ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

7/9/11

Asedio al Alcázar - 21 de septiembre de 1936



Uno de los famélicos héroes de la benemérita Guardia Civil, sorprendido por la máquina del fotógrafo Señor Fraile, el día de la liberación en la Plaza de Zocodover. Libro La epopeya del Alcazar de Toledo.



Lunes, 21 de septiembre de 1936.

Cuatrocientos cincuenta “chupinazos» de 15,5 cm.

Trabajos de organización de servicios. Salidas para la limpieza de enemigos en el Zig-Zag. Vida dura, llena de abnegaciones, al servicio de esta nuestra España que todo lo merece,todo ello dentro del tono general que va siendo habitual entre las personas que defendemos estasgloriosas ruinas, de las que dentro de poco saldremos triunfantes con la satisfacción de nuestrodeber cumplido. ¡Arriba la esperanza para la que tantos elementos de apoyo nos dan los sucesos transcurridos hasta aquí, en que tan claramente se ha visto la mano de la Providencia, y también que cada vez sea mayor la caridad en nuestro trato mutuo para hacer más llevadera la vida en común! Las noticias de hoy, confirmadoras de haberse emprendido una ofensiva en el sector de operaciones de las columnas que vienen hacia nosotros; la actividad aérea de ayer, de la que fuimos testigos, y la mayor presión artillera hecha sobre nosotros, son pruebas evidentes de que la presión que sufrimos corresponde a la que sufren ellos por nuestras columnas en sus avances.
La Comandancia militar ordena que todos cuantos dispongan de algún pico o pala deben entregarlo con la mayor urgencia en el Depósito de armamento.
En poder de las buenísimas Hermanas de la Caridad se encuentra una cartera con papeles y dinero, que entregarán a la persona que acredite ser su dueño.
La mala captación que se hizo de la emisora portuguesa y, por ser domingo, el no haber radiado Italia, hace que no sea muy extensa la información de este número.
Anuncios.- Pérdida de un monedero de cuero, con 9,50 pesetas, con una vista de Toledo en la cubierta. Propiedad del guardia civil Ignacio Molero Ruiz, de la 3ª Compañía.

Pérdida de una americana y una cartera con documentos al paisano Julio Romero, desaparecidas al desocupar la actual enfermería. Se ruega la entrega en esta Redacción o al interesado.

Pérdida de un rosario en su rosariera de cuero. Entregadlo en esta Redacción.
Pérdida de una cartera con unas gafas y una estilográfica y documentos. Entregadlo en sta Redacción.
Hallazgo de una correa de guardia civil, con tres llaves medianas y cuatro pequeñas, entregadas en esta Redacción por el guardia civil Esteban Uceda, de la 2ª Compañía.
Hallazgo de unas gafas con armadura de acero y cristal izquierdo para ojo con defecto.
Recogedlas en nuestra Redacción.
Pérdida de un llavero con tres llaves pequeñas al guardia Juan Recio Merchand. Entregadlas al interesado o en la Redacción.
Pérdida. Recordamos la de un zapatito de goma azul, de gran utilidad, por tener su propietario sólo dos añitos.

75 AÑOS DESPUÉS

UN SALTO DE FE
Tenía 23 años, era mujer y era paracaidista. Quizá me sobra la edad. Simplemente era una mujer paracaidista. También el sexo. Era paracaidista. Con eso basta. Ya es de por sí suficiente carta de presentación. Si alguien un día les dice “soy de la Brigada Paracaidista”, el resto de lo que le acompañe no debería ser más que anecdótico. Ella era. Era porque el pasado 18 de agosto se mató en un ejercicio, haciendo lo que era y a lo que su vocación le impelía. He visto a mil rudos paracaidistas llorar firmes y mirando al cielo de Líbano tras la muerte de seis compañeros; los he visto desgañitarse sin perder el hálito de su ser en un funeral tras otro, y uno entiende entonces la dureza de perder a uno de los suyos pero la grandeza de quien viste un uniforme como ese, consciente de que más allá de la muerte queda otro salto, y que más allá del dolor hay mil saltos que dar por duro que sea.
Tras un desgarro en el alma como la muerte de uno de los tuyos, es en la unidad donde encuentras el aliento para seguir, en el que está a tu lado, en el que como tú, llora por dentro y mira al siguiente paso con el temblor de la duda, con el temor a la ingrata incertidumbre. El que les manda sabe lo que es eso, sabe que una sensación heladora recorre el espinazo como una serpiente. Quizá por eso no debería sorprenderme el gesto del general Gómez de Salazar, pero el caso es que lo hace. Esa noche, después de que una paracaidista muriera, tras el dolor de sus compañeros, la incertidumbre, él se subió a un avión y saltó con ellos. Estaba en juego la moral de la tropa y en sus corazones el recuerdo de la compañera perdida. En el mundo civil rara vez se dan estas demostraciones de compromiso y temo que en el militar se estén perdiendo. El general podía haber dedicado unas emotivas palabras y un recuerdo encendido de lo que supone ser paracaidista. Pero un salto vale más que cualquier arenga. Su salto no devolverá la vida a su subordinada, pero sí la moral a los suyos, y a mi (aunque eso importe poco) la fe en que esos valores tan bien representados en ese gesto traspasen un día los muros de los cuarteles y saquen a la sociedad de la decadencia moral en la que vive.

Diego Mazón
http://www.larazon.es/posts/show/un-salto-de-fe
José V. Ruiz de Eguílaz y Mondría
Coronel de Caballería

4 comentarios:

scabanas dijo...

Al autor del texto, Diego Mazón, hay que darle las gracias. Si es raro (por escaso) el comportamiento, en estos tiempos, de un General así, más raro es que un periodista lo entienda y lo cuente.

Javier de la Uz dijo...

Su ACTITUD, me recuerda el Ejército que conocí cuando ingresé en él y que afortunadamente, todavía disfruté de ella durante varios años estando en la situación de Activo.
A ver si toman nota algunos, entre ellos, al que se le califica como “alfombra azul”.

Anónimo dijo...

Es lo mínimo que debía hacer un General para poder seguir ostentando el Mando de esa Brigada Especial.
Además de hacerlo de corazón seguramente lo hizo para demostrar a sus tropas quien era el que seguía MANDANDO en la BRIPAC.
Así de simple y asi de grande.
El que lo entienda que lo aplique y el que no lo entienda que estudie y viaje, que se aprende mucho.

Chevi Sr. dijo...

De acuerdo en todo Anónimo. Tu también tienes dotes de mando, presiento.