ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

18/10/11

MILLÁN ASTRAY



En estos días, nos hallamos rememorando aún, felizmente, el noventa y un aniversario de la creación del Tercio.
Decir El Tercio, es decir La Legión y es decir Millán Astray y es decir Francisco Franco y es decir Cabo Baltasar Queija de la Vega (primer muerto del Tercio en campaña) y es decir el nombre de cada uno de todos los caballeros legionarios que, con su heroísmo y su abnegada entrega al servicio debido, han dado a España el honor de poseer el Cuerpo militar permanente más famoso del mundo, en cuanto a su leal espíritu de sacrificio para con el cumplimiento del deber patrio en las más arriesgadas y penosas situaciones bélicas posibles.

Y, el decir Millán Astray, nos hace rememorar a un determinado soldado héroe histórico de España y que fue combatiente durante más de treinta años en primera línea del frente bélico en todas aquellas guerras con las que el superpoder imperialista que ahora llamamos globalizador pretendía desmoronar el alma del pueblo español, llenando de luto y miseria los hogares españoles de los que salían nuestros soldados, generalmente los hogares más humildes y generosos. Las mutilaciones de su cuerpo, ganadas como soldado buen y ejemplar cumplidor del juramento de fidelidad hecho a la Bandera de la Patria, eran testimonio indiscutible de la fidelidad y la constancia con las que se entregó el referido héroe al cumplimiento de los deberes que le imponían los poderes del Estado y sus mandos militares y su propio honor y espíritu.
Pero, con esos antecedentes solamente, el nombre de Millán Astray no hubiese alcanzado el renombre nacional e internacional que alcanzó en vida y que se viene agigantando desde su fallecimiento (1954). Millán Astray era un militar profesional integral; procuró con esmero su personal formación y perfección moral, espiritual y técnica, y procuró también su más conveniente formación filosófica intelectual. Fue ejemplar para sus compañeros y subordinados –hay quien dice (y es un honor para ambos) que fue la persona que más influencia magistral ejerció sobre Francisco Franco (trece años más joven que él)–; pero es más, ante la sangría inmensa que el fiel pueblo español soportaba en aquellas guerras, agigantada por la inepcia o complicidad e indiferencia de su apoltronada clase política dominante, nuestro héroe concibió y proyectó la creación de un Cuerpo militar que, unido a su profesionalización plena, conllevara la voluntariedad incondicional y romántica de sus integrantes para ser empleados en los puestos de mayor riesgo y fatiga. Descargando con ello, en importante parte, al siempre leal y ejemplar soldado español reclutado mediante el sistema del servicio militar obligatorio establecido por ley.
A Millán Astray le fue aprobada su propuesta creacional, y recibió la orden y la responsabilidad de diseñar y fundar el nuevo Cuerpo militar español que en el breve plazo de un año alcanzó el más alto prestigio nacional e internacional (con dos de sus Banderas, mandadas por el Comandante Francisco Franco, se dio el golpe de gracia a la ofensiva rifeña causante del desastre de Anual). Millán Astray diseñó y fundó un nuevo Cuerpo militar español, la actual y ya nonagenaria (pero siempre rejuvenecida) Legión Española (en principio denominada Tercio o Tercio de extranjeros o Legión extranjera). Muchas pérdidas de vidas y heridas y mutilaciones ha costado a los heroicos legionarios su fidelidad a sus ideales de vida valiente, romántica y entregada a una causa digna y trascendente –sus ideales de vida militar altruista al servicio de España–; pero muchas más pérdidas de vidas y heridas y mutilaciones han ahorrado ellos a los también tantas veces heroicos soldados de las quintas de remplazo, a los hijos de las madres y de los padres españoles que necesitaban a esos hijos para el sostén de sus propias familias y para con su esfuerzo laboral o estudioso contribuir también a engrandecer al pueblo español y a la Patria.
  24 de Julio de 1921, Melilla. La Legión desembarca del "Ciudad de Cádiz". España los esperaba... 

Pero el mundo se nos ha quedado pequeño; hoy, ya no le es posible a nación o país o pueblo alguno el vivir aparte de los demás. Hace tres siglos empezaron a cambiar las cosas, empezaron a globalizarse las cosas en el mundo. Y el problema es que quienes impusieron su poder, que ha llegado a ser poder imperialista totalitario globalizador, carecían y siguen careciendo de una filosofía de vida acorde con la naturaleza real del ser humano (hijo de Dios) y con el destino natural de la Humanidad (inspirado por Dios); y es por ello por lo que son perseguidos los fundamentos ideológicos y morales de las naciones y su cultura y sus tradiciones y…, y sus símbolos y sus héroes históricos.
Así, con tales persecuciones, fue que Millán Astray, como héroe grandioso de una irreductible grandiosa nación llamada España, hubo de sufrir en vida, y más aún después de muerto, los ultrajes de los sicarios del ultraje o de los que merecen ser llamados “tontos útiles” ya que no cobran por ese servilismo y pretenden además el que, creándose minipatrias o siendo apátridas ellos, el mundo entero les alague y les colme de ventajosas consideraciones, cuando la evidente realidad es lo contrario: cualquier renegado español que vaya por ahí con títulos inanes, pasará a ocupar los últimos lugares de la escala social.
Pues bien, ¿con qué argumentos montan sus ultrajes, contra Millán Astray, los sicarios del ultraje o los “tontos útiles”? Repasemos los datos disponibles y veremos que sólo hay un acontecimiento del cual los sicarios del ultraje y los “tontos útiles” pudieron sacar y siguen sacando falsa y demagógicamente, contra él, sus, únicos, argumentos difamatorios (lo demás contra la legendaria figura de Millán Astray, son simplemente indecentes insultos de almas encanalladas). Los, únicos, argumentos difamatorios contra el héroe D. José Millán Astray, creador de La Legión y creador del Credo Legionario –el ideario deontológico patrimonio de los siempre dispuestos al heroísmo miembros de la Legión Española–, los únicos argumentos difamatorios contra ese héroe citado están basados en una falsa y mentirosa interpretación de lo ocurrido en la Universidad de Salamanca el día 12 de octubre de 1936, durante la celebración del Acto de Apertura Solemne del Curso Académico, presidido por el Rector, D. Miguel de Unamuno. Pero quede nuestro correspondiente análisis para un siguiente capítulo.
José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción A G M

1 comentario:

José Antonio dijo...

Debo agradecer a Gran Jefe Gonzalo su sugerencia de las fotografías ilustrativas y su asistencia técnica; sin cuyas ayudas a este artículo le faltaría la mitad del alma.

La otra mitad del alma es la que le ponéis vosotros, mis queridos lectores.