ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

17/7/11

Desastre de Annual





                     Una tragedia española

                      (Arturo Pérez Reverte)




Hoy toca batallita, de las que fueron borradas de los libros de texto españoles, o casi, porque contar eso a los jóvenes es propio, dicen, de carcamales y de fascistas. Por estas mismas fechas, en Waterloo, se conmemora el 196º aniversario de la derrota de Napoleón ante Wellington; y el campo de batalla, muy bien conservado, se convierte en excepcional espectáculo para escolares, aficionados y turistas. En España, gracias a los grupos locales de recreación histórica, esas iniciativas son cada vez más frecuentes, supliendo las lecciones de Historia que por ignorancia o negligencia, sin distinción de partido o ideología, descuidan nuestros responsables de Educación y de Cultura. Sin embargo, hay fechas aciagas que ni siquiera así se recuerdan. Si la tragedia de un campo de batalla es siempre una lección sobre los pueblos y su naturaleza, la que este 23 de julio cumple 90 años exactos dice mucho sobre España y quienes la habitamos. Y en lo que dice, apenas hay algo bueno. En esa fecha, en lo que se conoce como desastre de Annual, casi 8.000 soldados españoles fueron sacrificados como corderos, y más de medio millar apresados por las harkas sublevadas en Marruecos por Abd el Krim, que en pocos días reconquistaron todas las posiciones establecidas por nuestro ejército en la zona oriental del Protectorado. Lo que había empezado como una arrogante campaña para ocupar el Rif desembocó en una sucesión de desastres culminados por terribles matanzas: la caída de Igueriben, la trágica fuga de Annual y la carnicería de Monte Arruit, con masivos asesinatos de heridos y prisioneros por parte de los rifeños, salvajes mutilaciones, crucifixiones y empalamientos con estacas de alambradas. Y toda esa barbarie, toda esa desgracia estremecedora, muy bien narrada por los novelistas Ramón J. Sender y Arturo Barea, que allí fueron soldados y testigos de excepción, la sufrieron los de siempre: los pobres soldaditos del sistema de cuotas; la humilde carne de cañón que no podía, como los ricos, pagar a otro pobre desgraciado para quedar exenta del servicio militar.

El horror de esos días merece ser recordado cada año en España con más razón que los hechos de armas heroicos, porque fue peor que una sangrienta derrota. Fue, sobre todo, una tragedia tan típica y nuestra como la paella, el jamón ibérico o el flamenco. Aquello fue la derrota de un país entero, la expresión de incompetencia de generales y de políticos, la improvisación, la desidia, la indisciplina, la cobardía y la desfachatez llevadas al extremo: España en estado puro. Y sobre el terreno, desde el general Silvestre, jefe de las operaciones -muerto allí sin honor ni decencia- hasta los oficiales y mandos subalternos, aterrorizados, embrutecidos por el horror de la huida en tropel y la matanza, casi todos cuantos tuvieron mando en la tragedia fueron indignos de sus estrellas y galones, llevando a la infeliz tropa al calvario para abandonarla luego, indefensa, en manos del enemigo. Los relatos de los supervivientes, más que indignación, lo que causan es sonrojo. Una inmensa vergüenza por lo que a veces fuimos. Por lo que a menudo somos.

Recordar aquello es, para cualquier español, un ejercicio doloroso y necesario. Una clave más para comprender el triste país donde se vive y la infame clase dirigente con la que seguimos jugándonos los cuartos y la vida. Pero también, como sucede hasta en las mayores desgracias, el desastre de 1921 proporciona cierto consuelo al demostrar que ni siquiera en situaciones trágicas desaparecen por completo la dignidad y el coraje. Bajo tanta incompetencia y cobardía, entre las imágenes de miles de cadáveres mutilados y resecos al sol, quien lee sobre aquello encuentra también retazos analgésicos, hechos admirables que permiten respirar entre tanto horror y tanta patriotera mierda. El último mensaje de los defensores de Igueriben, por ejemplo: «Sólo nos quedan doce cargas de cañón. Contadlas, y a la duodécima, fuego contra nosotros porque el enemigo habrá entrado en la posición». O las sucesivas cargas de caballería dadas sable en mano, para proteger a los desbandados de Annual, por el heroico regimiento de Alcántara: ensangrentado, diezmado y tan agotado en hombres y caballos que los últimos ataques hubo de darlos despacio, al paso, bajo el fuego horroroso de los rifeños. Si quieren hacerse idea, busquen en Internet: hay un cuadro estremecedor de nuestro mejor pintor de batallas vivo, el catalán Ferrer-Dalmau, titulado «Las cargas del Gan». Uno de esos lienzos que a veces lo reconcilian a uno con esta infeliz España que, pese a ella misma y gracias a unos cuantos, merece salvarse siempre.

