ESE EJÉRCITO QUE VES.
Y así, de modestia llenos,
a los más viejos verás,
tratando de ser lo más,
y de parecer lo menos.
Poetas Muertos
INICIO

3/12/16

LA GUERRA EN CURSO












El Coronel, y sin embargo amigo..., Juan Valenzuela nos manda esto:

UNA CLASE MAGISTRAL DE HISTORIA UNIVERSAL
 – LA GUERRA EN CURSO –



30 OCTUBRE, 2016
Una continuidad de enfrentamientos desde Maraton, Salamina, Platea, Lepanto, Viena, Nueva York, la era de las batallas decisivas enfrentando ejércitos ha terminado, ahora estamos en una guerra, no digo quien tiene razón, quien es culpable ni sermoneo sobre el tema.
Pero que estamos en guerra, no cabe la menor duda, y no es la guerra al estilo de Waterloo o Normandía o Stalingrado, es una guerra de miles de hechos acumulados, esporádicos, de guerrillas, sin
declaraciones ni banderas ni cargas de caballería, y a eso se enfrenta Europa y sus posibilidades, honestamente, no son las mejores, basta saber un poco de historia.

Una cosa es integración… ¡Bienvenida! … pero no se engañen, acá estamos frente a una invasión a toda regla, en cámara lenta, que tampoco se gana con muros ni fronteras ni extradiciones, a esta altura eso es irrelevante.
Esto no se arregla con pitecantropus como Le Pen o Neo Nazis, es tan compleja que pocos saben lo que hacer.
Y lo peor es que no todos los “moros” son enemigos……
Por lo que es inútil hacer una barbaridad al estilo de Simon de Montfort, cuando mandó matar a todos los habitantes de una ciudad durante la “Cruzada” contra los Albingenses y alguien le dice: ¡Sire, hay buenos católicos entre ellos! Y él responde… ¡Matadlos a todos Dios separará a los buenos de los malos!
Así que las soluciones facilonas xenofóbicas tampoco caminan. ¡Jodida situación!
Los que saben algo de historia, entienden lo que digo.
Hoy es Paris, porque sale en todos los medios y todos lo saben, ¿pero cuantos saben de Aleppo o Darfur o Somalia?
Es una guerra mundial, que empezó hace mucho, y estamos en el medio de ella, aunque los bienpensantes y bien intencionados digan que no.
Desde el punto de vista histórico (la Historia siempre se repite) la situación es llamativamente similar a la de LOS GODOS DEL EMPERADOR VALENTE. En el año 376 después de Cristo, en la frontera del Danubio se presentó una masa enorme de hombres, mujeres y niños. Eran refugiados godos que buscaban asilo, presionados por el avance de las hordas bárbaras de Atila. Por diversas razones – entre otras, que Roma ya no era lo que había sido – se les permitió penetrar en territorio del imperio, pese a que, a diferencia de oleadas de pueblos inmigrantes anteriores, éstos no habían sido exterminados, esclavizados o sometidos, como se acostumbraba entonces. En los meses siguientes, aquellos refugiados comprobaron que el imperio romano no era el paraíso, que sus gobernantes eran débiles y corruptos, que no había riqueza y comida para todos, y que la injusticia y la codicia se cebaban en ellos. Así que dos años después de cruzar el Danubio, en Adrianópolis, esos mismos godos mataron al emperador Valente y destrozaron su ejército. Y noventa y ocho años después, sus nietos destronaron a Rómulo Augústulo, último emperador, y liquidaron lo que quedaba del imperio romano.
Y es que todo ha ocurrido ya. Otra cosa es que lo hayamos olvidado o que gobernantes irresponsables nos borren los recursos para comprender.
Desde que hay memoria, unos pueblos invadieron a otros por hambre, por ambición, por presión de quienes los invadían o maltrataban a ellos. Y todos, hasta hace poco, se defendieron y sostuvieron igual: acuchillando invasores, tomando a sus mujeres, esclavizando a sus hijos.
Así se mantuvieron hasta que la Historia acabó con ellos, dando paso a otros imperios que a su vez, llegado el ocaso, sufrieron la misma suerte.

El problema que hoy afronta lo que llamamos Europa, u Occidente
•             ese imperio heredero de una civilización compleja, que hunde sus raíces en la Biblia y el Talmud y se emparenta con el Corán, que florece en la Iglesia medieval y el Renacimiento, que establece los derechos y libertades del hombre con la Ilustración y la Revolución Francesa,
es que todo eso – Homero, Dante, Cervantes, Shakespeare, Newton, Voltaire – tiene fecha de caducidad y se encuentra en liquidación por derribo. Incapaz de sostenerse. De defenderse. Ya sólo tiene dinero. Y el dinero mantiene a salvo un rato, nada más.

Por eso Occidente está pagando nuestros pecados.
La desaparición de los regímenes comunistas y la guerra que un imbécil presidente norteamericano desencadenó en el Medio Oriente para instalar una democracia a la occidental en lugares donde las palabras Islam y Rais (religión mezclada con liderazgos tribales) hacen difícil la democracia, pusieron a
hervir la caldera. Cayeron los centuriones – bárbaros también, como al final de todos los imperios – que vigilaban nuestro limes. Todos esos centuriones eran unos hijos de puta, pero eran nuestros hijos de puta. Sin ellos, sobre las fronteras caen ahora oleadas de desesperados, vanguardia de los modernos bárbaros – en el sentido histórico de la palabra – que cabalgan detrás de ellos.
Eso nos sitúa en una coyuntura nueva para nosotros pero vieja para el mundo. Una coyuntura inevitablemente histórica, pues estamos donde estaban los imperios incapaces de controlar las oleadas migratorias, pacíficas primero y agresivas luego. Imperios, civilizaciones, mundos que por su debilidad fueron vencidos, se transformaron o desaparecieron.

Y los pocos centuriones que hoy quedan en el Rhin o el Danubio están sentenciados.
Los condenan nuestro egoísmo, nuestro ‘buenismo’ hipócrita, nuestra incultura histórica, nuestra cobarde incompetencia. Tarde o temprano, también por simple ley natural, por elemental supervivencia, esos últimos centuriones acabarán poniéndose de parte de los bárbaros.
A ver si nos enteramos de una vez: estas batallas, esta guerra, no se van a ganar. Ya no se puede. Nuestra propia dinámica social, religiosa, política, lo impide. Y quienes empujan por detrás a los ‘modernos godos’ lo saben. Quienes antes frenaban a unos y otros en campos de batalla, degollando a poblaciones enteras, ya no pueden hacerlo.

Nuestra civilización, afortunadamente, no tolera esas atrocidades. La mala noticia es que nos pasamos de frenada. La sociedad europea exige hoy a sus ejércitos que sean ONGs, no fuerzas militares.
Toda actuación vigorosa – y sólo el vigor compite con ciertas dinámicas de la Historia – queda descartada en origen, y ni siquiera Hitler encontraría hoy un Occidente tan resuelto a enfrentarse a él por las armas como lo estuvo en 1939.

Cualquier actuación contra los que empujan a los nuevos ‘godos’ es criticada por fuerzas pacifistas que, con tanta legitimidad ideológica como falta de realismo histórico, se oponen a eso. La demagogia sustituye a la realidad y sus consecuencias.
Detalle significativo: las operaciones de vigilancia en el Mediterráneo no son para frenar la emigración, sino para ayudar a los emigrantes a alcanzar con seguridad las costas europeas. Todo, en fin, es una enorme, inevitable contradicción.

El ciudadano es mejor ahora que hace siglos, y no tolera cierta clase de injusticias o crueldades.
La herramienta histórica de pasar a cuchillo, por tanto, queda felizmente descartada. Ya no puede haber matanza de godos. Por fortuna para la Humanidad y por desgracia para el imperio.
Todo eso lleva al núcleo de la cuestión: Europa o como queramos llamar a este cálido ámbito de derechos y libertades, de bienestar económico y social, está roído por dentro y amenazado por fuera. Ni sabe, ni puede, ni quiere, y quizá ni debe defenderse. Vivimos la absurda paradoja de compadecer a los bárbaros, incluso de aplaudirlos, y al mismo tiempo pretender que siga intacta nuestra cómoda forma de vida.

Pero las cosas no son tan simples. Los ‘godos’ seguirán llegando en oleadas, anegando fronteras, caminos y ciudades. Están en su derecho, y tienen justo lo que Europa no tiene: juventud, vigor, decisión y hambre.
Cuando esto ocurre hay pocas alternativas, también históricas: si son pocos, los recién llegados se integran en la cultura local y la enriquecen; si son muchos, la transforman o la destruyen. No en un día, por supuesto. Los imperios tardan siglos en desmoronarse.
Eso nos mete en el cogollo del asunto: la instalación de los godos, cuando son demasiados, en el interior del imperio. Los conflictos derivados de su presencia. Los derechos que adquieren o deben adquirir, y que es justo y lógico disfruten. Pero ni en el imperio romano ni en la actual Europa hubo o hay para todos; ni trabajo, ni comida, ni hospitales, ni espacios confortables.
Además, incluso para las buenas conciencias, no es igual compadecerse de un refugiado en la frontera, de una madre con su hijo cruzando una alambrada o ahogándose en el mar, que verlos instalados en una chabola junto a la propia casa, el jardín, el campo de golf, trampeando a veces para sobrevivir en una sociedad donde las hadas madrinas tienen rota la varita mágica y arrugado el cucurucho.
Donde no todos, y cada vez menos, podemos conseguir lo que ambicionamos.Y claro. Hay barriadas, ciudades que se van convirtiendo en polvorines con mecha retardada. De vez en cuando arderán, porque también eso es históricamente inevitable.

Y más en una Europa donde las élites intelectuales desaparecen, sofocadas por la mediocridad, y políticos analfabetos y populistas de todo signo, según sopla, copan el poder. El recurso final será una
policía más dura y represora, alentada por quienes tienen cosas que perder.

Eso alumbrará nuevos conflictos: desfavorecidos clamando por lo que anhelan, ciudadanos furiosos, represalias y ajustes de cuentas. De aquí a poco tiempo, los grupos xenófobos violentos se habrán multiplicado en toda Europa. Y también los de muchos desesperados que elijan la violencia para salir del hambre, la opresión y la injusticia. También parte de la población romana – no todos eran bárbaros – ayudó a los godos en el saqueo, por congraciarse con ellos o por propia iniciativa. Ninguna pax romana beneficia a todos por igual. Y es que no hay forma de parar la Historia.
«Tiene que haber una solución», claman editorialistas de periódicos, tertulianos y ciudadanos incapaces de comprender, porque ya nadie lo explica en los colegios, que la Historia no se soluciona, sino que se
vive; y, como mucho, se lee y estudia para prevenir fenómenos que nunca son nuevos, pues a menudo,
en la historia de la Humanidad, lo nuevo es lo olvidado. Y lo que olvidamos es que no siempre hay solución; que a veces las cosas ocurren de forma irremediable, por pura ley natural: nuevos tiempos, nuevos bárbaros.
Mucho quedará de lo viejo, mezclado con lo nuevo; pero la Europa que iluminó el mundo está sentenciada a muerte. Quizá con el tiempo y el mestizaje otros imperios sean mejores que éste; pero ni ustedes ni yo estaremos aquí para comprobarlo. Nosotros nos bajamos en la próxima. En ese trayecto sólo hay dos actitudes razonables.

Una, es el consuelo analgésico de buscar explicación en la ciencia y la cultura; para, si no impedirlo, que es imposible, al menos comprender por qué todo se va al carajo. Como ese romano al que me gusta imaginar sereno en la ventana de su biblioteca mientras los bárbaros saquean Roma. Pues comprender siempre ayuda a asumir. A soportar.

La otra actitud razonable, creo, es adiestrar a los jóvenes pensando en los hijos y nietos de esos jóvenes.

•             Para que afronten con lucidez, valor, humanidad y sentido común el mundo que viene.
•             Para que se adapten a lo inevitable, conservando lo que puedan de cuanto de bueno deje tras de sí el mundo que se extingue.
•             Dándoles herramientas para vivir en un territorio que durante cierto tiempo será caótico, violento y peligroso.
•             Para que peleen por aquello en lo que crean, o para que se resignen a lo inevitable; pero no por estupidez o mansedumbre, sino por lucidez. Por serenidad intelectual.
•             Que sean lo que quieran o puedan: hagámoslos griegos que piensen, troyanos que luchen, romanos conscientes – llegado el caso – de la digna altivez del suicidio.
•             Hagámoslos supervivientes mestizos, dispuestos a encarar sin complejos el mundo nuevo y mejorarlo; pero no los embauquemos con demagogias baratas y cuentos de Walt Disney.

Ya es hora que en los colegios, en los hogares, en la vida, hablemos a nuestros hijos mirándolos a los ojos.
ES LA GUERRA SANTA, ¡IDIOTAS!
Pinchos morunos y cerveza. A la sombra de la antigua muralla de Melilla, mi interlocutor – treinta años de cómplice amistad – se recuesta en la silla, sonríe, amargo, y me dice: «No se dan cuenta, esos idiotas que esto es una guerra, y estamos metidos en ella. Es la tercera guerra mundial, y no se dan cuenta».
Mi amigo sabe de qué habla, pues desde hace mucho es soldado en esa guerra. Soldado anónimo, sin uniforme. De los que a menudo tuvieron que dormir con una pistola debajo de la almohada. «Es una guerra y la estamos perdiendo por nuestra estupidez…. sonriéndole al enemigo».
Mientras lo escucho, pienso en el enemigo. Y no necesito forzar la imaginación, pues durante parte de mi vida habité ese territorio. Costumbres, métodos, manera de ejercer la violencia. Todo me es familiar. Todo se repite, como se repite la Historia desde los tiempos de los turcos, Constantinopla y las Cruzadas. Incluso desde las Termópilas.

Como se repitió en aquel Irán, donde los incautos de allí y los imbéciles de aquí aplaudían la caída del Sha y la llegada del libertador Homeini y sus ayatollás.

Como se repitió en el babeo indiscriminado ante las diversas primaveras árabes, que al final – sorpresa para los idiotas profesionales – resultaron ser preludios de muy negros inviernos. Inviernos que son de esperar, por otra parte, cuando las palabras libertad y democracia, conceptos occidentales que nuestra ignorancia nos hace creer exportables en frío, acaban siendo administradas por imanes, sacerdotes o como queramos llamarlos, fanáticos con turbante o sin él, que tarde o temprano hacen verdad de nuevo, entre sus también fanáticos feligreses, lo que escribió el barón Holbach en el siglo XVIII:
«Cuando los hombres creen no temer más que a su dios, no se detienen en general ante nada».
Porque esto que está ocurriendo, es la Yihad….. ¡ idiotas !.
Es la guerra santa.
•             Lo sabe mi amigo en Melilla, lo sé yo en mi pequeña parcela de experiencia personal, lo sabe el que haya estado allí.

•             Lo sabe quién haya leído Historia, o sea capaz de encarar los periódicos y la tele con lucidez.

•             Lo sabe quien busque en Internet los miles de vídeos y fotografías de ejecuciones, de cabezas cortadas, de críos mostrando sonrientes a los degollados por sus padres, de mujeres y niños violados por ser infieles al Islam, de adúlteras lapidadas – cómo callan en eso las ultrafeministas, tan sensibles para otras chorradas -, de criminales cortando cuellos en vivo mientras gritan «Alá Ajbar» mientras docenas de espectadores lo graban con sus putos teléfonos móviles.

•             Lo sabe quien lea las pancartas que un niño musulmán – no en Iraq, sino en Australia – exhibe con el texto: «Degollad a quien insulte al Profeta».

•             Lo sabe quién vea la pancarta exhibida por un joven estudiante musulmán – no en Damasco, sino en Londres – donde advierte: «Usaremos vuestra democracia para destruir vuestra democracia».
A Occidente, a Europa, le costó siglos de sufrimiento alcanzar la libertad de la que hoy goza. Para poder ser adúltera sin que te lapiden, o blasfemar sin que te quemen o que te cuelguen de una grúa. Para ponerte falda corta sin que te llamen puta.
Gozamos las ventajas de esa lucha, ganada tras muchos combates contra nuestros propios fanatismos, en la que demasiada gente buena perdió la vida: combates que Occidente libró cuando era joven y aún tenía fe.
Pero ahora los jóvenes son otros: el niño de la pancarta, el cortador de cabezas, el fanático dispuesto a llevarse por delante a treinta infieles e ir al Paraíso. En términos históricos, ellos son los nuevos bárbaros.
Europa, donde nació la libertad, es vieja, demagoga y cobarde; mientras que el Islam radical es joven, valiente, y tiene hambre, desesperación, y los cojones (ellos y ellas) muy puestos en su sitio.
Dar mala imagen en YouTube les importa un rábano: al contrario, es otra arma en su guerra.
Trabajan con su dios en una mano y el terror en la otra, para su propia clientela. Para un Islam que podría ser pacífico y liberal, que a menudo lo desea, pero que nunca puede lograrlo del todo, atrapado en sus propias contradicciones socios teológicos.
Creer que eso se soluciona negociando o mirando a otra parte, es mucho más que una inmensa imbecilidad.
•             Es un suicidio.
•             Vean Internet, insisto, y díganme qué diablos vamos a negociar. Y con quién.
•             Es una guerra, y no hay otra que afrontarla. Asumirla sin complejos. Porque el frente de combate no está sólo allí, al otro lado del televisor, sino también aquí. En el corazón mismo de Roma.
Porque es contradictorio, peligroso, y hasta imposible, disfrutar de las ventajas de ser romano y al mismo tiempo aplaudir a los bárbaros.

