ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

2/7/11

Asedio al Alcázar - 1 de septiembre de 1936


¡La alegría del Alcázar!. Los dos cocineros, mis buenos amigos Eugenio Carrasco y Gregorio Martínez, que tuvieron a su cargo los guisos de carne de mulo y las tortas de repostería con grasa de caballo, que formaban la ilusión gastronómica de los niños y de la clase de tropa, y de los jefes tambien. Libro La epopeya del Alcazar de Toledo.







Martes, 1º de septiembre de 1936.
Ayer, a pesar de que nos mantuvimos en alarma de artillería del 15,5 durante tres horas por la mañana, no sufrimos un solo disparo ni por la mañana ni en el transcurso del día; los bombazos contra Puerta de Hierro también han disminuido, y por la tarde fueron neutralizados por fuego de mortero; por cierto que, al dar cuenta del buen espíritu con que es sufrido por la guarnición allí destacada, implícitamente incluíamos en ella a las tropas de la cuarta cuadra, que han soportado no sólo estos bombazos y los intentos de incendio, sino el fuego de artillería de todos los calibres, sin abandono de sus puestos y con demostración de excelentes virtudes militares.
El Teniente coronel de la Guardia civil nos ruega, para que nosotros lo hagamos en el periódico, y con gusto lo transmitimos, que como a pesar de la orden del señor Comandante militar, referente a la entrega de las armas, son muy pocas las entregadas y ninguna rayada, rifles en sus diferentes sistemas, ni pistolas, suplica que las entreguen, pues sabiéndose a ciencia cierta quiénes son los que no han cumplido la orden, no quiere verse precisado a tener que proceder violentamente.
Orden de la Comandancia militar del día 1º de septiembre de 1936.-
Artículo 1º Como ampliación a mi orden de ayer, se cita como distinguido al falangista Nicolás Hernández, por su comportamiento al sofocar el incendio de Pabellones bajo el fuego enemigo.
Art. 2º Se cita como “muy distinguido” al soldado de la Academia José Palomares, que estando de puesto en Pabellones, en la ventana batida por el cañón del 7,5 procuró con el fuego de su mosquetón impedir que disparasen el cañón; pero el enemigo, al no poder cargar y disparar, lanzó botes de humo para quitarle visibilidad, a pesar de lo cual siguió en su puesto haciendo fuego y recibiéndolo de fusil, aun después de haber disparado el cañón enemigo, cuyo proyectil entró por la ventana, llevándose por delante al individuo citado en unión del parapeto de sacos que le protegía, resultando ileso aun habiendo hecho explosión el citado proyectil de metralla.
Art. 3º Todo el que tenga en su poder gemelos y telémetros que no pertenezcan al servicio de observación de artillería, los entregará “urgentísimamente” en la Comandancia militar, por ser necesarios al servicio de observación.
Art. 4º A partir de hoy queda suprimido el servicio que prestaban los alféreces como auxiliares de los Comandantes de servicio en el Alcázar.
Art. 5º Las raciones de pan y comida consumida por cada persona en el Alcázar pueden considerarse como raciones de campaña, abonadas por el Estado, sin cargo a los consumidores.
Art. 6º La revista de Comisario del mes de la fecha se pasará hoy con arreglo al censo últimamente confeccionado.
El Coronel comandante militar, Moscardó.- Rubricado.

HECHOS RELACIONADOS

El Caudillo, primer director de la Academia General Militar en su Segunda Época (04/01/1928), es retitado de su puesto, en peculiares circunstancias, siendo Ministro de Defensa José Antonio Alonso

DIÁLOGO FANTASMAGÓRICO
(Protagonizado por un ordenante profanador de tumbas y el alma de una de sus víctimas, el alma de Francisco Franco)
- - -
Ordenante profanador de tumbas
¡Culpa mía no lo fue!
¿Por qué lo hice? No lo sé…
Maldad instigada enloqueció mi mente intoxicada;
 necesitaba arrasar, destruir, borrar tu huella, 
 y al ver tu tumba ensalzada, pero indefensa junto al altar reposada,
 cobarde yo, tramé ofensa plebeya y, así, arremetí contra ti, para expulsarte
 de tu tumba aquella.
- - -
Alma de Francisco Franco, en la Gloria
Pues, llegaste tarde, Ordenante.
Para entonces, ya me hallaba yo liberada, por Dios, de la soledad de la
 sepultura.
Así pues ¡Fue vano tu dictatorial intento por expulsarme de aquella mi
 sepulcral pacífica atadura!
Y ahora ya, entre el afectivo clamor popular que me honra por su lealtad, 
 ahora ya, todo el solar español acoge, con su proverbial galanura, mi
patriótica eterna singladura.
Mis mortales restos, mis huesos y mis cenizas,
no me pertenecen ya;
más pronto o más tarde, la tierra que me prestó su materia los reclamará;
 mientras tanto, desde ahora y hasta que tú mismo te veas cómo agonizas,
habrás de sentir sobre tus hombros, molestos,
el insoportable peso de todos cuantos profanaste mortales restos.
Ordenante, cesa, pues, de mal obrar;
mrecupera el buen talante, sana tu alma
 y no lo demores con vacilante calma.
Cesa, pues, de mal obrar y no ofendas a los españoles, que se pueden
enojar.
Y además, para por mi parte terminar. Te lo ruego en caridad:
Antes de que te llegue tu hora mortal siempre al acecho,
¡procura reparar todo el daño que hayas hecho,
no te vayas a cargar con ese insoportable peso para toda la Eternidad!
- - -
Ordenante profanador de tumbas
¡Oh! Mi infamante historia irrumpe ahora en mi memoria.
Ni lo juzgaba sagrado, ni era, lugar o derecho alguno, por mi audacia respetado.
Por donde quiera que fui,… la razón atropellé,… la virtud escarnecí,…
a la justicia burlé,… emponzoñé cuanto vi,…
y en todas partes dejé memoria amarga de mí…
- - -
Alma de Francisco Franco, en la Gloria
Pues, aun con eso no obstante, hazme caso Ordenante:
Ya que clemente, paternal y anhelante Dios lo reclama,
recupera el buen talante, ¡sana tu alma!, y lo demores con vacilante calma.
Que el infierno que tú, con tu tiránico efímero poder,
has construido y al noble pueblo español le estás haciendo padecer,
habrá de acogerte a ti mismo él, sin piedad y por toda la eternidad.
- - - -

Fdo. José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción A G M


José V. Ruiz de Eguílaz y Mondría
Coronel de Caballería

3 comentarios:

Chevi Sr. dijo...

Primero lo echaron de su casa, la AGM, yo cuando fui a mis bodas de oro, saludé al gran vacio; el Caudillo contestó al saludo. Ahora lo quieren echar de su tumba;¿cómo se puede brillar tanto después de 36 años?

Cristina Fdez. de Valderrama Alonso dijo...

José Antonio Alonso, que pasó desapercibido, al menos para mí, por el Ministerio de Defensa, estará muy orgulloso de tan grande hecho. Amigo personal de la infancia, de José Luis Rodriguez Zapatero, tenía que ser.

Anónimo dijo...

Los rojos resentidos perdedores podrán quitar las estatuas, pero la historia, ¡está ahí!, y eso si que no lo podrán borrar por mucho que quieran, que no olviden quién ganó la cruzada de liberación marxista, y quién la volvería a ganar, y aunque estemos en tiempos rojos (del corte ingles), seguimos aquí presentes como nuestros martires. ¡Viva Cristo Rey!