ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

1/5/11

Asedio al Alcázar - 7 de agosto de 1936










José Moscardó en el Alcázar.
(Moscardó y su hijo).

Luis Moscardó de 17 años fué arrebatado a su madre y trasladado a la Diputación Provincial de Toledo. El día 23 de julio de 1936, Luis fué sacado del sótano y llevado al piso principal, donde se hallaba la Comandancia de las milicias rojas. Desde allí se le conminaba por teléfono al coronel para que rindiera el Alcázar. ‒ Exijo ‒ gritó el comandante rojo ‒ la inmediata rendición. Si no lo hace así, fusilaré a su hijo a quien tengo en mi poder. Moscardó replicó con energía: ‒ Usted ni es militar, ni es Caballero. Si lo fuera, sabría que el honor militar no claudica jamás ante amenazas. No sólo la vida de mi hijo, la de mi familia entera prodría usted acabar, y no me apartaría del cumplimiento de mi deber. ‒ Eso la dice usted porque no cree en mi amenaza. Pero ahora hablará usted con su hijo. ¡A ver, que venga Moscardó! Y Luis, pálido y humilde, cerdaco por sus verdugos, se pone al aparato. ‒ Dile ‒ le grita el jefe de aquellos facinerosos ‒ que te vamos a fusilar como no se rinda. ‒ ¡Hola, papá! ‒ ¿Qué pasa, hijo? ‒ Nada de particular, papá. Que me dicen que me fusilarán si tú no te rindes. ‒ Ya sabes cómo pienso yo; y si es cierto que te van a fusilar, encomienda tu alma a Dios, da un viva a España y otro a Cristo Rey, y muere como un héroe, que tu padre no se rinde por el honor de España. ‒ Un beso muy fuerte, papá. ‒ Adiós, hijo mío; un beso muy fuerte. Y Luis Moscardó fué conducido a los sótanos, y fusilado más tarde (14 agosto de 1936).


Nº 12.- Viernes, 7 de agosto de 1936.


Ayer se realizaron algunos reconocimientos en casas de los alrededores del Alcázar con el más completo éxito, tanto por el logro de los resultados perseguidos, cuanto por el buen espíritu y las virtudes militares reveladas por el mando y ejecutantes de este importante servicio. El mismo carácter en cuanto a ser exponente de ese buen espíritu al que nos tienen ya habituados ese grupo que honra la Artillería española, la heroica y animosa Escuela de Gimnasia y elementos paisanos que rivalizan con los buenos en la salada y distraída función de circo, cuyo programa publicamos a continuación . Quienes saben conservar su ánimo en serenidad y paz en circunstancias como la presente, no sólo para cumplir y excederse en el deber militar, sino que aún les sobra energías para obsequiar a los demás con frutos de ingenio y buen humor, merecen el bien de Espada y alientan una sólida esperanza en un triunfo integral y definitivo.
Se nos avisa por el jefe encargado de los servicios de aguada que a partir del día de hoy únicamente se prestará por una sola vez, y por la mañana, no porque ofrezca ningún temor el no disponer de la suficiente, sino como elemental previsión y en evitación de algunos abusos, pocos, afortunadamente, cometidos por quienes la destinan a fines de limpieza y otros que no son los debidos exclusivamente para bebidas.

Circo Alcázar.-Empresa 15 y 1/2 and Company. Programa de la función vermú que tendrá lugar esta tarde, a las cinco y treinta. Jueves, 6 de agosto de 1936:

1.º Sinfonía a cargo de la notable y numerosa orquesta.

2.º Presentación de la Compañía.

3.º Los notables magos «Trapicilini and Sister».

4.º Los contumaces del regocijo.

5.º Exhibición del formidable equilibrista de fama mundial “Chu-Ling-Kal-Vur”.

6.º Presentación del genial humorista «Míster Zalca».

7.º Final del campeonato internacional de lucha grecorromana individual (peso caballo).

8.º Fandango estilo carioca, por “Los Manueles”.

Pérdidas.-

Una pistola marca F. N. 9 corto, con su funda; cartucherín de cargadores con el cordón; un pantalón. Todo propiedad de un teniente de la Guardia civil.
Otra pistola marca “Astra”, también de un teniente de la Guardia civil.
Dos talegas con ropa, propiedad de guardias civiles, y otros objetos, llevando las prendas las siguientes iniciales. - A. G. S. y E. P. R.

Caballos muertos en Zocodover.

José V. Ruiz de Eguílaz y Mondría
Coronel de caballería

4 comentarios:

Gonzalo Rodríguez-Colubi Balmaseda dijo...

¡QUE EJEMPLO DE PATRIOTISMO!

José Antonio dijo...

Dos conceptos opuestos, de la vida:

- El del padre y el hijo que saben que la muerte no los separa; que volverán a vivir juntos al amparo de Dios y para toda la eternidad venidera. Y quieren ellos que en toda esa eternidad puedan sentirse libres de culpas y sin remordimiento de conciencia. Y saben que para ello necesitan ser honrados y no anteponer una inmediata prolongación de sus propias vidas, a sus sagrados deberes para con la sociedad patria, para con el porvenir de la Patria en el marco de su servicio a los designios de Dios.

- El concepto opuesto al anterior, el del infeliz que no ha conocido a Dios y que se ha entregado servilmente a disposición de los poderes que pretenden aniquilar la nación española, porque cree él que con toda impunidad le permiten ellos satisfacer su ambición egoísta, homicida y destructiva de “señor de la guerra”.

Ahora y Allí, en presencia de Dios, ¿hablará tan despótica y brutalmente a sus víctimas, el “señor de la guerra” que no supo ni podía ganar?

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción A G M

Ricardo Pardo Zancada dijo...

Querido amigo Chevi:
... Ademas del recuerdo que aquellos héroes merecen, la publicación que haces reviste especial importancia en estos momentos en que se está eliminando todos aquellos testimonios que puedan servir para reforzar la moral de nuestros Ejércitos y hacer desaparecer todo cuanto pueda significar su espíritu cristiano como base de sus principios morales. (véase la mutilación de nuestro Museo del Ejército, antes el primero en importancia del mundo entero.
Enhorabuena ...y mi gratitud personal como viejo militar que seré con estrellas o sin ellas, mientras viva.
Un fuerte abrazo
Viva España y su Historia (la de siempre)
Vivan nuestros Ejércitos

Chevi Sr. dijo...

Gran Jefe P.Z. (otra vez el orden de los factores sí altera el producto, como diría Santi),para nosotros tu llevas las estrellas en las bocamangas del honor, y el honor está por encima de las miserias humanas.
Siempre a tus órdenes.