ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

26/9/11

Asedio al Alcázar - 25 de septiembre de 1936

 

Unidades de Caballería, a las ordenes de Monasterio, tuvieron una destacadísima actuación en la maniobra para la recuperación de Teruel, apolladas por la Artillería de montaña.

Viernes, 25 de septiembre de 1936.
Suponemos y contamos y hemos controlado la alegría de todos; lo que hoy es una realidad era ayer una esperanza nacional, como lo demostrábamos en nuestros últimos números; ello es indudable y somos los primeros en reconocerlo; mas la prudencia aconseja que examinemos la evolución probable de los acontecimientos futuros para que, al tiempo que vivimos nuestra, satisfacción al ver tan próximo el término de nuestra epopeya en lo que a la defensa del Alcázar se refiere, no demos el menor pretexto ni a desilusiones ni mucho menos a la comisión de actos que pudieran determinar o bajas inútiles o parciales y pequeños éxitos del enemigo.
El hecho de tener a la vista las columnas no quiere decir en absoluto el que obligadamente
nos queden sólo unas cuantas horas de pasividad y de espera; las existencias tácticas del conjunto de nuestras fuerzas victoriosas pueden obligarlas a estacionamientos o maniobras que dilaten nuestro contacto material por algunos días. En segundo término no debemos olvidar el empeño tenaz de amor propio que durante tanto tiempo, y no ha cesado aún, ha puesto el enemigo en rendir este glorioso reducto, y en las últimas boqueadas, y en su desesperación ante su fracaso, cabe todo, engaños de simulación de fuerzas amigas para sorprender a nuestros puestos y servicios, intentos de asaltos a los núcleos enemigos en retirada, etcétera, hipótesis admisibles y que pueden o no tener realidad.
Lo interesante es que nadie caiga en desánimo, cualquiera que sea la evolución de los acontecimientos, y que todo el mundo conserve sus energías y buen espíritu por si fuese preciso todavía escribir una última página que esté a la altura de las pasadas.
Por último, no queremos dejar la pluma sin una vez más reconocer cómo la amorosa Providencia de Dios, en fecha tan española como la de Nuestra Señora de las Mercedes, se pone una vez más al servicio de nuestra santa causa.

¡Viva España! ¡Viva el Ejército! ¡Viva la Guardia civil! ¡Vivan los paisanos honrados!
¡Viva la Legión! ¡Vivan los Regulares marroquíes! ¡Viva España!


76 AÑOS DESPUÉS


“Si no arreglan esto (ateos junto al Cristo de Mena), yo no respondo de mis legionarios”

La celebración de un Vía Crucis en el Paseo de Recoletos, dentro de los actos de la Jornada Mundial de la Juventud, contó con un protagonista excepcional, a la vista de la gran acogida popular que mereció: el Cristo de Mena, o Cristo de la Buena Muerte, y la guardia que le hicieron los miembros de la Legión.
Finalizado el Vía Crucis, los quince pasos exhibidos iniciaron el desfile por las calles de Madrid hacia los respectivos alojamientos, en el caso del Cristo malagueño la Catedral Castrense, en la confluencia de la calle Mayor con Bailén.
En ese momento se planteó una situación crítica, porque el trayecto discurría por la Puerta del Sol, y en esa zona campaban a sus anchas los miembros del movimiento anti JMJ, plataforma de ateos, etc.
Le cuentan a El Chivato, que responsables policiales que operaban sobre el terreno se dirigieron a uno de los mandos legionarios para decirle que no lograban “controlar” a los manifestantes, y por tanto no garantizaban que no estuvieran en la Puerta del Sol al paso del Cristo de Mena y los legionarios.
La respuesta que escucharon del mando militar fue: “Ustedes verán. Si no arreglan eso… yo no respondo de mis hombres”.
La zona fue perfectamente despejada, y el Cristo y los legionarios transitaron por la Puerta del Sol y llegaron sin ningún problema al templo castrense.


José V. Ruiz de Eguílaz y Mondría

2 comentarios:

Javier de la Uz dijo...

Las Prevenciones a las Banderas de la Legión Extranjera, escritas en 1.923 por el Tte. Coronel Franco, refiriéndose al Combate, dice: “Hemos llegado a ser temidos, conservar la leyenda y aumentarla en la guerra…”
Este mando las recordaba perfectamente, ¡olé sus bemoles!

José Antonio dijo...

Bajo el engalanado lienzo nocturno del madrileño firmamento,
entre el fervor popular y con escolta legionaria a paso lento,
marcha el Cristo de la Buena Muerte, camino de su aposento.

En el medio del camino, pero algo lejos,
hay una concentración atea, como un rebaño de ovejos;
de cerrarle el paso al Cristo, parecen siniestros manejos.

– Oficial, no se va a poder pasar. Nos desborda la situación.
Comunica un mando policial, maniatado por el gobierno de la Nación.

– ¡El Cristo está en su derecho de paso y le escolta La Legión!
Responde con firmeza el Oficial, consciente de su obligación.

– Hágaselo usted saber a quien tenga jurisdicción.
Si al llegar el Cristo allí, hay obstáculo o interrupción,
mis hombres resolverán lo que exija la situación.

¡Va en ello el derecho de paso de Cristo en crucifixión!

¡Va en ello el honor del pueblo creyente y el de La Legión!

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción A G M