ARTURO PEREZ REVERTE

Juan Valenzuela.




Chevi Sr.

2/12/16

RITA BARBERÁ
























Cuando deje de estar con vosotros recordar lo bueno que pudo haber, como dicta la nobleza de corazón.


Antonio soy Elisa Lassala, una compañera periodista e íntima amiga desde la infancia de Rita Barberà. Su padre, Pepe Barberá, fue mi primer director y maestro. Luego siguieron como inolvidables Manolo M Ferrand y José Luis Balbín.
Te llamo para rogarte por favor que digas en antena que la concesión por la UNESCO a las Fallas Patrimonio Inmaterial de la Humanidad es un logro importante, como otros muchisimos , de Rita Barberá. Que no vengan ahora estos miserables de Compromís a ponerse medallas. Rita, como gran anfitriona q era, se lo estuvo currando durante 5 años acudiendo a los foros internacionales e invitando a disfrutar y admirar la fiesta de las Fallas a toda aquella institución o representante de la misma  que pudiera favorecer tal denominación. Puso las Fallas en el exterior. Para q vinieran de todas partes del mundo a conocerlas. Y lo q es más importante: todo esto lo hizo por Valencia y por España. Esto te lo puede corroborar J. Manuel G Margallo q creo va esta noche.
Hace dos años me presentó en una mascletá al jefe de campaña de Angela Merkel, dr a su vez del F. All. El como sus colegas europeos Estaban alucinados ante el espectáculo de las Fallas. Me decía: Rita es la Merkel española.
Nadie ha hecho tanto por las Fallas de Valencia como Rita Barberà.
Vamos por favor entre todos a hacer justicia y valencianos y falleros, entre los q me encuentro, un brindis de reconocimiento y gratitud.
Muchas gracias Antonio. Un abrazo




Chevi Sr.

30/11/16

VERDADES SOBRE CASTRO














Gonzalo




La verdad sobre Castro en un medio afín al régimen comunista



Digno de ver: una hispanocubana sacando de quicio a los castristas en un debate televisivo


www.outono.net





Gonzalo R-Colubi Balmaseda

29/11/16

LA MATANZA DE PARACUELLOS














El relato de este acontecimiento histórico está basado en testimonios suficientemente acreditados por historiadores, diplomáticos y testigos que han vivido ese Terror muy de cerca.


A pesar de ser conocidas de sobra tanto las persecuciones que se desencadenaron en Madrid, como la de miles de seglares, sacerdotes y monjas que fueron perseguidos y asesinados por sus convicciones y prácticas exclusivamente religiosas; en cambio, son muy poco conocidas las acciones emprendidas por la mayoría de los miembros del Cuerpo Diplomático establecido en Madrid, que gracias a ellos, miles de personas pudieron salvar la vida acogiéndose en Embajadas y Legaciones extranjeras

Félix Schlayer Gratwohl

Félix Schlayer Gratwohl, Cónsul de Noruega en Madrid durante los dos primeros años de la contienda, un hombre que carecía de toda ideología o compromiso partidista, fue el primero que contó al mundo el horror de las persecuciones, de los asesinatos masivos, de las torturas de las checas en el Madrid de la revolución. El primero que descubrió la matanza de Paracuellos del Jarama: cerca de unos cinco mil presos de las cárceles Modelo, San Antón, Porlier y Ventas de Madrid, asesinados a sangre fría en la mayor matanza colectiva de toda la Guerra Civil. El primero también que probó la implicación directa en la masacre de Santiago Carrillo (Consejero de Orden Público en la Junta de Defensa de Madrid), en compañía de Henry Henny, delegado de la Cruz Roja Internacional, al entrevistarse con él para preguntarle, horrorizado, por las sacas de presos y asesinatos en dichas cárceles, dejando todo ello documentado por primera vez en un libro. 

Ni una placa celebra su gesta en la desmemoriada España que se llena la boca de “Memoria histórica”. Su testimonio, editado en alemán en 1938, ni siquiera había sido publicado nunca en español hasta el año 2006. 

ANTECEDENTES DE LA GUERRA CIVIL.-

La campaña de agitación que se produjo con posterioridad a la revolución socialista después del levantamiento en Asturias en 1934, y las irregularidades electorales de febrero de 1936, debido a que el escrutinio al que se procedió pocos días después, se realizó bajo el desmedido abuso de poder que usurpaban los partidos de izquierdas, decidiendo en varias provincias donde las derechas habían obtenido el 80% de los votos, un mes después, ante la presión del Frente Popular, se “convertiría” ese resultado “por arte de magia” en un 90%, pero esta vez a favor de las izquierdas; desembocaron posteriormente, según Schlayer, en un acelerado proceso revolucionario. Primero, había tenido lugar el derrocamiento de Alcalá Zamora; luego, la perversión del juego parlamentario y el asesinato de Calvo Sotelo, líder de los partidos derechistas, que le anunció la muerte que le esperaba el mismo Presidente del Consejo de Ministros, Casares Quiroga.

Sobre esta base se asentaba la “legitimidad” de aquél Gobierno de la República española, tan tercamente encumbrada por franceses, ingleses y americanos.

