ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

21/8/11

Asedio al Alcázar - 14 de septiembre de 1936









Defensores de el Alcázar tomada en la celebración de la liberación en el año 1944, en el antiguo cuartel de la calle Padilla.






Lunes, 14 de septiembre de 1936.
Cien “chupinazos» de 15,5 cm., numerosos de 7,5 cm. y el paqueo habitual fué lo que dió de sí el día de ayer. Por lo demás, comentarios sobre la marcha de nuestras columnas, consulta de planos y barajeo de cifras de kilómetros, carreteras y caminos, todo ello unido al deseo de aumentar nuestra colaboración en el servicio de nuestra patriótica causa. La gente analiza las noticias y saca consecuencias algunas veces de donde no las hay; tal el caso de unos puntos suspensivos que en nuestra información de ayer pusimos entre las palabras captadas y el silencio que siguió a una perturbación en la recepción. También oímos muchos y excelentes comentarios sobre la apreciación acerca del interés que con respecto a nosotros mostraba la emisora, que hacíamos extensivo a nuestros generales y a los jefes de las columnas que tienen a Toledo por objetivo; asimismo se juzgaba muy favorablemente el propósito del Mando, dejado entrever a través de las informaciones de cortar las comunicaciones entre Toledo y Madrid, simultáneamente a la ocupación de nuestra ciudad.
En todas partes aliento firme de una esperanza que nos coloca al final del glorioso episodio
en que hemos tenido la honra de ser actores y que nos obliga a no desmayar y prepararnos
a seguir poniendo nuestro entusiasta esfuerzo en esta santa causa al servicio de Dios, de la Humanidad y de España.

Orden de la Comandancia militar de Toledo, en el Alcázar, para el día 14 de septiembre de 1936.-
Articulo 1º Como continuación del artículo 2º de la orden de esta Comandancia del día de ayer, se cita como distinguido al guardia civil Alejandro Castillo Martínez, de la Comandancia de Santander, por su comportamiento en la salida efectuada para buscar la boca de la mina, a las órdenes del capitán señor Vela.
Art. 2º El enemigo sigue implacable la destrucción de nuestro Alcázar, con una saña y una
constancia con las que prueba sus sentimientos desprovistos de todo humanitarismo, así como el peligro que supone para él nuestra presencia en este lugar en el momento, no lejano, en que nuestras columnas entren en Toledo.
Es posible que antes, y para intentar rendirnos, recurra a toda clase de medios; pero ya emplee la persuasión, ya la amenaza, perderá el tiempo. Por mucho bueno que ofreciese, ya sabéis que nada puede cumplir, porque sus masas, que carecen por completo de disciplina, no obedecen a sus jefes; son hordas salvajes que sólo buscan saciar sus instintos. De amenazar con nuevos medios de destrucción, sabed que todo está previsto y que nada grave puede ocurrir; confiemos, tanto en la pericia de nuestros oficiales, encargados de evitarlo, como en la torpeza e ineptitud de nuestros enemigos, así como en la Divina Providencia, que tan manifiestamente nos protege, como lo prueban las escasas bajas que sufrimos comparadas con la magnitud de la destrucción.
Animados de esta seguridad, es preciso que todos persistan en su actitud serena y llena de
confianza, teniendo la vista fija en el motivo que nos ha reunido aquí, sin vacilaciones ni flaquezas, impropias de quienes defienden la causa de la Religión, del Patriotismo y de la Justicia.
El Coronel comandante militar, Moscardó.- Rubricado.

75 AÑOS DESPUÉS

El Caudillo.

Españoles, Franco ha muerto.
Retirando a Franco de la Basílica intentarán que durante esos días no se hable de otra cosa. Vano intento. Viejo truco
CARLOS HERRERA
Día 17/06/2011
FRANCO, por si alguno no lo sabe, es un cadáver desde hace casi treinta y seis años y está bajo una losa de un par de toneladas desde el día siguiente de haber fallecido. Que sepamos, no se ha movido ni se han detectado paseos nocturnos de su espíritu reencarnado en fantasma. Reposa en el Valle de los Caídos, que, junto a la estatua de Nuevos Ministerios que el gobierno de ZP ordenó desmantelar, es el único vestigio de su memoria en el país en el que imperó durante cuarenta años. También es, por cierto, uno de los tres monumentos más visitados del país. Estos días, coincidiendo como siempre con momentos delicados del gobierno de la Nación, éste ha vuelto a aventar el espantajo o el señuelo de sus restos con el fin de ver si alguien pica el anzuelo y deja de hablar del desastre en el que los mediocres más mediocres que jamás gobernaron España han convertido el presente y el futuro del país, creando cinco millones de parados, desmantelando el aparato productivo, consintiendo turbamultas callejeras, logrando irrelevancia internacional, conflicto entre instituciones, desmembramiento territorial y reedición de viejas heridas históricas. Fiel a su indisimulada tendencia necrófila, el ejecutivo que con tanta maña creó un muy efectivo instrumento de rencor en forma de Ley de Memoria Histórica, plantea trasladar los restos de Franco —que fue un dictador, por cierto— a otro cementerio en el que puedan esconderlo, siempre que lleguen a un acuerdo con la familia, ya que, de no ser así, podrían ser acusados de profanadores de tumbas.
A quien esto firma, personalmente, le importa muy poco lo que ocurra con el cadáver de Franco, porque lo que le importaba es lo que ocurrió mientras vivía. Sí soy de los que considero que el revanchismo pueril que trata de reescribir las lápidas en función de odio ideológico no es de recibo a estas alturas del partido. En su permanente política de cortinas de humo y en el antojo y monomanía de remover la Historia por ver si así queda como les hubiese gustado, los chicos de Rodríguez Zapatero van a apresurarse a dejar la Basílica del Valle como uno de esos Centros de Interpretación de la Nada que tanto proliferan por el país y que tanto dinero cuestan a los bolsillos ciudadanos. Bolsillos, evidentemente, que no se preocupan por dónde reposan los huesos de un hombre al que muchos ni siquiera conocieron ni sufrieron, pero que sí se agobian por las cosas que tiene que hacer un consejillo de ministros asombrosamente nostálgico del franquismo y que no hace, que es arreglar este solejar agrietado y empobrecido, este desastre sin paliativos en el que han convertido al país.
Hace algunos meses el Ministerio de Cultura desmanteló las habitaciones de Franco para que no fueran vistas por aquellos que visitan el Palacio del Pardo en un pueril intento de que no se sintiese ofendida su sensibilidad y en virtud de la mamarrachada esta de la Memoria Histórica. Un artículo de ABC denunciando esa circunstancia hizo que rectificaran a medias y que justificasen la gilipollez aduciendo que en realidad estaban sustituyendo unas ropas colgadas en las perchas «por las auténticas». Tontería de Patrimonio Nacional que no sirvió de nada. Retirando a Franco del altar de la Basílica creerán que nos hacen un gran favor y, por demás, intentarán que durante esos días no se hable de otra cosa. Vano intento. Viejo truco. Ni que intenten remover el cadáver del Cid Campeador de la Catedral de Burgos lograrán que los españoles dejen de pensar en ellos como un problema infinitamente mayor que un puñado de huesos. Terminarán consiguiendo que se les aparezca. Además.
Jose V. Ruiz de Eguílaz y Mondría
Coronel de Caballería

No hay comentarios: