17/5/18

LA SOLEDAD DEL MANDO

















EL QUE MANDA NUNCA ACIERTA


D. Juan Guillermo González Moreno


Coronel de Intendencia 




Texto escrito por un Capellán del Ejército de los “Estados Unidos”


- Si hace poco que asumió el Mando, "aún le falta para tener la Unidad en su mano".

- Si la manda hace tiempo, "es hora de sustituido".

- Si viene de un Estado Mayor, "lleva mucho tiempo fuera de las Unidades".

- Si tiene buena experiencia de Mando, "es un rutinilla que tiene que volver a la Academia".

- Si está clasificado y ha promocionado, "le falta experiencia".

- Si asciende con la promoción, "no es ningún genio".

- Si centraliza, "debería delegar".

- Si delega, "no quiere saber nada".

- Si discute con y por lealtad las decisiones del escalón superior, "es conflictivo".

- Si coopera con ellas, "es un trepa sin personalidad".

- Si intenta que las cosas funcionen, "está creando problemas".

- Si quiere ganar tiempo con contactos directos, "va a meterse en apuros".

- Si da prioridad a la instrucción, "está descuidando la administración".

- Si da prioridad a la administración, "está descuidando la instrucción".

- Si resuelve rápido, "es un impulsivo, que no mide las consecuencias".

- Si estudia el problema antes de decidir, “es un indeciso".

- Si fiscaliza a los subordinados, "no confía en ellos."

- Sí les da libertad, "no se interesa por su trabajo".

- Si cuestiona las opiniones de sus Oficiales y Suboficiales, "les mina la moral".

- Sí mantiene el conducto reglamentario, "es inaccesible".

- Si abre la puerta a todos, "deja que sus sentimientos influyan en sus decisiones".

- Si abrevia las reuniones con su PL.M. o EMI, "estas son superficiales".

- Si las prolonga para atar cabos, "no se fía du su EM y le hace perder el tiempo".

- Si se preocupa por sus subordinados, "es blando”

- Si es duro con sus subordinados, "es un sádico”

- Si la Unidad tiene muchos arrestos, "revela su incapacidad para el Mando".

- Si no hay arrestos, "ahí cada uno hace lo que quiere".

- Si acaso algo sale mal, "hay que pasarlo a la reserva cuanto antes".









Francisco Javier de la Uz Jiménez



14/5/18

CARTA DE UN ESPAÑOL EN LA ARGENTINA Y EL PASO DE “ELCANO” POR EL CANAL BEAGLE















Reproducción de una “Carta al Director” de ABC sobre el homenaje que realizó el Buque Escuela de la Armada Española “Juan Sebastián de Elcano” a los marinos argentinos fallecidos en el submarino ARA “San Juan” y al Capitán de Fragata español Javier Montojo, fallecido en aguas antárticas cuando se encontraba a bordo del “Hespérides”.
Le escribo desde Buenos Aires, donde me han traído motivos empresariales. Como sabrá, nuestro Buque Escuela Juan Sebastián de Elcano está realizando su crucero de instrucciones junto con otros Buques Escuela, alrededor de Sudamérica. El día 23 de abril, zarpó de Buenos Aires en demanda de Ushuaia. Justo, la derrota inversa, que hizo el submarino ARA San Juan, antes de su desaparición en el Atlántico Sur.

Tuve el honor de asistir a la recepción que su Comandante, Ignacio Paz García, ofreció a bordo del barco la noche del jueves 19 de abril. Durante la velada, dio un emocionante discurso, en el que agradeció a la Armada Argentina su papel en la recuperación y traslado del cadáver de nuestro Capitán de Fragata Javier Montojo Salazar y tuvo un emotivo recuerdo de los miembros de la tripulación del ARA San Juan, caídos en aguas del Atlántico Sur. Los marinos argentinos, asistentes al acto, quedaron maravillados por sus palabras. Yo, que soy español, me emocioné vivamente.




Honores a bordo de “Elcano” para los fallecidos en el Submarino San Juan y el Capitán de Fragata Montojo / ARMADA ESPAÑOLA


Hoy les escribo abrumado por la repercusión que ha tenido en Argentina el gesto del de don Ignacio Paz García, Comandante del Buque Escuela Juan Sebastián de Elcano. Cuando el barco navegaba, coincidente con el punto donde se tuvo la última comunicación con el ARA San Juan, el Submarino desaparecido, ordenó formara toda la Tripulación, y se rindieron honores de ordenanza, en recuerdo de los marinos argentinos caídos en esas latitudes.

