ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

21/7/11

LA 13 DIVISIÓN EN LA BATALLA DEL EBRO II









FUERZAS IMPLICADAS:
BANDO  REPUBLICANO:
Ejército ROJO en el Ebro: A las órdenes del Teniente Coronel de Milicias Juan Modesto. Todos sus Mandos y todos sus Comisarios son comunistas, pertenecen al P.C.
El XV Cuerpo de Ejército, dirigido por el Teniente Coronel Manuel Tagüeña y compuesto por las Divisiones:  35ª División Internacional (con la XI, XIII y XV Brigadas Internacionales), y 42ª División (con las Brigadas Mixtas 226ª, 227ª y 59ª) principalmente.
 El V Cuerpo de Ejército, al mando del Teniente Coronel Enrique Líster, y con la 46ª División al mando del teniente Coronel Valentín González “El Campesino”.
El XII Cuerpo de Ejército, bajo el mando del Teniente Coronel Etelvino Vega y compuesto como todos, por tres Divisiones.
Además de estas fuerzas principales, actuaron dentro o como apoyo del Ejército del Ebro, el XVIII Cuerpo de Ejército al mando del Teniente Coronel José del Barrio que estaba formado por tres Divisiones, así como el 3º Regimiento de Caballería, una agrupación de artillería antiaérea, una sección de tanques y numerosos pontones y medios de paso.

                       Croquis despliegue del Ejército del Ebro y del C.E. Marroquí       .


Despliegue de la 13 DIVISIÓN:
Unidad típica de choque, ocupaba los siguientes Subsectores:
1º Batallón de Mérida y 3º Batallón de la Victoria en  Subsector: MEQUINZA – FAYÓN.                                                    
3ºTabor Tiradores de Ifni. 5ºTabor Regulares de Melilla.73 Batallón del Regimiento de Toledo. 6ª Bandera de la Legión. 6º Tabor Regulares de Melilla. 4ª Bandera  F.E.T. de Castilla y 1º Tabor Regulares de Melilla en  Subsector: GANDESA.    
4ª Bandera de la Legión. Batallón 262  Cazadores de Ceuta y 1º Tabor Tiradores de Ifni en  BAJO  EBRO.  
   
Despliegue del Ejército del EBRO:
Norte: Divisiones, 44, 3, 42 y 35.
Centro: 11 y 46.
Sur: 45, 135 y 151.
(80.000 hombres).           
                                                       .

COMIENZA LA BATALLA:
El Frente Popular republicano, tiene como primera finalidad de esta ofensiva, detener el inexorable avance del Ejército Nacional tras la reconquista de Teruel y envolver al Ejército de Levante para dejarlo aislado. Cruzar el Ebro e infiltrarse hasta la retaguardia enemiga, ganando tiempo para enlazar con la guerra mundial que se esperaba.
A las 0,15 horas del 25 de julio de 1938 el ejército republicano comandado por el Teniente Coronel de Milicias Juan Modesto inicia la primera ofensiva del Ebro. Sus fuerzas se componen de 80.000 hombres. Abordan el paso del río seis Divisiones por doce puntos distintos.
En frente, las divisiones del C.E. Marroquí, protegen la otra orilla del Ebro de Norte a Sur: un total de cuarenta mil hombres liderados por el general Yagüe, que tiene el mando del Cuerpo de Ejército.
La batalla comenzó sobre un frente de 65 kilómetros entre las poblaciones de Mequinenza y Amposta. Los hombres de Modesto, escasamente provistos y protegidos franquearon el Ebro por tres flancos diferentes. Al ejército Rojo, les falta la aviación en los primeros días de la batalla, no cuenta con apoyo aéreo. Les llegaron 90 aviones POLIKARPOV I-16 (moscas), de la Unión Soviética; pero no pudieron usarlos por falta de técnicos para ensamblarlos y pilotos muy bisoños.
Gandesa, este municipio de gran valor estratégico, situado en la confluencia de Aragón, la Comunidad Valenciana y Cataluña, será el escenario posterior de la contraofensiva Nacional. La pieza clave de la misma fue la aviación alemana (Legión Cóndor), que inició lo que se llegó a denominar “guerra de desgaste”.

El día 6 de agosto tuvo lugar el primer contraataque nacional y que obtuvo como resultado la reconquista de la bolsa republicana entre Mequinenza y Fayón. El 10 de agosto se atacó las elevaciones de la Sierra de Pándols y el 18, el general Yagüe, lanzó a sus tropas en dirección norte a la Sierra de Fatarella y el Cuerpo de Ejército del Maestrazgo, al mando del general García Valiño, atacó hacia la Sierra de Cavalls.
En las seis semanas siguientes el Frente Popular se vio obligada a ceder 200 km² de terreno. La batalla que se libró durante esos días fue durísima. Los republicanos habían perdido el dominio del aire, siendo dominado por completo por los bombarderos y cazas nacionales.
La Aviación Nacional, tuvo un papel importante y decisivo en muchos momentos de la Batalla, aportando aviones de reconocimiento HE-51 HEINKEL de la Legión Cóndor, conocidos como “las pavas” y los bombarderos JU-52  YUNKERS.
El General D. Alfredo Kindelán, en “Mis Cuadernos de Guerra” sobre la aviación nacional, dice:
 En mí puesto de mando de Teruel, desde el que me encontraba dirigiendo la actuación aérea en el avance hacia Valencia, recibía la orden del Generalísimo de emplear a fondo toda la aviación contra los rojos sin reparar en sacrificios para destrozar sus dispositivos de marcha, cortar sus comunicaciones con retaguardia y debilitar su capacidad penetrante. Afortunadamente, el tiempo era bueno y en el despliegue de aeródromos había yo previsto la eventualidad de un ataque por el Ebro o el Segre, que nuestros reconocimientos aéreos daban como posible, por lo que todas las fuerzas aéreas pudieron actuar desde el primer momento con intensidad sobre el nuevo teatro de operaciones en el que su presencia era requerida con angustia y se revelaba indispensable, como única reserva eficaz que podía entrar en lid desde el primer momento, cooperar a la defensa y salvar lo crítico de la situación, actuando sola, por lo menos en los primeros días.

                                                                                                 Francisco Javier de la Uz Jiménez
Comandante de Caballería

No hay comentarios: