ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

23/6/11

Asedio al Alcázar - 30 de agosto de 1936



Esta fotografía la realizo un periodista alemán el día 28 de septiembre de 1936, día de la liberación del Alcázar de Toledo, en un despacho derruido. Son mujeres defensoras del Alcázar. La Tía Paqui, Francisca Calleja Páez, es la niña que con 2 años sostenía el tázón donde ella comía durante el asedio. Los dos soldados, pertenecen a las tropas que liberaron el Alcázar de Toledo.





Domingo, 30 de agosto de 1936.



Ayer tiraron cincuenta y tres “chupinazos” de 15,5 cm., provocando nuevos sacrilegios artísticos en nuestro incomparable patio; se reaccionó contra el atentado, como de costumbre, con la mayor indignación, nuevos brios y entusiasmo para continuar la lucha para el triunfo definitivo y el sancionamiento de tantos atentados y salvajadas. Se comentó el hecho de la proyección de dos enormes piedras de cantería, seguramente de dos metros cuadrados, a través de una de las claraboyas del sótano Sur, en sitio lleno de gente, sin que hubiera un solo lesionado.
Sirvió este suceso para el reconocimiento de la especial Providencia que es preciso confesar en numerosos hechos de este glorioso asedio y que determinan singular gratitud de todos sus defensores y firme esperanza de un éxito definitivo.
Orden de la Comandancia militar de la plaza del día 30 de agosto de 1936.-
Artículo 1º El cañoneo de estos últimos días, y en especial el de ayer, ha producido daños considerables en este histórico edificio, más por lo que afecta a la visualidad que a sus condiciones de seguridad, pues sigue y seguirá siendo tan inexpugnable como el día que nos establecimos en él.
La vista de estas ruinas, lejos de encoger el ánimo, lo exalta todavía más para proseguir la defensa con mayor brío y confianza. Por otra parte, es natural que el enemigo, que advierte el avance victorioso de nuestras columnas hacia Toledo, avance confirmado y comentado en varias emisiones de radio, trate de forzar su acción contra nosotros, más bien impulsado por la ira al ver que se le escapa la presa que creía segura, que por la esperanza de éxito.
Ante estos últimos episodios del asedio, la moral de la generalidad de sus defensores es más elevada hoy que el primer día, y sería necedad supina el decaer cuando está próximo el momento de recoger el fruto de nuestras penalidades en beneficio del ideal sagrado por el que luchamos.

Art. 2º Todas las informaciones que se consideren de interés para la defensa del Alcázar se comunicarán a mi Oficina de Mando, tomando nota de ellas los ayudantes para darme el oportuno conocimiento.


El Coronel comandante militar, Moscardó. - Rubricado.

HÉROES ANÓNIMOS DE LA GUERRA CIVIL
Caravana de traperos por la carretera de Madrid a Alcalá en 1951; la misma que se recorría a caballo para asistir al concurso hípico.


Dos relatos más  del Coronel de Infantería José de la Uz González 
"En el año 1.936, una familia navarra de cuatro hijos, dos de ellos varones; el padre y el hijo mayor se van voluntarios con el Ejército Nacional al frente.Un día, llega a casa a comer el otro hijo varón y se da cuenta de  que en la mesa falta su plato. Le pregunta a la madre si se le ha olvidado, la madre le contesta: ¡no, es que en mi casa no doy de comer a cobardes!.
El joven de 18 años, cogió el petate y se fue voluntario al frente."
"Otra familia en el mismo año; el hijo mayor, se va voluntario al frente, allí muere en acción de combate. El segundo hermano, se marcha al frente dispuesto a suplir la falta de éste y muere también en combate. El tercero, toma la determinación de irse al frente para sustituir a los otros hermanos y muere de la misma forma.
Finalmente, su padre de 58 años, se presenta en el frente dispuesto a ocupar el sitio que dejaron sus tres hijos."
Vivencias contadas  por el General D. Julio Pérez Salas - al que fue su ayudante de campo - y que estando en la Batalla del Ebro como Teniente Coronel, tuvo el mando de una Agrupación, compuesta por tres Tercios de Requetés.
Jose V. Ruiz de Eguílaz y Mondría
Coronel de caballería

1 comentario:

G. uillermo dijo...

Estupenda y didáctica serie de entradas.