Se grabó un vídeo, y se ha convertido en horas en una manifestación de entusiasmo y agradecimiento por toda la Argentina. Yo personalmente he recibido decenas de mensajes de agradecimiento.

Quiero resaltar la importantísima gesta de nuestros marinos. Con un acto tan sencillo han conseguido hacer por la marca España, en la Argentina, algo que si tuviéramos que pagarlo en una campaña de publicidad hubiera costado millones de euros, y jamás habría tenido la repercusión que ha tenido. Creo que es de justicia afirmar que don Ignacio Paz García, Comandante del Buque Escuela Juan Sebastián de Elcano, es el mejor embajador de España.

Les ruego, que publiquen esta reseña como agradecimiento a él, a su Tripulación y a la Armada, por ese trabajo silencioso, constante, escondido y a la vez sublime, que hacen por todos nosotros. Que hombres como ellos sean noticia hoy.

José Benavides Córdoba


El paso de “Elcano” por el Canal Beagle y los Fueguinos

El paso del Cabo de Hornos se realiza en el contexto de la regata “Velas Latinoamérica 2018”, que organiza, en su tercera edición la Armada de Chile. Se trata de un Evento náutico que congrega cada cuatro años a los Buques Escuela suramericanos y de España y Portugal (NRP Sagres). En total habrá doce participantes.

Finalmente no pudo ser. La organización de la regata de grandes veleros de Buques Escuela “Velas Latinoamérica 2018”, decidió suspender el cruce del Cabo de Hornos ante las duras inclemencias meteorológicas.

Eso sí, el Buque Escuela “Juan Sebastián de Elcano” alcanzó en este XC Crucero de Instrucción su navegación austral histórica el pasado 8 de mayo: 55 grados y 31 minutos Sur.

La decisión de no cruzar el Cabo de Hornos fue tomada durante una reunión en la ciudad argentina de Ushuaia, donde se decidió poner rumbo directamente a la ciudad chilena de Punta Arenas, a través del Canal Beagle y los Canales Fueguinos (islas que rodean el archipiélago de Tierra de Fuego).

He aquí las impresionantes imágenes del cruce de esos canales de la regata con el Buque Escuela español, en servicio en la Armada Española desde 1928 y con el Capitán de Navío Ignacio Paz al mando de su dotación de 187 marinos.


Buque Escuela Juan Sebastián de Elcano












Paso por los Canales Fueguinos / ARMADA ESPAÑOLA


“Elcano”, luciendo bandera durante el paso del Canal Beagle /ARMADA ESPAÑOLA



























Visitantes en el puerto de Ushuaia / ARMADA ESPAÑOLA





















































Paso de los Canales Fueguinos / ARMADA ESPAÑOLA


“Elcano”, en la regata “Velas Latinoamérica 2018” / ARMADA ESPAÑOLA


“Elcano” desde el aire


“Elcano” entrando en la bahía de Rio de Janeiro

Tras Punta Arenas, la ruta del “Juan Sebastián de Elcano” seguirá a Valparaíso (Chile), El Callao (Perú), Río de Janeiro (Brasil), el paso del Canal de Panamá y Charleston (EE.UU.) para llegar a Cádiz el 11 de agosto.



Francisco Javier de la Uz Jiménez



Fuentes consultadas:





11/5/18

ALOCUCIÓN DEL SARGENTO DEL PUESTO DE LA GUARDIA CIVIL DE LA CORUÑA EN SEPTIEMBRE DE 1936

















A TODOS LOS GUARDIAS CIVILES DE LAS PROVINCIAS AÚN NO LIBERADAS 


AUTORIZADO por la superioridad, y contando con la amabilidad del Director de la emisora Radio Castilla de Burgos a quien España entera debe gratitud, me cabe la satisfacción y el honor de dirigirme a vosotros, Guardias Civiles de las provincias aún no liberadas. Y digo satisfacción, porque estoy seguro de que, si consigo hacer llegar mi voz a vosotros, por medio de este micrófono, os servirá a unos de patriótica confortación, a otros de verdadero conocimiento de la real situación de España, y afortunadamente a los menos, de recordatorio de vuestro deber; que si desgraciadamente engañados por los canallas vendidos al “Frente Popular” habéis en infausta hora olvidado, todavía tenéis la suerte de estar a tiempo de rectificar, limpiando con vuestra sangre si es necesario, y con vuestro valor al Servicio de este gran Movimiento de salvación de nuestra querida España, el borrón que habéis estampado con vuestra pasividad en la brillante historia de nuestra Guardia Civil con más de 90 años de existencia sin mancha en su intangible lema: EL HONOR.

