ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

7/5/11

Asedio al Alcázar - 12 de agosto de 1936









21 de julio, 07:00 horas. El capitán Emilio Vela declara el estado de guerra. Pocas horas después la guerra empieza realmente: el Alcázar sufre el primer bombardeo.



Nº 17.-Miércoles, 12 de agosto de 1936.

El día de ayer, completamente tranquilo, sin más actuación que la de un «paqueo» persistente, aunque poco intenso. El buen espíritu persiste y con él alentadoras esperanzas en el próximo triunfo de nuestra causa. Se hacen comentarios de las noticias de nuestro anterior número y presumimos que las de hoy confirmarán aquéllas, sobre la falta de éxitos militares en ninguno de los frentes por parte del Gobierno, y si bien no podemos afirmar los propios sobre noticias concretas, por no tener más fuente de información que Unión Radio, tenemos la seguridad de que, aun teniéndolos, no los propagaría el Gobierno. Los servicios cada día se mejoran y es de alabar el elemento director de los mismos y el personal que los tiene a su cargo, todos los cuales, silenciosamente y sin brillo ni más estímulo que el cumplimiento de su deber, laboran sin descanso en el bien de todos.

Pérdidas.- Pistola «Llama», calibre 9 corto, cargador de quince cartuchos, con funda y bandolera, propiedad del teniente señor Permuy.
Pistola «Astra», calibre 6,35, con su funda, propiedad dél teniente de Infantería don Julio López Ricart.

Donativos.- Los soldados de Caballería Alfredo Molina Torre y de Infantería Máximo Gil Bautista, han entregado para la enfermería un jamón y tres gallinas. Les felicitamos por el rasgo y que cunda el ejemplo.

En depósito.- Y en nuestra Redacción se hallan: Dos llaveros (uno de once llaves grandes y otro pequeñas). Un reloj de pulsera. Un gemelo.

(Y todos o la mayor parte de los objetos anunciados con anterioridad.)
 
 HECHOS RELACIONADOS


Franco Cadete de Infantería

Cuando Franco se incorpora a la Academia de Infantería, en Toledo  con su Alcázar, escribe:

"La emoción que me producían esos lugares gloriosos, con sus piedras seculares, embargaba mi ánimo y desbordaba mis ilusiones. Lo que sí puedo decir es que en la cuna de la Infantería española, y ante la evocación de sus glorias, se desvanecían mis antiguos sueños marineros y descubría que iba a hacer algo importante en mi vida, al tener el honor de vivir bajo esos techos".


José V. Ruiz de Eguílaz y Mondría
Coronel de Caballería



2 comentarios:

Chevi Sr. dijo...

"...todos los cuales, silenciosamente y sin brillo ni más estímulo que el cumplimiento de su deber, laboran sin descanso en el bien de todos".
¡Cuantas veces nos habrán cantado esta canción en la Academia!, otro asunto es que lo hayamos aprendido, lo que sí es seguro es que estamos en ello.
Por cierto...el Jefe "rebotao" a Infantería, y es que todo no puede ser.

José Antonio dijo...

Los patrióticos sentimientos del caballero cadete Francisco Franco, todavia un adolescente entonces, se transmiten íntegros y aun aumentados a los lectores de hoy, si estos consideran de qué manera contribuyó él, después, a que la geografía nacional se cubriese de lugares gloriosos, aunque con piedras renovadas puesto que hasta las nobles piedras seculares que había se inmolaron también en defensa de España.

Pero Francisco Franco no era una excepción entre sus compañeros; aquellos adolescentes llevaban el alma española modelada desde sus familias, desde sus parroquias, desde sus escuelas. Y así fue que, recién salidos de las academias militares, todavia muchachos, se iban ellos a las unidades combatientes a ponerse al frente de los heroicos soldados de España, para guiarlos y demostrarles (aunque no lo necesitasen aquellos fieles soldados) que la milenaria patria hispana merecía que cada uno hiciese por ella cualquier sacrificio necesario: la muerte, las mutilaciones, las heridas, la fatiga, la sed, …

Es por ello, por lo que la antiEspaña trata ahora de corromper las familias y las parroquias y las escuelas, para aniquilar así el alma española. Pero desconoce la antiEspaña que mientras en nuestra geografía nacional haya piedras gloriosas y piedras dispuestas a ser gloriosas, el alma española seguirá aferrada a su milenario ¡por Dios y por España!, por muy difícil que nos lo quiera poner.

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción A G M