14/11/18

EL ROSTRO ESPAÑOL DE MODA EN EEUU HÉROE DE GUERRA EN AFGANISTÁN



















El rostro de moda en EEUU por cantar el himno: católico de misa diaria, español y héroe de guerra





Alejandro Villanueva se ha convertido en noticia en todo el mundo de manera involuntaria



Su rostro ha dado la vuelta al mundo desde el domingo en toda la prensa deportiva y generalista de todo el mundo. Alejandro Villanueva, español nacido en EEUU, es atacante de los Pittsburgh Steelers de la NFL, y ha sido involuntariamente conocido por ser el único jugador de su equipo que salió al campo a escuchar el himno estadounidense antes del partido mientras el resto de sus compañeros protestaba contra el Presidente Trump.

Pese a haber pedido perdón a sus compañeros, Villanueva se ha convertido en un héroe para unos por su defensa del himno mientras ha sido criticado por otros no haber secundado la iniciativa liderada por sus compañeros de raza negra, que acusan al Presidente de racista.


Héroe de guerra en Afganistán

Lo que nadie duda en Estados Unidos de este jugador hispano-americano de 2,06 metros de altura y 145 kilos es de su amor por la gente del país en el que vive. Antes de ser profesional y de firmar un contrato de 24 millones de dólares, Alejandro se licenció en West Point. Sirvió en las Fuerzas Armadas siendo destinado tres veces en Afganistán, donde rescató a compañeros heridos en medio del fuego enemigo, lo que le valió ser condecorado con la Estrella de Bronce.

Pero menos conocido es que para servir a la gente, para superar los traumas de la guerra y para hacer un mundo más justo, Villanueva se apoya en Dios y en la Iglesia Católica, en la que se ha escudado en todo momento.

Hijo de católicos españoles y criado en Cádiz

En una entrevista en el National Catholic Register, Villanueva explicaba que aunque nació en “Mississipi, pasé la mayor parte de mi infancia en España, un país en su mayor parte católico. Las creencias religiosas impregnan  la cultura allí de muchas maneras, hasta el punto de que realmente no se aprecian, simplemente se dan por sentado. Eso es lo que hice cuando era niño, y esa mentalidad continuó cuando mi familia regresó a los Estados Unidos en 2001".

Alejandro es hijo de un Oficial de la Armada española destinado en la OTAN, motivo por el cual viajó tanto de niño aunque la mayor parte de la infancia la pasó en Cádiz.

El atacante de los Steelers recordaba cómo le ayudó su fe en su etapa como militar y aseguraba que “cuando te envían a la guerra tienes que encontrar una manera de lidiar con el miedo que inevitablemente entra en tu corazón. Hay tantas incertidumbres acerca de lo que está por venir que tienes que conseguir ayuda de alguna parte, y el mejor lugar para encontrar ese apoyo es la Iglesia Católica”.




Alejandro, destacando por su altura a la izquierda de la imagen, en una de sus misiones en Afganistán

Si estás bien con Dios, "todo lo demás está bien"

Entrando en su experiencia de fe, Villanueva añadía que para él “la religión es una relación profundamente personal con Dios” y confiesa que es “cómo se siente más cómodo”.

“Si estás bien con Dios, todo lo demás está bien; si no estás bien con Él, todo lo demás está fuera de lugar. Estar conectado con Dios es lo más importante que existe”, afirmaba convencido.

Católico de Misa diaria

El héroe de guerra agregaba que si no se reza y no se guardan los Mandamientos, la persona que esté al lado se puede convertir en una distracción que separe de Dios. Por ello, confesaba que por eso mismo “disfruto de asistir a Misa entre semana casi más que a la del domingo, porque la Misa del día conduce más a la oración”.



Esta afirmación la explicaba afirmando que en la Misa dominical encuentra muchos obstáculos para estar en espíritu de oración. Citaba la música fuerte, la gente hablando entre ella o las personas vestidas como si fueran a la playa. “La Misa entre semana es mucho más tranquila, lo que hace que la oración sea mucho más fácil. Entonces puedes ver lo que hay mal en tu alma y puedes encontrar ánimo para hacer algo como ir a la confesión”.