Para que sepáis quién os habla y no puedan engañaros vuestros tiranos, os diré quién soy, por ser conocido debido a mi procedencia y otras circunstancias en todas las Comandancias. En todas ellas tengo amigos y con-discípulos de Valdemoro, así es que no cabe engaño. Me llamo Manuel Santos Otero, Sargento de Caballería, y desempeño el cargo de Comandante del Puesto de La Coruña; soy nieto por ambas ramas de Guardia Civil; hijo de Guardia Civil; hermano de tres Guardias Civiles más y, por lo tanto, Guardia Civil hasta la médula, que es, ha sido, y será siempre mi mayor honra y timbre de gloria, siendo mi único mérito -y lo digo con orgullo- formar parte de ésta que pudiéramos llamar dinastía de Guardias Civiles, pues los hay en mi familia desde la fundación del Cuerpo.

Dicho esto no cabe pensar que pueda engañaros. Ante los que me conocéis no necesito esta justificación. Pues bien, queridos compañeros de este glorioso Instituto, yo deseo haceros saber que sólo unas pocas provincias de la Península -cuyo corto número va disminuyendo rápidamente- quedan por liberar de la odiosa y repugnante opresión de los marxistas, y con vuestra actitud pasiva, indecisa, o algo peor, estáis alentando a los malditos rojos entre los que me figuro pelean, ayudándoles, por estar igualmente engañados, muchos obreros honrados que tienen fe en vosotros y en los que una determinación patriótica y enérgica por vuestra parte, les haría ver la realidad de la situación que cuidadosamente, y con toda la perfidia de que son capaces, les ocultan los directivos al servicio de Rusia.

Esta actitud vuestra haría reaccionar a los timoratos y elementos de esas poblaciones que se ven perseguidos y faltos de amparo y ayuda. Me consta que si no lo hacéis es por desconocimiento de la situación y del brío con que resurge la nueva España, debido a no tener más noticias que los embustes que lanzan desde sus emisoras los de ese mal llamado Gobierno de Madrid, y los pedantes, grotescos y malvados telegrafistas de aquella capital, dirigidos por esa lechuza apellidado Marín Caire, pájaro de mal agüero del bolchevista sindicato de telégrafos, al cual hace dúo el Suboficial del Destacamento del Palacio de Comunicaciones que, más que hablar, babosea y al que no quiero nombrar ni adjetivar como se merece por respeto al Uniforme que indignamente viste para vergüenza de todos nosotros. Menos mal que será por muy poco tiempo, y pensamos arrancárselo a tiras antes de fusilarlo, si es que se le concede ese honor. Este desdichado a quien dentro de su ruindad hay que agradecerle el que ya no se considere Guardia Civil toda vez que dice pertenecer a esa flamante Guardia Nacional Republicana, es harto conocido por los Guardias y Clases de Madrid. Y por lo que respecta a los de provincias, no vale la pena describíroslo, pues si alguna vez lo habéis oído, su voz cascada lo retrata y os habréis dado cuenta de que se trata de uno de esos tipos que estaban en el Cuerpo por la benevolencia del mando y por verdadero milagro. Supongo me habréis comprendido, pues bien como este tipo son los demás desdichados compañeros -muy pocos por cierto- que simpatizaban con el funesto Frente Popular. ¿Sabéis por qué? Sencillamente porque en un Régimen de Dignidad y de Justicia no podrán ser Guardias Civiles ni personas decentes en sitio alguno.