EL ESTALLIDO DE LA GUERRA CIVIL.-



En la zona dominada por los rojos, los crímenes, producto de la ferocidad de las masas, iban en aumento semana tras semana, hasta convertirse en una espantosa orgía de pillaje y de muerte, no sólo en Madrid, sino en todas las ciudades y pueblos de dicha zona. Aquí se trataba del asesinato organizado. Ya no era sólo el odio del pueblo, sino algo que respondía a una metodología rusa: era el producto de una “animalización” consciente del hombre por el bolchevismo. De lo que se trataba era de adueñarse de lo que fuera a cambio de nada; y si era menester matar, se mataba. 




Macabra imagen de una Iglesia saqueada por los milicianos posando ufanos con la calavera de un cadáver profanado.






El principio del caos, fue en el Cuartel de la Montaña donde por vez primera comenzaron los asesinatos en los que participaron personas que hasta entonces nunca hubieran pensado tal cosa.

Una vez armado el populacho, debido a que el Presidente Giral dejara que las masas se armaran indiscriminadamente, exhortándolas a que hicieran uso de ellas sin escrúpulos, se abrieron también las puertas de las cárceles a los presos comunes. Los delincuentes comunes fueron los auténticos maestros de aquellas masas que habían comenzado a saber lo que significaba tener la “soberanía popular”.

Se inventa el “paseo”, a pesar de que desde los primeros días habían quedado incautados en Madrid todos los automóviles por el Gobierno, la mayoría habían sido efectuados por las llamadas organizaciones que surgían por todas partes como setas. Concretamente los anarquistas se distinguían por incautarse de los coches de mayor potencia, atracar las viviendas y llevarse a sus ocupantes en ellos fuera de la ciudad. Así es como surgió en España la expresión “dar el paseo”, que equivalía a asesinar.

En el espacio de tiempo transcurrido entre finales de junio y mediados de diciembre de 1936 se practicaron, solamente en Madrid, noche por noche, de cien a trescientos “paseos”; de cuando en cuando, recibía yo –en condición de Diplomático- de los Tribunales algunas estadísticas diarias al respecto. Por eso estimo, y con mucha cautela, que el número de asesinatos practicados en Madrid, sin procedimiento Judicial Oficial alguno, se sitúa entre 35.000 y 40.000, quedándome con seguridad por debajo de la cifra real, si estimo que el número de asesinados en toda la zona roja, durante este tiempo, fue de 300.000 (Félix Schlayer).


Yace en un charco de sangre una de las primeras víctimas civiles asesinadas en Madrid por las milicias republicanas.

Los “Tribunales populares” sin jueces, se debió a que los defensores de la “libertad del pueblo”, establecieron “tribunales populares” constituidos por los representantes de las organizaciones y comités revolucionarios que juzgaban y sentenciaban arbitrariamente a personas que les traían mediante denuncias por cualquier afiliado, sin intervención del Gobierno ni jurisdicción alguna. En cualquier lugar se juntaban una docena de jóvenes desaprensivos e iban a sacar de sus casas, de noche o incluso de día,  a los hombres y mujeres a quienes seguidamente sentenciaban a muerte. No dejaban, naturalmente, de registrar la vivienda en busca de objetos de valor.



El Gobierno de Giral no hizo nunca el menor esfuerzo por poner coto a las actividades criminales que se encargaban de realizar los presuntos comités políticos y demás organizaciones de todos los matices. Entretanto se iban llenando las cárceles con millares de mujeres y hombres de los mejores niveles de la sociedad y, sobre todo, se practicaba con gran celo la “requisa” de casas y bienes.





El fervor patriótico –como se ve…- animó muchas de las manifestaciones celebradas en el Madrid republicano, tanto antes como después iniciada la guerra y la revolución







LAS CHECAS.-


La checa de la calle Alcalá se mantuvo en servicio sólo durante poco tiempo. De allí pasó a la calle de Fomento nº 9, al Palacio de un Conde, en un rincón del viejo Madrid. Esta expresión: "Fomento 9" alcanzó en Madrid durante el otoño de 1936, resonancias terribles que a cualquier madrileño le ponía la carne de gallina sólo oírla. La persona que entraba allí, sólo en casos excepcionales salía con vida. Los hombres que allí llevaban, quedaban encerrados en celdas, en el sótano, y dentro de las 48 horas como máximo eran llevados ante el Tribunal. Éste celebrará sesión cada noche. De madrugada se daba a conocer la sentencia y se ejecutaba la misma. A la persona condenada la "cargaban" en uno de los automóviles ya dispuestos para el caso y, en cualquier carretera de los alrededores, le "invitaban" a bajar y la mataban a balazos. A otros, les "ponían" en "libertad", a saber, en plena oscuridad de la noche, a la salida del edificio, unos milicianos muy serviciales les invitaban a montar en su vehículo, para llevarlos a casa... y ya no se les volvía a ver, subraya Félix Schlayer.

La Policía facilitaba a petición de las organizaciones políticas y, probablemente también a otros elementos de la peor ralea, “cédulas” o "certificados de libertad". Con dichos "documentos", los milicianos sacaban presos cada noche, de uno u otro establecimiento penitenciario y les daban el "paseo". En la cárcel correspondiente se registraba simplemente, en cada ficha de aquella desdichada gente, la palabra: "libertad" de modo que, al efectuar nuestras comprobaciones, teníamos que averiguar la distinción entre la libertad "terrena" o la "eterna".

El mecanismo de extracción de los destinados a la muerte fue, en todos los casos, semejante: se presentaban en la cárcel miembros de la Dirección General de Seguridad y milicianos con una orden de libertad de presos; en autobuses de la Sociedad Madrileña de Tranvías los trasladaban a las inmediaciones de Paracuellos del Jarama (en su mayoría) y Torrejón de Ardoz y allí eran fusilados.



