ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

19/4/11

Asedio al Alcázar - 30 de julio de 1936.









Interior del Museo de Santa Cruz.


Nº 5.- Jueves, 30 de julio de 1936.


Tuvimos en el día de ayer, por mañana y tarde, sendas visitas de avión; el de por la mañana, con procedencia del Sur. ¿Podrá ser enlace de nuestras columnas del Sur con las del general Mola? Por la tarde, el avión, a juzgar por un disco rojo presentado en sus alas, debía ser enemigo; ha hecho reconocimiento en dirección al Sur, hacia la carretera de Ciudad Real, y por último se alejó por Algodor. En el transporte del depósito de víveres, al parecer por algún elemento que no merece el cobijo de este histórico y heroico Alcázar, se ha cometido el abuso de quedarse con bebidas y alimentos. En el interés de todos está el evitar estos hechos y el denunciar a los autores para su debida sanción y ejemplaridad. Asimismo se ruega tengan presente las fuerzas e individuos que se alojan o prestan servicios en locales donde se hallan objetos o instrumentos de los gabinetes y museos de esta Academia, los respeten y hagan respetar y no los utilicen ni dejen utilizar para curiosidad y recreo; que el día que abandonemos, no lejano, estos históricos muros, no tenga nadie derecho ni motivo a la menor crítica; que nuestra condición de buenos españoles no la manche ninguna incorrección.

Anuncios.-

Alquileres. Habitaciones confortables, precios módicos, garantizadas de bombardeo.

Sótanos del Alcázar. Aprovechen la ocasión antes de que empiece el «baile».

Ofrecen trabajo a barbero curioso, sea quien fuere, todos los huéspedes de esta admirable e histórica mansión. Dirigirse a la Redacción y a cualquier tío con toda la barba.

Necesítase chico dispuesto y valiente, capaz de transportar, de una sola vez, varios sacos desde la Ciudad Imperial hasta el Palacio de Carlos V. No se dice el contenido de dichos sacos por temor a que todo se convierta en humo.

Compramos central eléctrica, incluso de voltaje reducido, y solamente para poner en marcha unos transmisores de radio.

En cuanto a la situación local, damos a conocer el hecho de haberse presentado varios individuos de filiación extremista solicitando pasar al Alcázar en calidad de rendidos, revelando con esto o la cobardía de los mismos o la situación angustiosa en que se hallan nuestros enemigos de la ciudad.

Orden del Sr. Comandante militar de la Plaza. -

Ha llegado a mi conocimiento que algunos individuos de los que guarecen este Alcázar se han apoderado de objetos de los gabinetes de la Academia y de propiedad particular, así como de víveres y ropas.

Si en todo momento esta acción es vituperable, hoy lo es mucho más, porque puede ser causa de desmoralización, por lo que estoy dispuesto a cortarla con toda energía; a cuyo efecto, todo aquel que sea sorprendido cometiendo tal delito, o se compruebe debidamente que lo ha llevado a cabo, será juzgado con arreglo al Código de Justicia militar.

El Comandante militar, coronel José Moscardó.- Rubricado.- Toledo, 30 de julio de 1936.
 
Los milicianos disparan desde las ventanas de las casas…


Jose V. Ruiz de Eguílaz y Mondría
Coronel de Caballería

1 comentario:

José Antonio dijo...

Empezaba a ponerse de manifiesto una desmoralizadora realidad: La existencia de “algún elemento que no merece el cobijo de este histórico y heroico Alcázar”. Aunque se referenciaba a pequeños hurtos; para los más lúcidos, aquello era un aviso de alerta sobre la presencia de elementos infiltrados por el poder frentepopulista, potenciales saboteadores –se trataba de una guerra civil organizada desde el poder gobernante–. Algunos de tales infiltrados, cuando llegaron a sentirse vigilados, optaron por formar parte de los casos de deserción habidos; pero algún otro, no sospechoso, aguantó hasta el final “para ser allí los ojos y los oídos del mando rojo”. Quizá, algún día pueda presentar datos.

En la recién estrenada sección, Anuncios, se daban con apariencia humorística instrucciones de carácter grave: ¡Desalojen las habitaciones de las plantas superiores, tienen garantizado el bombardeo cuando éste empiece de verdad! ¡El único lugar habitable cuando empiece “el baile” serán los sótanos! ¡Se necesitan voluntarios capacitados para cargar a sus espaldas pesados sacos; luego se sabría que eran los de grano de trigo que se guardaban como garantía de operaciones bancarias, en un edificio no muy alejado! Gracias a aquel trigo pudieron comer pan diario todos los sitiados. ¡No nos es posible establecer comunicación vía radio, con las otras fuerzas nacionales!

La Orden del Sr. Comandante militar de la Plaza, dejaba claro que el paternalismo afectivo debía subordinarse a la necesaria firmeza del Mando.

José Antonio Chamorro Manzano
XVI Promoción A G M