¡Compañeros! Esos Jefes o Clases que os han engañado arrastrándoos a enfrentaros con nuestro glorioso Ejército Nacional que con valor sereno, pujante brío y acierto inigualable está recobrando a España de las garras de la barbarie marxista al servicio de Moscú, os han colocado frente a frente a vuestros compañeros, o vuestros hermanos de esta gran familia Benemérita que para bien de España fundó el insigne Duque de Ahumada, cuyo espíritu seguro estoy maldice a los que se olvidaron su Deber y de su Honor haciendo armas contra sus hermanos de 33 Comandancias de provincia, y contra sus compañeros del Ejército al servicio de España.

“Unidad de sentimientos, honor y buen nombre a la Institución” dice nuestro Reglamento Militar. Somos 33 provincias las que estamos subordinadas a las órdenes del Gobierno de Burgos, único legítimo en España.

¿Os dais cuenta de quién preside este Gobierno? El General Cabanellas, de gratísima memoria en el Cuerpo, el General bueno, afable, verdadero demócrata a quien tanto debemos los Guardias Civiles; nuestro defensor paladín, en tiempos de política borrascosa, de nuestro prestigio ante aquellos a quien hoy defendéis. Comparadlo con quien lo relevó en su última etapa de Inspector General, y queda hecho su mejor elogio.

¿Sabéis que los Ejércitos Nacionales del Norte y del Sur están mandados por los Generales Mola y Franco? ¿Con quién cuenta el Frente Popular para poner frente a estos gloriosos caudillos?

¿Qué prestigiosas figuras tiene el Ejército de la anti-Patria? Reflexionad, y daros la respuesta vosotros mismos.

¡Compañeros! Es inconcebible que, ni un día más, acatéis a ese Gobierno comunista de Madrid formado por enemigos de España y enemigos particulares en particular de la Guardia Civil, a cuya Institución tienen jurado odio a muerte. ¿Es que os habéis olvidado ya de nuestros días trágicos, de nuestros mártires, de nuestros huérfanos cuyos padres asesinados a mansalva por el solo hecho de ser Guardia Civiles os tienen que maldecir al saberos obedientes a las órdenes de Largo Caballero?






En el verano de 1933 declaró sobre su nueva línea doctrinal y estratégica: “Hoy estoy convencido de que realizar la obra socialista dentro de una democracia burguesa es imposible; después de la República ya no puede venir más que nuestro régimen”.









Francisco Largo Caballero.1927

Largo Caballero: iEnemigo Público nº 1 de la Guardia Civil, convertido en Jefe supremo de ella! ¡Qué sarcasmo! Es el colmo que os dejéis mandar por quien hace cuatro días ordenaba o consentía a sus hordas de pistoleros y asesinos que os atacasen y matasen como alimañas. Nadie más que él es el responsable de las agresiones de que fuimos víctimas por sus correligionarios en esos pueblos de Andalucía, Extremadura, Castilla y Asturias. Predicó públicamente nuestro exterminio y nos llamaba “La bestia de charol”, envenenando conciencias  de pobres trabajadores a los que llegó a convencer de que éramos su peor enemigo, haciendo que nos declarasen odio y guerra a muerte. ¿Es posible que hayáis olvidado todo esto? ¿Es posible que hayáis olvidado nuestros muertos, cuyas vidas segaron a traición e impunemente, las pistolas y dinamita marxistas?

No; no podéis haberlo olvidado. La presencia de este personaje y la de otros no menos odiosos en ese mal llamado Gobierno; lo recordará constantemente.

No es posible que Guardias Civiles, tales dignos y conscientes, puedan obedecer y acatar a esos asesinos, a los asesinos de España, a los atracadores de Bancos, ladrones del oro Nacional; a esos Jefes del desorden y directores de criminales bandas de pistoleros que no conocen más Dios ni más Ley que su pistola contra aquellos que no piensen como ellos. No es posible que vosotros obedezcáis a esos forajidos teniendo como tenéis arraigado el concepto del Deber, y como primordial Obligación, el mantenimiento del Orden Público y la protección de personas y propiedades. 




















Francisco Javier Girón y Ezpeleta. 
Duque de Ahumada



Si nuestra Cartilla, la Cartilla del Duque de Ahumada, nos manda ser un pronóstico feliz para el afligido, y el Reglamento nos impone la obligación de acudir en auxilio de toda persona que se vea en algún peligro o desgracia, debéis de sacudir el yugo marxista que os tiraniza aunque sea a costa de la propia vida y acudir a nuestros filas, que son las vuestras, porque en ellas está vuestro puesto y vuestro Honor. Y no porque España esté en peligro -que gracias a Dios ya está libre de él- sino porque están en desgracia y en peligro muchos españoles que desventuradamente viven y no han podido huir de esas poblaciones, y vuestra obligación es protegerlas y defenderlas atacando a los criminales sin contar su número.