Un ejemplo de los documentos usados para las sacas de presos por orden de los organismos públicos          

(WEB HISPANIAINFO)

En los primeros días de noviembre de 1936, dice Félix Schlayer, se me presentó la ocasión de visitar la famosa checa de “Fomento 9”. Me acompañó el Delegado del Comité internacional de la Cruz Roja. Habían detenido y llevado a esa checa a un miembro del servicio doméstico de la Embajada del Japón y, una vez en ella, peligraba su vida como la de cualquier otro que la pisara en esas condiciones. El Ministro del Japón se había dirigido al Gobierno por telégrafo sin fruto alguno. Se dirigieron a mí con el ruego de que lo sacara y yo me decidí contemplar personalmente semejante antro.  

Cuando llegamos allí, dentro estaban las estancias, descuidadas, llenas de milicianos que corrían de un lado para otro y cuyo aspecto patibulario no inspiraba confianza alguna. La atmósfera de Terror, en cierto modo estaba en el aire y el miedo a la muerte que habían experimentado innumerables víctimas, continuaba "palpándose" y cortando el aliento.


Checas con distintos métodos de tortura: ARRIBA, la carbonera; DEBAJO, la ducha; y a la DERECHA, el tribunal de la silla eléctrica.

Pregunté directamente por el hombre de la Embajada del Japón. Uno de ellos consultó una lista y confirmó que hacía tres días que estaba allí. Le pedí que lo liberaran y me declaré dispuesto a llevármelo; como comprobé que tenían listas de sus detenidos, les pedí que me dieran un ejemplar de las mismas para la Cruz Roja Internacional, aproveché la ocasión para preguntar dónde tenían a los presos, y si ¿podríamos verlos?. Se nos llevó al sótano donde en las ocho diferentes celdas, estaban encerradas en total sesenta y cinco personas, entre ellas hombres en su mayor parte jóvenes y mujeres de todas las edades. Daban una impresión de descuido y turbación. Para sentarse no existía más que el suelo de baldosas. Nos dimos a conocer y hablamos, con todos. Un resurgir de esperanza recorría cada una de las salas al marcharnos nosotros. A continuación nos fuimos, llevándonos la lista de los presos, y al empleado japonés que, por cierto, era de nacionalidad española.

Crímenes monstruosos.-

Los primeros días de noviembre de 1936. Las tropas Nacionales presionaban, y se acercaban a Madrid provocando el pánico que aumentaba al máximo y descargaba en estallidos de furor y odio contra los indefensos cautivos.

Lo que ocurría en las prisiones, por entonces, puede deducirse de la descripción de las jornadas carcelarias en "Ventas", escrita por uno de los presos, que nos facilitó una visión de conjunto de sus vivencias mediante un álbum ilustrado con dibujos, que nos entregó después de salir de la prisión y cuando ya estaba refugiado en la Legación de Noruega.

La salida del Gobierno en la noche del 6 al 7 de noviembre llevó a Schlayer, a temer por la situación de los presos que había en las cárceles de Madrid. Por eso, la mañana del día 7 recogió al Delegado del Comité de la Cruz Roja y se dirigieron en coche, a la cárcel Modelo. Para su sorpresa se encontraron con que en la plaza que queda frente a la cárcel estaba cerrada en semicírculo por barricadas y milicianos de guardia con la bayoneta calada, en la entrada, prohibiendo su acceso. Dentro de la plaza que quedaba cerrada con las barricadas, había gran número de autobuses. Tras un forcejeo, consiguieron entrar en la cárcel y entrevistarse con el Subdirector, éste les informó de que los autobuses iban a trasladar a unos 120 Oficiales a Valencia para evitar que pudieran ser liberados por los Nacionales,  y que el excesivo número de ellos, se debía a que tenían que recoger militares de otras cárceles. 


Se trasladaba a los condenados en autobuses de dos pisos para agilizar el exterminio

Entonces, para corroborar la información, decidieron ir a la cárcel de Mujeres, donde todo iba bien y de allí se dirigieron a la Dirección General de Seguridad, donde en cambio, reinaba el caos. La noche anterior el Gobierno se había ido, en secreto, a Valencia y con él, el Director General. Allí le informaron que la nueva Directora General era Margarita Nelken (diputada socialista, judía, de origen germano-francés). El Diplomático manifestó su deseo de hablar con ella, pero le comunicaron que no era posible.

Abandonaron la búsqueda de dicha “mandamás” de la Policía, y acudieron al Ministerio de la Guerra donde se encontraba el Mando militar, recién nombrado, al frente del General Miaja. Le pedimos protección y seguridad para los presos, que nos preocupaban mucho, y le contamos todo lo que habíamos observado por la mañana en la cárcel Modelo. Miaja nos prometió todo: "a los presos no les tocarían ni un pelo".


Cárcel Modelo

Hoy en día, en el mismo solar, se encuentra el Cuartel General del Ejército del Aire edificado en la posguerra

Al terminar la entrevista nos acompañó un ayudante, recomendando que esperáramos un poco, porque iba a tener lugar a continuación una reunión con los representantes de los partidos del Frente Popular, donde se iba a nombrar la nueva "Junta de Defensa" de Madrid, y él nos presentaría al nuevo Delegado de Orden Público, inmediatamente después de su nombramiento.


Santiago Carrillo marchando con los milicianos durante la Guerra Civil
(Foto Cordón Preess)


Tal autoridad, se llamaba Santiago Carrillo, con el que tuvimos una conversación muy larga en la que ciertamente recibimos toda clase de promesas de buena voluntad y de intenciones humanitarias con respecto a la protección de los presos y al cese de la actividad asesina, pero con el resultado final  por todos  percibido de una sensación de inseguridad y de falta de sinceridad. Le puse en conocimiento de lo que acababa de decirme el Director de la cárcel y le pedí explicaciones. El pretendía no saber nada de todo aquello, cosa que me pareció inverosímil.