La importancia de la confesión en su vida

Precisamente, este Sacramento es vital para Villanueva pues cuando se reza “vemos que hemos faltado a lo que Dios quiere de nosotros, y el siguiente paso es pedir perdón. Esto es lo que se manifiesta en el sacramento de la confesión: es el hijo pródigo regresando a su padre amoroso, que conoce su debilidad y está más que dispuesto a darle la bienvenida a su hogar”.

Pero sobre todo, Villanueva se considera hijo de la Iglesia y beneficiario de la herencia de la fe que ha transmitido desde hace más de 2.000 años. Por ello, destacaba la “pureza de la doctrina” de la Iglesia.





"La Iglesia es esencialmente la misma que con San Pedro"



“Tenemos las enseñanzas y Sacramentos que Jesús nos dio. Los hemos conservado y transmitido a través de las generaciones para que, aún hoy, la Iglesia sea esencialmente la misma que en tiempos de San Pedro. San Pedro y los otros apóstoles predicaron la Buena Noticia, bautizaron, celebraron la Eucaristía y la confesión, básicamente viviendo el Mandamiento de Jesús en Mateo 28, que muestra cómo Él está con nosotros hoy tanto como lo estaba hace 2.000 años”, añadía.

Y por último, el jugador de fútbol americano quiso resaltar que también le gusta de la Iglesia las impresionantes obras de caridad que realiza: fundar escuelas, hospitales, orfanatos o refugios para personas sin hogar. Todas estas cosas surgieron inicialmente de motivos religiosos, pero la Iglesia ha tenido tal influencia, incluso en culturas seculares, que muchas de sus instituciones son necesarias para cualquier sociedad civilizada”.




Francisco Javier de la Uz Jiménez



9/11/18

LYDIA VALENTÍN

















BICAMPEONA DEL MUNDO


Con 249 kilos logró repetir el título de 2017, aunque en una nueva categoría (81 kg). Fue oro en arrancada y bronce en dos tiempos. Naumava y Salazar cerraron el podio.




Chevi Sr.

25/10/18

LA REPRESIÓN DE POSGUERRA















Durante años, la izquierda insistió en la represión durante la guerra, exagerando sin tasa la derechista para encubrir y justificar la de la izquierda.



¿DE QUIÉNES FUERON VÍCTIMAS LOS FUSILADOS DE POSGUERRA?


Pío Moa



A través de los medios basura, el gobierno de D. Pedro Saunas Tesis, hombre de honor y dignidad, según nos informa él mismo, está montando una gran campaña sobre las “víctimas del franquismo”, en especial los fusilados después de la guerra. Pero ¿por qué fueron fusilados? Según ellos, por ser honrados republicanos que se limitaban a “pensar diferente” de Franco. Así que vamos por partes. ¿Qué pensaban aquellas víctimas? Como seguidores del Frente Popular “pensaban” que en España debía imponerse un régimen totalitario, y que si en el proceso la nación se dividía en varios estados, pues tampoco pasaba nada o era incluso deseable. Pero tampoco es cierto que fueran fusilados por eso. Casi todos lo fueron después de Juicios, en los que no se alegaban sus “modos de pensar”, sino crímenes concretos y a menudo espeluznantes, torturas, etc. Todo lo cual sabemos que se produjo con mucha abundancia en la zona del Frente popular. Por eso los actuales totalitarios de la “memoria histórica” quieren invalidar todos los Juicios. Así, todos son simplemente “víctimas del franquismo”, con los cuales se identifican y solidarizan  evidentemente los políticos del PSOE. Los políticos de los ERE, las cajas de ahorros, el rescate de la ETA, el apoyo a los separatistas, los másteres, las saunas y demás. Y más en general  los este tercer Frente Popular que amenaza al país.