¡Compañeros! ¡Guardias Civiles! Levantad vuestras cabezas. Elevad vuestros corazones, y, al grito de ¡Viva España¡ y ¡Viva la Guardia Civil! uníos a nuestras Tropas por los medios que podáis y en los distintos Frentes, al igual que lo han hecho ya otros mucho con sus Jefes y Oficiales, o aisladamente, según les ha sido posible.

¡VIVA ESPAÑA!    ¡VIVA ESPAÑA!

¡ARRIBA ESPAÑA!





Francisco Javier de la Uz Jiménez



6/5/18

SOLDADO JORGE TREJO, RGTO. DE INFANTERÍA “SABOYA Nº 6”

















REVISTA TIERRA


http://www.ejercito.mde.es/personal/cruces_rojas/003-diez_minutos.html



Diez minutos no es mucho. Diez minutos pasan fugaces. Pero el tiempo, a veces, se queda quieto y dormido y decide no moverse por más que las arenas del desierto sigan agitándose fuera. La noche está tranquila y duran-te una hora y cincuenta minutos nada parece prever que el tiempo va a detenerse por unos instantes.

Son las 23.15 del día 7 abril de 2004 y el Soldado Jorge Trejo se encuentra realizando su Servicio de Guardia de Seguridad en la garita del palmeral de Base "España" en Diwaniyah (Irak). Sólo le quedan diez minutos para terminar su Guardia y él sabe que eso es poco. Hasta ahora la Guardia, como la noche, ha sido tranquila y pronto llegará el relevo. ¡Qué son diez minutos! El silencio lo ha acompañado hasta ahora mientras ha estado observando con precisión de relojero toda la geometría de las calles, algún que otro cuerpo presuroso que caminaba evitando el abandono de la noche y unos vehículos que no resultaban extraños en ese paisaje.


Foto Oficial del Soldado Jorge Trejo

No hacía mucho que el Jefe de la Guardia, el Teniente Merino, se había acercado al puesto para realizar una ronda. Jorge le dio novedades y le informó que las pilas de la radio se estaban agotando. El Teniente Merino le dijo que en el siguiente relevo las traería y que le quedaban algo más de diez minutos; para, a continuación, marcharse a recibir novedades de otro puesto. Jorge sabe que diez minutos no es mucho, que pasan volando.

Pero esto es Irak; y el Soldado Jorge Trejo, perteneciente al Regimiento "Saboya" n° 6 se encuentra de Guardia en la garita del palmeral. Se ven unas palmeras en la hondonada, varios montículos que rodean la Base acompañando a una vieja muralla y la sombra de la garita, reflejada por la luna color de arena donde Jorge hace Guardia esperando que pasen diez minutos, está protegida por una montaña de sacos terreros; un lugar y un tiempo que se unen para que cada uno cumpla con su destino.

Ya quedan menos de diez minutos para que acabe su Guardia y llegue el relevo, piensa que cuando terminé el Servicio se fumará un cigarrillo y se sentará un rato a mirar el cielo de la noche, que en Irak rápido se llena de Jorge ha divisado sombras y se mantiene en alerta ante cualquier movimiento que pueda resultar extraño estrellas y calma cualquier espíritu. Pura tranquilidad.

Jorge sigue atento los movimientos en el exterior. Ha divisado sombras y se mantiene alerta a cualquier movimiento extraño. En la noche sabe que el principal de los sentidos es el oído, y presto lo despierta cuando escucha un sonido que reconoce rápidamente. Ha oído el característico ruido de una granada de mortero saliendo del tubo, el silencio de la noche lo ayuda y, sin dudar, informa por radio al Cuerpo de Guardia. La granada explosiona a unos metros de él y ya sabe que están siendo atacados.