                                                            Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda
                                                              

6 comentarios:

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

Estos días hemos colgado algunos artículos sobre el Centenario de Regulares,la División Azul, la Cruzada de Liberación Nacional y el desastre de Annual.Para la inmensa mayoría de los usuarios de este blog, hechos sabidos y conocidos. Y de los que sienten orgullosos.Y yo me pregunto: A nuestros hijos ¿les suena algo de ésto? ¿Tenemos algo que decirles?

Javier de la Uz dijo...

La Historia se repite y si no se aprende de ella, volveremos a caer en los mismos errores.

Antonio Ferratges dijo...

Un libro muy recomentable. "Historia secreta de Annual. De Juan Pando Despierto.
Cuenta algún episodio que pone la piel de gallina.
un abrazo

Antonio J dijo...

Bueno, voy a ver si soy capaz de manejar bien esto....Un saludo a todos, en primer lugar,....y despues...pues que razon teneis! pero me temo que la actual -y anterior, y la que vendra-, linea a seguir por nuestra politica de defensa y politica militar, ha sembrado bien el campo para que uno o varios nuevos Annuales se produzcan en cualquier momento....creo que, a pesar de las apariencias, la defensa como ya se ha dicho en numerosos medios esta bajo minimos,.....pero no parece preocupar a nadie. QUE ASI SEA!

José Antonio dijo...

Hace tan sólo tres días, el 15-07-2011, Javier de la Uz ha dado entrada a otro artículo sobre el mismo dramático tema y titulado Aniversario de Annual. Considero que el comentario que inserté allí es íntegramente válido para este artículo de hoy.

Pero además y como ahora ya lo único que podemos hacer es procurar que nunca jamás pudiera repetirse una situación similar, pues para ello deberemos conocer las causas que trajeron aquella hecatombe melillense; ya que, como es bien sabido, por no haberlas conocido y atendido debidamente se produjo quince años después aquella otra inmensa hecatombe, cien veces superior y en muchos casos más cruel y bárbara que la que comentamos habida en la zona melillense, quince años después se produjo la inmensísima hecatombe de la llamada Guerra Civil de 1936-1939.

Dado que, entre lo dicho por los autores de ambos referidos artículos actuales, así como por nuestros comentaristas, historiadores y múltiples fuentes de estudio y opinión a lo largo de los tiempos pasados, ha sido posible el conocer suficientemente las causas determinantes que provocaron las enormes hecatombes dichas y otras previas, suplico a:

- Los políticos que estén en riesgo de traicionar a España, con sus servicios al imperialismo totalitario globalizador inane, el culpable de los planes que incluyeron tales hecatombes y que parece hallarse en trance de planificar otras nuevas.
- A los militares que estén en riesgo de lo mismo.
- A los jueces, fiscales y demás funcionarios con competencias judiciales o penitenciarias que estén en ese mismo riesgo.
- A los teólogos, religiosos docentes, curas de almas, catedráticos universitarios, profesores de cualquier rango, escritores y conferenciantes que estén es ese riesgo.
- A los funcionarios de cualquier ámbito que también estén en ese riesgo.
- A las personas particulares que insensatamente se dejan corromper y manipular.
- A etc., etc., etc.
- Y a quienes personifican el imperialismo totalitario globalizador inane.,

a todas esas personas les SUPLICO…

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción A G M

José Antonio dijo...

Gonzalo, has puesto el dedo en la llaga.

“A nuestros hijos ¿les suena algo de esto? ¿Tenemos algo que decirles?”

Opino que la mayoría de ellos no disponen de tiempo para seguirnos en el blog, salvo en alguna ocasión en la que podamos mostrarles algo concreto.

Por tanto y como fuera del blog no está en nuestra mano más que ver de interesarles en el tema mediante nuestros libros disponibles en casa y mediante nuestros comentarios oportunos en su presencia, habremos de confiar en que la educación general que les proporcionamos sea capaz de predisponerles a saber distinguir lo verdadero, de lo falso, la patria eterna, de la nadería intrascendente, lo divino, de lo demoniaco.

Dios pone en toda alma la conciencia del bien y del mal; nuestra Patria, España, tiene fundamentos milenarios, y yo considero que el pueblo español tiene el alma más limpia del mundo. Por todo ello y viendo la ejemplar conducta de tantos españoles/as, en las peligrosas circunstancias actuales, estoy seguro de que España seguirá progresando debidamente, conforme a los universales designios de Dios.

Por último, nosotros los poetas cumpliremos con nuestra obligación moral; en la confianza de que a quienes nos leen con buena intención (o con mala, puede que algunos) alguna buena idea o ayuda les podamos proporcionar.