El número de fusilados de posguerra va a resultar finalmente que ascendió a unos 12.000, conmutándose otras tantas sentencias a cadena perpetua… que no solía pasar de los seis años. Sin duda cayeron algunos inocentes entre los capturados, dada la emocionalidad de los tiempos, pero lo normal fue lo contrario. Ahora bien, ¿por qué cayeron en manos de los vencedores tantos criminales? Aquí está la clave de todo. Cuando la derrota se hizo inminente, en Cataluña y luego en el centro, los jefes del PSOE, que habían organizado las chekas y una represión realmente sádica,  huyeron al exterior sin preocuparse de los sicarios que dejaban atrás. En Cataluña, obligaron a marchar con ellos a una masa de población que en cuanto pudo se volvió de Francia a España (en el mismo año 1939 habían vuelto más de dos tercios de los 400.000 - 500.000 que pasaron la frontera), pero muchos implicados en crímenes fueron dejados atrás en la apresurada fuga. Y en el centro ocurrió lo mismo en mayor medida. Cualquier dirigente responsable se preocupa de salvar en primer lugar, o al menos en segundo lugar, a los que han cumplido sus órdenes criminales y que se exponen a lo peor si los captura el enemigo.

Pero los dirigentes del PSOE pensaban de otro modo. No solo se habían preocupado de organizar aquellas terroríficas chekas, sino además de organizar el robo sistemático de todo tipo de bienes, particulares de los bancos, alhajas de los montes de piedad, pertenecientes al patrimonio histórico-artístico, etc. Este gigantesco expolio, acompañado de destrucciones, no lo organizaron en el último momento, sino desde poco después de recomenzada la guerra. Negrín, su principal organizador y uno de los grandes líderes históricos del PSOE, se jactaba abiertamente de aquellas medidas. Todo esto lo he explicado de modo suficiente en “Los mitos de la Guerra Civil”, con datos procedentes del propio PSOE y nunca rebatidos. Por lo tanto, si hemos de hablar de víctimas, hay que adjudicar la autoría, en primer lugar, a los jefes del PSOE, que se fueron con sus tesoros sin preocuparse de sus sicarios. Y a los jefes del resto  del Frente Popular, pero muy especialmente de este partido y gobierno actual, que no han aprendido nada de la historia y no cesan de instrumentar y subvencionar  campañas de odio y mentiras, al paso que pretenden ultrajar los restos del hombre que libró al país de ellos.

Y digamos, para concluir,  que el PSOE, tan activo durante la guerra y antes en organizar terrorismo, violencias diversas y golpes de Estado, no hizo durante el franquismo oposición alguna significativa al régimen. Los comunistas sí la hicieron, arriesgándose seriamente a menudo.  El valor que le faltó entonces  a los socialistas lo “demuestran” cuarenta años después tratando de profanar la tumba de Franco y aplastar las libertades básicas de la democracia. He dicho en tuíter que alguien que hace política en ese partido o es un completo cínico con rasgos de delincuente o es un completo ignorante de su historia. Y la ignorancia a estas alturas no es de recibo.  Y ya está bien. Hay que parar estas canalladas que amenazan la convivencia social y la estabilidad de la propia Nación.





Francisco Javier de la Uz Jiménez

23/10/18

EL ESPAÑOL Y LOS SABLES
















EL ESPAÑOL Y LOS SABLES


Vicente García Dolz, Coronel de Intendencia del Ejército del Aire (R): “¡Cuánta razón tenía Franco cuando no cesaba de advertirnos que los enemigos de España no cesarían en su asqueroso esfuerzo por convertir a la Patria en un cadáver hediondo!”




Frente a la puerta principal de la Academia de Caballería, en Valladolid, hay un grupo escultórico de Benlliure, formado por cinco jinetes de diversas épocas de nuestra historia militar. Uno de ellos se lanza a la carga con el rostro crispado, blandiendo un sable. Pues bien: los vallisoletanos han robado varias veces la hoja del sable de este Soldado de metal. Las autoridades de la Academia han tenido que proteger el grupo escultórico con una valla metálica de agudas puntas. Hasta Lola me dijo varias veces que ella quería ese sable, o su hoja. Para satisfacer los deseos castrenses de Lola –era vallisoletana– le regalé dos bonitos sables, sujetos en una panoplia de paño rojo.