Imagen de 2004 del General Fulgencio Coll (izquierda), dirigiéndose a los Soldados de la Brigada 'Plus Ultra', con Base principal en la ciudad de Diwaniya (Irak). EFE/Ballestero


EL ATAQUE 

Jorge sabe que la garita del palmeral está cerca del helipuerto y que ése, posiblemente, es el objetivo del ataque del Ejército del Mahdi. A la vez, desde el suroeste comienza a recibir fuego de fusilería y se protege de los impactos en la garita mientras responde al fuego con fuego. Está solo y las granadas de mortero siguen cayendo a su alrededor. Acaba de ver pasar sobre su cabeza un cohete (RPG). Él es la única puerta y el único muro que impide la entrada del enemigo. Decide que aguantará en su Puesto y que lo defenderá a toda costa. Se imagina que pronto vendrán en su ayuda.

Es de noche y el silencio se ha tornado en un fragor de batalla repentino. Jorge sigue recibiendo fuego de RPG y fusilería continuo y cree que los atacantes están situados a no más de cincuenta metros detrás de la alambrada. Ha terminado el primer cargador, se quita el Porta-Equipos de Combate (PECO), saca los cuatro cargadores que le quedan y echa el PECO a un lado con el desdén de quien sabe que lo único que necesita tener a mano es la munición. Coge un cargador, vuelve a montar el arma y deja los tres cargadores restantes sobre los sacos terreros.

Cuando puede, sigue informando al Cuerpo de Guardia de cuanto ve. A su espalda, batiendo la noche, una ametralladora que ha colocado el equipo EOD empieza a apoyarle por el fuego. Ya sabe que sus compañeros están ahí, aunque todavía no pueden acercarse porque el fuego de mortero es muy intenso. Sabe que tomó, desde el primer momento, la decisión acertada: aguantar el ataque, informar de éste y resistir hasta recibir apoyos para repelerlo; y cuando uno está solo esa decisión no es fácil.

Las inmediaciones del Puesto están llenas de metralla. Ha identificado los orígenes del fuego y lo comunica al Jefe de la Guardia. Los atacantes siguen lanzando granadas con intención de alcanzar los helicópteros estacionados en la explanada; pero Jorge, haciendo fuego tiro a tiro, no está dispuesto con su acción a permitirlo; y persiste en reflejar el fuego con el fuego y devolver los ataques con la obstinada resistencia, como si fuera un espejo infinito de batalla. Siguen lloviendo disparos por todos lados y Jorge sigue aguantando en su posición, que defenderá a toda costa.

Viñeta: Esteban



No es la primera vez que disparan al Soldado Trejo, porque ya ha participado en varias acciones de combate con su unidad; como la ocurrida en el mercado de Diwaniyah la noche anterior, y la que al día siguiente resultaría de la emboscada donde sería herido el Capitán de su Compañía. Pero como el azar no se está quieto, ni tan siquiera a falta de diez minutos para que le hagan el relevo del Servicio de Guardia, de nuevo tiene que demostrar valor, serenidad e iniciativa.

Él sabe que con un Soldado empieza toda defensa y con un Soldado empieza todo ataque; con un Soldado como él, que estando solo en su garita hizo lo que tenía que hacer, porque sabía que el que tuviere orden de conservar su puesto a toda costa lo hará.

Pero bueno, todavía le quedan diez minutos para terminar su Guardia y tan solo piensa en mantenerse alerta hasta el final; y cuando le hagan el relevo se fumará un cigarrillo y se sentará un rato a mirar el cielo de la noche, que en Irak rápido se llena de estrellas, y calman cualquier espíritu. Solo le quedan diez minutos; y eso no es mucho.





COMPLETANDO INFORMACIÓN

La Brigada "Plus Ultra II” –sobre la base  de la Brigada "Extremadura XI”— estaba formada por 1.300 militares españoles y por 1.100 centroamericanos (salvadoreños, hondureños y dominicanos). Inició su despliegue en Irak el 15 de diciembre. Formaba parte de la División Multinacional hispano-polaca que llevaba a cabo funciones de reconstrucción del país y mantenimiento de la Seguridad.

 El Soldado Trejo no recuerda cuanto tiempo estuvieron haciendo fuego aquella noche —con una ametralladora, desde un BMR situado en la puerta lateral, la ametralladora mencionada en el texto y él—, pero fue muy intenso. Lo que sí sabe es que consiguieron que el enemigo se batiera en retirada ya a Ios pocos días le propusieron para la Cruz del Mérito Militar con distintivo Rojo.




Francisco Javier de la Uz Jiménez