ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

13/7/11

Asedio al Alcázar - 5 de septiembre de 1936

El comandante Méndez Parada, quien transportó a la Academia las municiones de la Fábrica de Armas. Se distinguió en el cerco. Fue recompensado con la Medalla Militar individual.
 Libro El Alcázar. Autor Rafael Casas de la Vega, Teniente coronel de Caballería, Diplomado de Estado Mayor.



Sábado, 5 de septiembre de 1936.

Setenta y dos “chupinazos” de 15,5 cm. y doscientos ochenta de 7,5 cm., nuevos destrozos que elevan el crimen artístico a algo indignante y a tono con la significación antihumana y


salvaje del Gobierno; entre nosotros, nuevos ánimos y aumento de entusiasmo por una causa que si siempre tuvo el máximo de justificación patriótica y exigencia de civilización, parece al presente haber llevado esos motivos a extremos que no pueden ser superados y que no lo han sido nunca en el transcurso de la Historia.
Orden de la Comandancia militar del día 5 de septiembre de 1936.-
Articulo 1º El soldado de la Sección de Tropa de la Academia José Palomares Garrido queda promovido al empleo de cabo por méritos de guerra, por su distinguido comportamiento en el día de ayer con motivo del incendio del edificio de Pabellones, dando muestras de gran serenidad, valor y espíritu ejemplar, demostrados también el día en el que fue mencionado en la orden de esta Comandancia como «muy distinguido”.
Art. 2º Se citan como distinguidos en el día de ayer, con motivo del incendio del edificio de Pabellones, a los soldados Pedro Fermosel Díaz, de la Sección de Tropa de la Academia, y Enrique Reza, del Regimiento de Infantería número 2, y al falangista Maximiliano Fink, que demostraron gran valor y serenidad al apagar el incendio bajo el fuego, mostrándose incansables.

Adición a esta orden.-En la emisión de Unión Radio Madrid de hoy por la mañana se da cuenta al público cándido de la rendición en el día de ayer del Alcázar, con toda clase de detalles inventados por la fantasía de los que necesitan recurrir a la mentira descarada para ocultar su derrota.
Es una prueba para nosotros bien palpable de cómo procede el Gobierno de Madrid y de cuál debe ser su situación.
Ello explica la insistencia y el haber intensificado su acción contra nosotros por medio de la artillería, que aunque cause grandes destrozos en la edificación, ya veis que no nos ocasiona una sola baja. Aunque continúe el fuego intenso de estos últimos días, este Alcázar ofrece seguridad completa y por tiempo indefinido. En los sótanos está nuestro más firme baluarte, tanto porque nos ofrece seguro refugio, también porque en ellos están nuestras mujeres y vuestros hijos que son sagrados para todos y que sabrán infundir valor y energía, si entre nosotros hubiera algún pusilánime o cobarde, que no lo creo. Valor, confianza ciega y absoluta en nuestra próxima victoria y en el resurgimiento de España.
El coronel, Moscardó.

HECHOS RELACIONADOS

Británicos de la Brigadas Rojas Internacionales (hasta 54 hubieron), en el Jarama.
España de ayer.
Perdido el carácter de nuestro pueblo, con vergüenza de nuestro presente y olvido de nuestro pasado, faltos de confianza en nuestro porvenir, recelosos de no tener un concepto de las cosas, no es extraño que llegase un momento en que tuviera repercusión todo cuanto fuera elemento de odio, propósito de disgregación, entre los diversos factores que integran las fuerzas productoras de riqueza.
Después, logrado el asesinato moral de un pueblo sumido en el abismo, no es difícil entregarlo, venderlo al mejor postor, pretextando una misma tendencia ideológica para someterlo como colonia o como vanguardia en la lucha contra la civilización y la sociedad.
Tal era nuestra situación. Entre tanto, nuestra balanza comercial favorable se trocaba en adversa. Los frutos de nuestro suelo se depreciaban; se nos imponían limitaciones. Se creaban obstáculos a cuanto significaba destellos de nuestra personalidad, a la que se pretendía rectificar. Se trataba de reducir a la nada y desconectar el brazo salvador que podía liberar a la víctima. Falsos apóstoles enrarecían el ambiente nacional por medio de predicaciones de un comunismo que ofrecía la tierra al campesino, la soberanía al obrero y la autonomía política a las regiones, sembrando el odio y el exterminio. Tristes ofrecimientos de un régimen, que llegado al Poder arrebata la tierra al campesino, la libertad al obrero y se opone a toda flexibilidad autonómica.
Ni libertad, aherrojada por el libertinaje de los partidarios de los gobernantes; ni igualdad, destruida por quienes en el Gobierno se declaraban beligerantes; ni fraternidad, desmentida con el asesinato diario de hombres de oposición, con la complacencia y complicidad de las Autoridades y el Gobierno.
Pactos ocultos con el comunismo ruso, acuerdos secretos con naciones extranjeras a espaldas de la Constitución y de las Leyes; persecución sin tregua de cuanto representase un valor espiritual y moral o no se uniese al carro de la revolución moscovita.
Esta era la España de ayer: la de los obreros criminales explotados por sus directivos, la de los tuberculosos sin sanatorios, la de los hogares sin lumbre, la de los clásicos caciques, la de las injusticias sociales, la de los montes sin árboles, la de los niños sin escuelas, la de los españoles sin patria, la de los hombres sin Dios.
A los Flechas de Sevilla. 25 de Agosto de 1.936
Francisco Franco
José V. Ruiz de Eguílaz y Mondría
Coronel de Caballería

1 comentario:

Chevi Sr. dijo...

"Perdido el carácter de nuestro pueblo, con vergüenza de nuestro presente y olvido de nuestro pasado.."
Y digo yo, Franco además de Caudillo, ¿era profeta?.