Pero a pesar de todas aquellas falsas promesas, durante aquella noche y al siguiente día, continuaron los transportes de presos que sacaban de las cárceles, sin que Miaja ni Carrillo se creyeran obligados a intervenir. Y, entonces sí que no pudieron alegar desconocimiento ya que ambos estaban informados por nosotros.


Durante los días siguientes, las  peores sospechas de Schlayer,  fueron adquiriendo una terrible solidez. Primero, se trató de dos presos liberados que pidieron asilo en la Legación de Noruega y que relataron  cómo los milicianos se habían jactado de que iban a matar a los evacuados. A esto se sumó la noticia de que los presos no habían llegado al supuesto destino en Valencia. Pocos días después, pudo recoger información en otras prisiones y pude comprobar que en San Antón y en Porlier se habían producido asimismo sacas sospechosas.

Ahora estaba claro: habían asesinado a 1.200 detenidos, a los que habían sacado de las cárceles con tal fin, ya que ni siquiera se había cursado el usual preaviso. Simplemente se ha producido una matanza en masa. 

LAS FOSAS.-


























Puerta del cementerio de Paracuellos del Jarama


























Vista general del cementerio de Paracuellos del Jarama

Schlayer había oído rumores sobre unos enterramientos en Torrejón de Ardoz. Hacia allí se dirigió el Diplomático acompañado del Encargado de Negocios argentino Pérez Quesada, decidido a descubrir el lugar donde se podían haber producido los fusilamientos. Se entrevistó con un campesino al que conocía, quien le informó de que algunos de los autobuses se habían encaminado en dirección al río Henares, y otros habían tomado el camino de Parcuellos del Jarama. Llegaron por carretera al puente sobre el Henares. En una casa cercana al puente, una mujer les comentó que el domingo había pasado un buen número de autobuses, llenos de hombres. Los vehículos se habían metido por un camino rural y al poco tiempo había comenzado a escucharse un tiroteo toda la mañana, y el lunes volvió a pasar otro autobús con más hombres.

Luego se dirigieron por un camino vecinal a un Castillo cercano, entraron y le preguntaron directamente al miliciano que estaba de guardia dónde habían enterrado a los hombres fusilados el domingo, sugiriéndole a éste que les acompañara hasta allí.

A unos ciento cincuenta metros del Castillo, el miliciano entró en una zanja profunda que iba hasta el río y que llamaban “Caz”. En el fondo de la zanja había una elevación de unos dos metros de altura de tierra recientemente removida. El miliciano la señaló diciendo que era el lugar donde empezaba. En el lugar se apreciaba un fuerte olor a putrefacción; por encima del suelo se veían desigualdades, como si emergieran miembros. No se había echado sobre los cadáveres más que una capa fina de tierra.


Las siete fosas de los fusilados en Paracuellos que narran la matanza. Archivo Nacional Histórico

Las dimensiones de la fosa eran de unos trescientos metros; Schlayer calculó que en la tumba podría haber enterrados entre quinientos y seiscientos cuerpos. 

A continuación, el miliciano relató a los dos diplomáticos cómo había sucedido todo: Habían aparcado los autobuses arriba en la pradera. Cada diez hombres atados entre sí, de dos en dos, eran desnudados –es decir, les robaban sus pertenencias- y les hacían bajar a la fosa, donde caían tan pronto como recibían los disparos. Después tenían que bajar los otros diez siguientes, mientras los milicianos echaban tierra a los anteriores. Como los presos eran asesinados de diez en diez, cayendo unos encima de otros, no cabe la menor duda: quedaron sepultados gran número de heridos graves que aún no estaban muertos.

Schlayer, más tarde descubriría fosas paralelas a lo largo de la carretera a la vera del río Jarama, con longitudes de unos 200 metros.



La mayor fosa común de la Guerra Civil está en Paracuellos del Jarama

LAS VÍCTIMAS.-

Siguiendo estudios recientes –y verdaderamente escrupulosos de J.A. Ezquerra- la cifra de fusilados en Paracuellos y Torrejón debe cifrarse en 4.200 personas que han sido totalmente identificadas. A este número, habría que añadir otros 700 inhumados y traídos después de la Guerra a la fosa nº 7,  procedentes de Barajas y otros enclaves de Madrid. La cifra total de fusilados en Paracuellos posiblemente no podrá saberse nunca con absoluta precisión pero, como vemos, rondó una unidad cercana a las cinco mil personas.


Una de las 600 cruces que cubrían los campos de Paracuellos del Jarama, en 1939


EL MISTERIOSO AVIÓN DERRIBADO QUE CONVIRTIÓ PARACUELLOS EN UN ENIGMA.-


Avión “Potez 54” derribado durante la Guerra Civil Española

El 8 de diciembre, el delegado de la Cruz Roja Internacional, doctor Henny, viaja a bordo del avión “Potez 54”, propiedad del Gobierno francés, con los distintivos de la Embajada de Francia bien visibles hacia Ginebra donde se iba a celebrar sesión del Consejo de la Sociedad de Naciones. Además del delegado de la Cruz Roja Internacional, iban los periodistas Louis Delaprée y André Chateu y dos niñas menores de doce años.  Llevaba en sus maletas documentos probatorios de las atrocidades cometidas en Madrid. Pero ese avión es derribado a la altura de Pastrana (Guadalajara), por dos cazas rusos y las pruebas documentales de las matanzas de Madrid nunca llegan a su destino.

El Diplomático noruego Félix Schlayer realizó una investigación del derribo y así lo reflejó en su libro 'Diplomático en el Madrid rojo':

"...A la altura de Guadalajara, es decir, a pocos kilómetros de Madrid, se cruzó de frente con otro avión que al principio le pasó a bastante distancia. Llevaba los distintivos del Gobierno rojo. El francés lo saludó como es habitual haciendo señas con las alas, es decir, moviéndolas dos veces arriba y abajo para ser reconocido a pesar de que tenía grandes distintivos franceses. El avión rojo pasó de largo, se alejó, giró, volvió y se colocó bajo el francés. Después le disparó desde abajo con su ametralladora. Luego escapó con rapidez. El asustado piloto francés me hizo personalmente esta narración"

Aunque la prensa republicana calificó el ataque como un atentado franquista contra la Cruz Roja Internacional e incluso contra el Gobierno de Francia, se ha demostrado muchos años después que fueron los propios cazas republicanos los que derribaron el “Potez”. García Lacalle, Jefe de los cazas de la República, reconoció en su propia biografía que los pilotos que habían derribado el avión francés eran los soviéticos G. Zajarov y N. Shimelkov. Se trató de una operación dirigida directamente por los Servicios secretos de la Unión Soviética que operaban en España durante la contienda.



ALGUNOS TESTIMONIOS.-

Melchor Rodríguez, el anarquista que paró las sacas de Paracuellos (EL ÁNGEL ROJO)

Según la obra Esbozo de una enciclopedia histórica del anarquismo español, editada por la Fundación Anselmo Lorenzo, nuestro Melchor era un andaluz con ángel, nada amigo del comunismo prosoviético de entonces y partidario de un anarquismo pacifista y humanista. Director de Prisiones durante la etapa ministerial de Juan García Oliver, 5 de noviembre de 1936, sobresalió por su comportamiento humanitario hacia los detenidos por las "checas estalinistas de Madrid, checas que denunció con riesgo para su propia vida, lo que le valió el calificativo de "quintacolumnista" por parte del Partido Comunista cuyos voceros siguen considerándolo un "traidor" junto con el Coronel Casado y Julián Besteiro. Terminada la Guerra, fue detenido por el franquismo. No fue condenado a muerte debido a su comportamiento y estuvo poco tiempo en la cárcel dadas las circunstancias.

 El anarquista Melchor Rodríguez


Rafael Luca de Tena, uno de los presos destinados a morir en aquellos días y que salvó la vida gracias a Melchor Rodríguez, lo cuenta de este modo:

"A los pocos días de llegar a la cárcel de Alcalá, y como consecuencia de un bombardeo, las turbas se dirigieron a la prisión con el objetivo de liquidarnos a los más de 1.500 presos que allí estábamos. La primera persona que les hizo frente fue el director, bajito de cuerpo pero grande de alma, que con gran valor impidió la arremetida. Luego llegó un coche de la Dirección General de Prisiones con varios detenidos y en el que venía Melchor Rodríguez, el anarquista, al que habían nombrado delegado de Prisiones. Colocó la furgoneta en la puerta de entrada y subiéndose al techo de la cabina logró detener a las masas."




EL NIETO DE UN ASESINADO EN LA GUERRA CIVIL pone negro sobre blanco cuarenta y tres crímenes nunca hasta ahora estudiados a fondo.

Carlos Samper Roure con sus hijas


En la madrugada del 7 de noviembre de 1936, al pie del Cerro de San Miguel, frente a la que sería la Fosa nº1, fue fusilado en Paracuellos del Jarama el Teniente de Ingenieros Carlos Samper Roure. Había ingresado en el Ejército como Soldado raso, tenía 42 años y cuatro hijas de corta edad y llevaba detenido desde el 20 de julio. Escribió en cautividad veinte emotivas cartas a su mujer y a sus pequeñas (tierno con éstas, amoroso y práctico con aquélla) que han servido a su nieto JESÚS ROMERO SAMPER como hilo conductor de una de las más completas investigaciones sobre las sacas de aquel tétrico invierno, publicada bajo el título Cartas a Paracuellos (De Buena Tinta). Las muertes del Cuartel de la Montaña han eclipsado lo que sucedió en el cercano Cuartel de Conde Duque, que alojaba un Centro de Transmisiones donde estaba destinado el Teniente Samper. Las Unidades quedaron acuarteladas al estallar el Alzamiento. No estaban comprometidas con él y quedaron a la espera de órdenes. Aisladas de la cadena de mando, enseguida fueron cercadas y hostigadas por grupos de milicianos, a quienes contuvieron con el mínimo de fuego. Finalmente se entregaron a la Guardia Civil, pero el destino de cuarenta y tres militares estaba sellado. No como represalia por un movimiento en el que no habían participado, sino como fase del estudiado plan frentepopulista de exterminio de desafectos.

CARMELO LÓPEZ-ARIAS. Intereconomia.com


EN LA MASACRE FUERON ASESINADOS 276 MENORES DE EDAD


Cruces en el Cementerio de Paracuellos del Jarama

Entre las víctimas había muchas personas que no habían llegado a la mayoría de edad (situada entonces en los 23 años). El 4 de diciembre de 2006, familiares y amigos de los asesinados publicaron una esquela a toda página en el diario El Mundo citando los nombres de 276 menores de edad asesinados en estas masacres. He conseguido esa esquela y he decidido publicar aquí la lista de los 50 asesinados -todos varones- con edades comprendidas entre los 13 y los 17 años, apenas unos niños. Mientras transcribía sus nombres he visto que, atendiendo a los apellidos, cuatro de ellos fueron asesinados junto a sus hermanos mayores. No he querido separarlos en este pequeño homenaje, así que he puesto los nombres de los hermanos mayores en las entradas correspondientes. La lista incluye 1 asesinado que sólo tenía 13 años, 2 asesinados de 15, 8 asesinados de 16 y 39 asesinados de 17.

Véase la lista de los nombres de los 50 niños asesinados por los comunistas en la masacre de Paracuellos en este enlace:




Francisco Javier de la Uz Jiménez


Bibliografía:

MATANZAS EN EL MADRID REPUBLICANO, Félix Schlayer. (El relato del diplomático que descubrió, entre otras, la masacre de Paracuellos). Publicado en 1938 en alemán y traducido por Carmen Wirth Lenaerts.

PARACUELLOS – KATYN, César Vidal