Monumento a los Héroes de Alcántara. Mariano Benlliure


El catalán Ramón Casas, en su cuadro La huelga, pintó un Guardia Civil a caballo, cargando, sable en ristre, contra los huelguistas. Empleaba el sable para golpearles de plano, no con el filo del arma, naturalmente. Unamuno criticó tal uso del sable, afirmando que tal arma no debiera emplearse para golpear de plano, sino con el filo, pues el sable existe para cometidos bélicos, no para las relaciones laborales. En consecuencia, las Fuerzas de Orden Público acabaron golpeando al personal con porras, no con sables.




Ramón Casas - “La carga. Barcelona, 1902″

La última vez que los Soldados emplearon sables en el combate fueron los de la Caballería Nacional del General Monasterio, en nuestra última guerra civil. Luego, los sables y espadones quedaron en las tiendas de artículos toledanos, para satisfacer el deseo oculto del español, que es el de poseer un sable o espadón. Si los norteamericanos quieren tener armas de fuego para sus escabechinas en los colegios infantiles y en los cines, el deseo de los españoles es el de tener un sable, pues aunque somos un pueblo muy antimilitarista, somos muy guerreros. Lo más opuesto al militar es el guerrero.



Columna de Caballería al mando del General Monasterio (1ª División de Caballería). Su carga contra la primera línea republicana en la batalla de Alfambra, fue decisiva en la caída del frente.

Luego, en la transición, los periodistas hablaban del “ruido de sables”, cuando los militares se cabreaban en los Cuarteles, verdaderamente o no.

El Quijote, nuestra biblia nacional, es un libro militar (o guerrero, mejor dicho), el libro de un hombre que se sueña, militar de entonces y por libre. Don Quijote constituye por sí mismo todo un Ejército. Un Ejército que consta de él solo y, todo lo más, de Sancho Panza como pechero que nunca da el pecho. Claro, que Cervantes, antiguo Soldado, ironiza sobre el militarismo de su personaje.

Algunos idealistas literarios hablaron de “desmilitarizar el Quijote”, pero Cervantes fue lo suficiente y necesariamente ambiguo como para que esa desmilitarización nunca fuera del todo posible. Y cabe preguntarse si el militarismo nacional nace del famoso libro o si el famoso libro es consecuencia de nuestro espíritu guerrero. Según la Historia, los pueblos labradores se fincan en determinado lugar y no hacen guerra o, todo lo más, una guerra defensiva. Los pueblos nómadas, pastoreadores, cazadores, son los que viven en guerra y trashumancia.


Don Quijote y Sancho Panza


Hay que pensar que cuando nació el diálogo Norte-Sur, con la invasión de las gentes del Norte, quienes llegaron a la Península Ibérica fueron grupos de la segunda condición. Y de ahí el carácter litigioso de todo lo que pasó en España hasta que se constituyera como tal, y de lo que ha sucedido después. De ahí, asimismo, el culto al Guerrero, al Caballero andante, al Militar romántico, al Caudillo providencial, cultos todos ellos que parecen muy nuestros. Aquí, los grandes ingenios del Sigo de Oro fueron Clérigos o Militares. O funcionarios los menos afortunados, como Cervantes (que quizás por ello sueña y crea un Caballero armado). Quevedo, ya que no militar, es muy militante, en favor del de Osuna o en contra del de Olivares. Pero siempre con la espada en la mano. O con la pluma, que aún cortaba más.

