ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

20/11/11

Memorias de África


AFRICA

Llegada a Dar Riffien del Rey Alfonso XIII escoltado por el alto comisario de España en Marruecos, Teniente General José Sanjurjo y el Coronel del Tercio Eugenio Sanz de Larín. Tras ellos, los Generales Millán Astray, Franco y Dámaso Berenguer. 5 de octubre de 1927




General Miguel Primo de Rivera, artífice de la pacificación de la zona. 1925






Millán Astray arengando a las tropas.



Franco Y Millán Astray, en una actitud de compañerismo, entonan cánticos legionarios. 1926

Llegada de Franco y Millán Astray al cuartel de la Legión de Dar Riffien. Febrero 1926.





Taller de guarnicionería del cuartel de la Legión de Dar Riffien. !926.










Cantina de Suboficiales. Cuartel de Regulares González Tablas. Ceuta 1929.





Aula del  Cuartel de Regulares González Tablas. Ceuta 1929.



Grupo de cría de conejos. Granja de Dar Riffien 1926.




Semental del cuartel de la Legión de Dar Riffien. 1926.





Labores veterinarias en el herradero del cuartel de la Legión de dar Riffien. 1926.




Trabajos en el herradero.

Maniobras militares en Loma larga, Artillería ATM, con las murallas merinitas al fondo. Ceuta 1928.


El Mariscal D´Esperey pasando revista a las tropas legionarias en Villasanjurjo. 1928

José V. Ruiz de Eguílaz y Mondría
XXX Promoción

10 comentarios:

Martinez de Merlo dijo...

Fotos fuera de serie. Fascinante analizar los detalles de cada una de ellas. Desde los ciclistas que pedalean tras el coche del francés hasta los pedazo de conejos que se criaban. Ninguna me era conocida, así que gracias por este testimonio.

José Antonio dijo...

Chevi, Gran Jefe: ¡Qué espléndida poesía! Para mí, eran conocidas sólo dos de las fotografías. Seguiré el consejo del compañero poeta Martínez de Merlo; analizaré los detalles de cada una de ellas. Menos mal que esta noche me tocaba soñar despierto.

Así, de pronto, me ha parecido ver que en la primera foto hay un boy-scout que está saludando, con su mano derecha en el ala del sombrero, al trío de Generales que marcha en la segunda fila.

Yo creo que a estas fotos no les falta más que hablar. Pero como a lo mejor hasta hablan, esta noche, cuando ya todo esté en calma, el músculo duerma y la ambición descanse, escucharé atento a ver si oigo un clarín (como decía Carlos Gardel) y a ver si las oigo hablar a ellas.

Si puedes, mañana ponnos la segunda parte.

Te felicito y aplaudo,

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción A G M

Ricardo Pardo Zancada dijo...

¡¡Que calidad de fotografías de aquella época!!. Magnificas.
Un abrazo

Javier García Cotarelo dijo...

Geniales, fantásticas fotografías... Y lo del Boy-Scout rigurosamente cierto, lo parece y lo es. Ahí está, saludando con los tres dedos, como se sigue haciendo hoy. Sorprendente... ¿Que haría por allí?

José Antonio dijo...

Analizada la primera foto, deduzco que “el pelotón de castigo” no tenía inquilinos desde hacía tiempo; si no, en el suelo no habría quedado ni una sola de aquellas piedrecillas que se ven lucir tan orgullosas. Estoy casi seguro de que o Millán Astray o Franco, veteranos mandos del Tercio, en algún momento de posterior distendida conversación felicitarían al Coronel Sanz de Larín, por haber conseguido que, gracias al imperio de la más completa disciplina, el pelotón estuviese desierto.

En la segunda foto, en la que se ve a Don Miguel contándoles algún chascarrillo a los del grupito, y que parece que le va a dar la comunión a un joven oficial del Tercio, que vemos de espalda; en esa foto, se ve a la izquierda un joven oficial, creo que de Infantería, con unos bigotes a lo Cavalcanti. No podía ser éste, ya que por entonces Cavalcanti era teniente general y contaba cincuenta y cuatro años de edad.

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

Un padre, un hijo, un paseo en una bonita tarde

Papá, ¿Que es ser Legionario?

Legionario, hijo, es el valor hecho hombre bajo un uniforme militar; es pasar frío, sed y hambre para que España duerma en un llanto contenido cuando el corneta toca réquiem a los caídos.
...
Legionario, hijo, es un come de mi pan, compañero, bebe de mi agua amigo, abrígate con mi manta, valiente.

Legionario, hijo, son dos besos: Uno a la Bandera y otro a la tierra que pisas. Por eso ser Legionario es un Hombre, dos besos y tres madres María, España y Mamá.

Ser Legionario, hijo es tener la carne de gallina cuando se guerrea por un ideal; es morir con el gesto tranquilo y feliz a pesar de la bala en el pecho, es..... ¿Que te diría yo hijo mío? Ser Legionario es un ¡¡¡¡ TE QUIERO ESPAÑA!!!!!

El padre queda mudo, pensativo, al hijo le quiere asomar una lágrima y, cuando el sol agoniza en esa bonita tarde la voz de un crío se oye por todo el barrio:

PAPÁ, DE MAYOR SERÉ LEGIONARIO

José Antonio dijo...

Pasaron los años…

Un clarín se oye,
peligra la Patria…

Papá, te lo dije entonces,
y ahora La Legión me llama...

Yo ya soy un hombre,
y llevo preparados los dos besos,
uno para la Bandera de España
y el otro para la tierra de España…

Vuelo a defender a mis tres madres,
María, España y Mamá,
y también a defender a los que
como tú son buenos padres…

Vuelo a defender la hombría
con que me hablaste aquel día…

Un coro lejano
de madres que cantan
mecen en sus cunas,
nuevas esperanzas.

Gonzalo, te felicito,

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

Mi Coronel Chamorro: Gracias por tu felicitación por otra parte inmerecida. No he hecho otra cosa que bajar esa preciosa historia entre padre e hijo de un blog titulado "La Legión, 91 años de honor y gloria. Una gran familia".
Quiero a la Legión con toda mi alma. Como soy puta cola, como Custer, no me llegó el Grupo de Caballería al salir de Teniente en 1980. Me llegó, ahí es nada el honor, el glorioso "Alcántara".
Pero la Legíon siempre me ha marcado. No en vano, desde muy pequeñito, he cantado su Himno y su "Novio de la Muerte". Nos lo enseñó a todos los hermanos mi padre, de Caballería.
Me cabe el inmenso honor de tener un tío, Alférez Amador Rodríguez Colubi,muerto en 1938 al frente de su sección de la 34 Cía de la 9ª Bandera de la Legión en la Cuesta de la Reina. Medalla Militar Individual. Mi padre siempre nos contó de sus virtudes humanas y castrenses. Por lo visto era valiente de verdad. Hoy me cabe el orgullo de tener un hijo, Gonzalo, destinado en el Grupo de Caballería de la Legión en Ronda.

José Antonio dijo...

Gonzalo: Todos sabemos el modo de cómo ha de ser la más principal hazaña: “Ni pedir ni rehusar”. Si se pudieran hacer cuentas de cuántas felicitaciones merecidas no te han sido enviadas a lo largo de tu estar fiel al pie del cañón en toda tu vida, se vería que es muy de justicia el que tú tomes ahora la media felicitación que has tenido la caballerosidad de hacer notar que pudiera corresponderle a otro. Ya sabes cómo es La Legión: “Abrígate con mi manta valiente”

Tomás Manuel Abeigón Vidal, EA1CIU dijo...

Excelentes fotografías. Muchas gracias por compartirlas.