ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

13/5/11

Asedio al Alcázar - 15 de agosto de 1936










Cementerio improvisado en el picadero del Alcázar para las bajas Nacionales.

Nº 20.- Sábado, 15 de agosto de 1936.


En la misma invariable situación de buen ánimo y firme esperanza del triunfo definitivo.
Nuestros «chupinazos» de artillería, que son recibidos ya con indiferencia y a los que van habituándose hasta mujeres y niños, lo fueron en mayor número que el día anterior.
Se hacían comentarios en relación con la solemne fiesta de hoy, tan universal y grandiosa en todo el mundo católico y de tanta tradición en nuestro Toledo mártir.
Los propósitos en relación con esta fiesta, que piensan celebrar tan pronto disfrutemos del triunfo, son grandiosos y consoladores.
Oímos constantemente a los médicos hablar sobre la necesidad de que se tengan en cuenta y se guarden las prescripciones dictadas en materia de evacuatorios. Llegan a afirmar que el que no atiende estas prescripciones hace más daño a sus compañeros que los mismos «pacos», laaviación y la artillería. Todas las personas razonables y de buen sentido deben ser inspectoras de estas instrucciones.
El buen espíritu de los elementos de «élite» del paisanaje al servicio de España no solamente se mantiene, sino que se acrecienta de día en día, lo mismo en la prestación del servicio de armas que en otros duros y de conveniencia para todos, con la nota de que no se ha producido una sola baja por ningún concepto, ni aun el de enfermedad, pues el buen espíritu se impone a éstas para no abandonar el puesto de honor.

HECHOS RELACIONADOS

Bajo la presidencia del general Miguel Cabanellas, durante el mes de septiembre de 1936, la Junta de Defensa Nacional deliberó sobre la elección de un Generalísimo. Estaba constituida por los generales Queipo de Llano, Gil Yuste, Orgaz, Franco, Mola, Saliquet, Dávila y Kindelán, así como por los coroneles Moreno Calderón y Montaner. El primero en votar fue Kindelán, quien dio el nombre de Franco. Siguieron con la misma postura Mola, Orgaz y todos los demás, excepto Franco, que se abstuvo por tratarse de él, y Cabanellas, que era partidario de un triunvirato en vez del mando único. Kindelán se puso posteriormente de acuerdo con Nicolás Franco, Yagüe y Millán Astray para que al cargo de Generalísimo se uniera la Jefatura del Estado. En una última reunión se arbitró la fórmula de "Jefe del Gobierno del Estado Español y Generalísimo de las Fuerzas Nacionales de Tierra, Mar y Aire". La unidad de mando fue decisiva para la victoria.
Jose V. Ruiz de Eguílaz y Mondría
Coronel de Caballería

1 comentario:

Chevi Sr. dijo...

"...no se ha producido una sola baja por ningún concepto, ni aun el de enfermedad, pues el buen espíritu se impone a éstas para no abandonar el puesto de honor".

Ni siquiera una baja por depresión, mobbing, estrés laboral...qué gente más rara.