Poco educado en liberalismos y democracias, este pueblo ha tenido siempre un respeto como irracional por el sable. Claro, que el sable se ha impuesto con frecuencia en nuestra Historia, aunque el maridaje pueblo-milicia es aquí más complejo que una mera imposición. Hubo un tiempo en que sólo era otra cosa el que no podía ser militar. Y más que la vocación numerosa por la milicia, que llegó a tener gran rango social, nos interesaría estudiar la impregnación de militarismo en la vida civil o, dicho de otro modo, la evidencia del Cuartel como generador de fórmulas civiles de convivencia. Pero Aznar, el que hablaba en catalán en la intimidad, obedeció a Jordi Pujol y se pusieron de acuerdo para suprimir el Servicio Militar. Y se acabaron las impregnaciones mencionadas. Naturalmente, los jóvenes dejaron de acostumbrarse a madrugar un poco y a obedecer a sus jefes, ya no sólo en el Cuartel, sino en el trabajo. Aquello resultó desastroso. Lo estamos pagando ahora, en plena crisis no sólo económica, sino de valores. La misma España es discutida y discutible. ¡Si Cervantes y Quevedo levantaran la cabeza!…

José Antonio Primo de Rivera dijo que la vida es milicia. Pero ya nada es milicia, ni espíritu de sacrificio, ni sables, ni nada de nada. La vida de ahora es una juerga porrera, alcoholizada y nihilista.

En los demás países de la vieja Europa también se creía en el sable. Pero Shakespeare monta todo su teatro como denuncia y denigración de los reyes de Europa, Inglaterra incluida. Aquí, Lope y Calderón urden su teatro para justificar a esos reyes. Hay en España, sin duda, a través de su Historia, más superstición del sable que en otros países.


General Baldomero Espartero

Evaristo de San Miguel, Prim, O´Donell, Serrano, Espartero, Narváez (El Espadón de Loja), Zumalacárregui… sables de la panoplia liberal y sables de la panoplia reaccionaria, o incluso carlista. Esta ambivalencia del sable es lo que más justifica a todos. Unos se redimen con los otros. El sable nacional era el acero imparcial que cortaba el nudo gordiano de las grandes ataduras circunstanciales. Ser militar era lo más español que se podía ser. Un arquitecto, un juez, un comerciante, un periodista, un científico, un político incluso, se encontraban como disminuidos ante ese Quijote con galones y sable que era el militar. Todo esto ha decaído incluso en lo matrimonial. Es mejor casarse con un ejecutivo multinacional. Hemos pasado del erotismo del sable al erotismo de la jet, igualmente priápicos. Y ha decaído en las mujeres, que son las únicas que han hecho su revolución en España, aunque el modelo Castrense sigue vivo y oculto en las almas de muchos varones. Sigue habiendo miles y miles de españoles que sueñan con tener un sable del abuelo en el vestíbulo de su casa, entre la orla universitaria y las fotos de los niños.

Hace poco, en España, el grupo civil más cercano a lo militar era el político. Todo político, de derechas o de izquierdas, era un militar sin sable (visible). Ahora, todo político ya no es nada, excepto sospechoso de ladrón (por algo será). Los españoles ya están hartos de los políticos, quizás porque han renunciado a su deseo oculto de poseer un sable

Vicente García Dolz



Francisco Javier de la Uz Jiménez


16/10/18

BRINDIS DE DON DIEGO HERNANDO DE ACUÑA













BRINDIS DE DON DIEGO HERNANDO DE ACUÑA



Diego Hernando de Acuña


Poeta y Capitán de los viejos Tercios de la Infantería española



“No os preguntarán por mí,

que en estos tiempos a nadie

le da lustre haber nacido

segundón en casa grande;

pero si pregunta alguno,

bueno será contestarle

que, español, a toda vena

amé, reñí, di mi sangre,

pensé poco, recé mucho,

jugué bien, perdí bastante

y, porque esa empresa loca

que nunca debió tentarme,

que, perdiendo ofende a todos,

que, triunfando alcanza a nadie,

no quise salir del mundo

sin poner mi pica en Flandes”.


“¡Por España!

y el que quiera defenderla

honrado muera;

y el que traidor la abandone

no encuentre quien le perdone,

ni en Tierra Santa cobijo,

ni una Cruz en sus despojos,

ni la mano de un buen hijo

para cerrarle los ojos”.

¡Por España!

¡Viva España!








Francisco Javier de la Uz Jiménez