ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

30/5/11

PENCOS Y CABALLEROS













No entiendo absolutamente nada de alpinismo, pero lo comprendo. Comprendo ese afán de superación de esos deportistas que, por momentos, rozan el heroísmo. Hace muy pocos días han dado la vuelta al mundo imágenes de lo que sufrió Oyarzábal, en el artículo del Mundo Oiarzabal, en el descenso de una cima importantísima de Nepal. En la foto que adjunto, y en cientos de imágenes que se publicaron, se puede ver que necesitó ayuda urgentísima. Y que quién se la dio, probablemente se jugó la vida para salvarle. Ahora se descarga con estas impresentables declaraciones de PENCO total. No me merece ese alpinista el calificativo de deportista. No lo es, aunque destaque en el deporte que practica. Debería de tomar nota de un CABALLERO como es Rafa Nadal que, en la victoria y en la rara derrota,  tiene un comportamiento absolutamente ejemplar. Reconociendo el mérito de sus adversarios en el juego. Y de quien le ayuda, desde siempre, en la mejora de su juego como es su tío Toni Nadal. Y que sufrió, y se notó, hace dos años cuando sus padres se separaron. Como todo bicho viviente. ¡Cuanto tiene que aprender el alpinista de este gran deportista que es Nadal!

El alpinista Juanito Oiarzabal ha explicado que en su descenso del Lhotse tras coronar la cima "nadie" le salvó la vida por los problemas de colapso y deshidratación extrema que padeció.
En declaraciones al programa 'El conquistador del fin del mundo' de la televisión pública vasca, Oiarzabal ha explicado la situación vivida "en la última media hora" del descenso del Lhotse antes de llegar al campo base y se ha querido desmarcar de los problemas sufridos por Carlos Pauner y otros montañeros.
El vitoriano ha remarcado "no tener nada que ver" con los problemas de esos montañeros y la posterior respuesta de los implicados en el rescate, en un comunicado en el que criticaban la falta de profesionalidad del grupo que hizo cima.
Oiarzabal ha asegurado que tuvo una "ascensión perfecta" a la cima de la quinta montaña más alta del mundo, aunque ha admitido que sufrió problemas de "falta de hidratación y complementos" en el tramo final de la bajada.
Ha explicado que su vida no corrió "peligro" en ningún momento y ha recordado que fue el primero en hollar la cima del Lhotse y también en llegar al campo IV en el descenso, en el que empezó "a fundir nieve para el resto de compañeros".


El hombre con más ascensiones a montañas de ocho mil metros del mundo ha agradecido no obstante las atenciones de los sherpas de la expedición de Edurne Pasaban y de su equipo, aunque las ha limitado a la media hora final antes de llegar al campo base del Lhotse.
El vitoriano fue evacuado de ese campo base en helicóptero para ser internado en un centro médico de Katmandú, donde estuvo cuatro días hospitalizado antes de emprender su retorno a Vitoria tras recibir el alta hospitalaria.
Juanito Oiarzabal explicará los detalles de esta expedición en una rueda de prensa que ofrecerá este miércoles el Vitoria

No hay comentarios: