles son los sentimientos que afloran en ese rostro; con todo el debido respeto para la persona de la ministra, voy a exponer aquí uno de ellos.

Cuando ella se metió en la política, no podía saber en donde se metía; pero ahora sí sabe en donde se metió. Ella sabe que está en donde está para obedecer todo lo que la manden, incluido el hacerse responsable del envilecimiento orgánico y humano de los Ejércitos de España y de su Historia y de sus Héroes y de sus Símbolos. Y eso, en el fondo de su alma (hecha y dotada por Dios), le tiene que doler a ella.

Y ello no lo he dicho como reproche acusatorio; lo he dicho en defensa de su dignidad personal. Si ella, como cualquiera otro de sus colegas instrumentos al servicio del imperialismo globalizador, no obedeciera con aparente entusiasmo y diligencia toda orden que recibe, le esperaría el castigo de la ruina y la cárcel, o la muerte digna por vía terrorista o clínica. No exagero, tenemos como uno de los miles y miles de ejemplos posibles el de los cinco presidentes de EE. UU. asesinados, de un total de los 44 que han ejercido ese cargo. (Ver comentario 66, respuesta a Vicent, en Millán Astray II)

Y en cuanto a los políticos del PSUC, digo, que si alguno de ellos hubiese dado muestras de humanidad y asistido a alguno de aquellos entierros que mencionas, habría padecido, él, el correspondiente de entre los castigos referidos.

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción A G M

G. uillermo dijo...

Apreciado Javier, tu duda aunque la califiques de dura te enaltece, ya que el hecho de planteartela nos da una prueba de tu generosidad y nobleza de espíritu.
Yo, menos generoso y noble en este asunto, no se la concedo, han demostrado sobradamente que no creen en nada... como estamos tratando en otra entrada del blog, se trata de un acto más al que su codicia politica le obliga a asistir, con cara compungida..por supuesto.
La fotografía en sí ya nos da una idea de sus intenciones , razón ésta por lo que Jefe Chevi la la incluido en la entrada y está siendo criticada en otros foros.
Días despues...mimitos a Rubalcaba..alegría, alegría, y a la lucha por el poder.
Maestro José Antonio, yo creo que PITGI no sabe ni que existe esta muchacha.